*

X

3 acciones para liberarte de un comportamiento adictivo (desde la raíz)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/16/2018

La adicción es el resultado de un patrón de pensamiento y conducta del que no nos hemos hecho conscientes

Hasta cierto punto, el apego es un patrón de pensamiento y de conducta propio del ser humano. La formación habitual que recibimos nos encamina a ello: el aprendizaje está basado en la repetición, el afecto suele estar acompañado de la presencia constante, el sistema social en que vivimos fomenta la idea de formarse una “identidad” individual que además se considera valiosa, etc. Todo ello crea en nuestra mente una fuerte inclinación al apego, de la cual partimos para experimentar prácticamente todo en nuestra vida, de manera inconsciente casi siempre, misma que utilizamos, muchas veces, sin siquiera darnos cuenta de ello.

Sin embargo, como notaron los sabios que escribieron los Vedas y el Buda después de ellos, el apego es la causa fundamental de sufrimiento, por la sencilla razón de que apegarse a algo genera un conflicto con el cambio natural de la existencia. 

Esto es muy fácil de decir, no tanto de entender y menos aún de practicar, pero comenzar a notar la contradicción existente entre el apego y el flujo de la vida es el inicio del camino que puede liberarnos del sufrimiento. 

Un ejemplo muy sencillo –y el cual da el título a esta nota– son las llamadas adicciones. En Occidente, este término se toma casi siempre negativamente y en muchos casos está asociado a manifestaciones muy particulares (la adicción al juego, al alcohol o a las drogas, por ejemplo), pero lo cierto es que su expresión es múltiple y aun subjetiva. Se puede ser adicto igualmente al trabajo, la comida o el ejercicio físico, también a cierto tipo de relaciones personales (notablemente de pareja) e incluso a estados emocionales como la tristeza o el enojo.

La adicción, en este sentido, es una forma de apego. Ampliar el concepto usual que tenemos sobre el comportamiento adictivo nos ayuda a comprenderlo mejor, a situarlo en perspectiva y, de paso, a ser más compasivos con otras personas cuyos patrones de adicción han provocado serias consecuencias en su vida. 

¿Cómo definir, bajo esta luz, una adicción? En términos sencillos, podemos decir que se trata de un patrón mental de apego que nos impide experimentar la vida tal y como se presenta. 

Quizá esta definición pueda parecer demasiado simple y por lo mismo imprecisa, pero si nos tomamos un momento para examinarla, nos daremos cuenta de que un comportamiento se reduce en última instancia a esos pocos elementos.

La complejidad de una adicción está en su relación con otros elementos de nuestra existencia y nuestra formación personal. El patrón de pensamiento al que estamos apegados y que dispara nuestra adicción es simple, pero en la medida en que se ha sostenido en otros aspectos de lo que somos (o creemos ser) y también por su carácter inconsciente, puede parecernos complejo, incomprensible y por lo mismo insuperable.

En este sentido, el apego puede mirarse como una bola de nieve que rueda pendiente abajo: se vuelve más grande conforme avanza, pero también arrastra consigo mucho de lo que encuentra a su paso. De ahí la dificultad para dejar atrás un comportamiento adictivo: es una acción que realizamos sin saber por qué, pero igualmente continuamos haciéndola. Dicho de otro modo, se trata de una acción llevada a cabo desde la inconsciencia.

Por eso también el único “antídoto” realmente efectivo contra los comportamientos adictivos es la conciencia, esto es, darnos cuenta de todo lo que sucede con nosotros mismos aquí y ahora, sin dejarnos arrastrar por patrones de pensamiento que usualmente dejamos que operen “en automático” y que nos llevan a un estado que no es necesariamente el presente.

 

Date cuenta

Comienza por darte cuenta de los momentos en que se presenta el comportamiento adictivo que quieres “desactivar”. No sólo en sus condiciones generales, sino sobre todo en su especificidad. Esto es, de inicio mira esos comportamientos adictivos de los que quisieras deshacerte (algunos son más obvios que otros), pero también las circunstancias en los que se presentan. El impulso de distraerte (con las redes sociales, por ejemplo), de estar en compañía, de irritarte o enfadarte, de comer o beber… ¿cuándo ocurre exactamente, y en qué condiciones?

 

Observa (sin juzgar)

Una vez que has comenzado a notar tus patrones adictivos, sigue hacia un nivel más refinado de conciencia. Observa tus emociones, las sensaciones en tu cuerpo y también las imágenes mentales que acuden a ti cuando se dispara la necesidad de satisfacer tu adicción (tus asociaciones, recuerdos, pensamientos que parecen azarosos, etc.). En todo momento intenta hacerlo sin juzgarte a ti mismo (a), sin hacerte ningún tipo de reproche, sin desesperarte ni asustarte. Sólo observa. Eres tú mirando tu conciencia: nada más.

 

Practica el “dejar ir”

Si has comenzado a percibir conscientemente los caminos que sigue tu mente para conectar el patrón adictivo, puedes intentar practicar el “dejar ir”, esto es, no repetir ese mismo comportamiento, simplemente soltarlo y dejar que se diluya en el transcurso natural de la vida. Quizá ahora entiendes los motivos de tu adicción, cómo te permite ser y por qué pareces necesitarla; quizá ahora ves que no es que las cosas “sean así”, sino que son así en este momento pero también podrían ser diferentes; quizá has vislumbrado la serie de circunstancias que dieron pie a tu comportamiento adictivo… Si sientes que ya no necesitas nada de eso, ¿por qué no simplemente dejar de hacerlo?

 

Como podrás notar, todo esto no es más que un ejercicio de conciencia que comienza en la observación paciente y sigue hacia la decisión concreta de un cambio. La conciencia es sin duda la herramienta más poderosa del ser humano, mucho más poderosa que cualquier adicción y también más efectiva que la llamada “fuerza de voluntad”. 

A veces, cuando se habla de combatir una adicción o cambiar hábitos nocivos por otros más bien positivos, se invoca el poder de la fuerza de voluntad y frases como “Si quieres, puedes”, pero el punto ciego de esta perspectiva suele ser la subjetividad del ser humano, la cual, en esta situación en particular, se manifiesta no sólo en la adicción sino, sobre todo, en la manera en que una persona ha actuado durante toda su vida. La formación subjetiva determina “maneras de hacer” que repetimos incesantemente, sin cuestionar y más bien creyendo que “es así” y que todo el mundo actúa de la misma forma. Cuando pensamos que basta con poner la voluntad en algo para hacerlo, solemos perder de vista esos patrones mentales aprendidos que asociamos con hacer. Digamos, a manera de analogía, que poner sólo nuestra voluntad para modificar un hábito profundamente arraigado de nuestra existencia es como reunir todos los materiales para construir una casa pero tener a nuestra disposición el plano para construir un barco. 

En el caso de un comportamiento adictivo y, en general, para todos los cambios que queramos hacer en nuestra vida, es necesario cambiar el plano.

 

También en Pijama Surf: 4 estrategias de inspiración zen para combatir la procrastinación

 

Imagen de portada: Michel Tolmer

Te podría interesar:
Mediante el “afán de usar la tecnología” no sólo se renuncia a la concientización de la necesidad humana de gregarismo, sino también a la capacidad de desarrollar el silencio en nuestro interior

¿Qué es el silencio, en dónde se encuentra, por qué es cada vez más importante experimentarlo? Hay quienes explican que se trata de uno de los mejores consejeros que puedan existir: es neutro, objetivo y liberador de prejuicios, creencias irracionales y estrés. Otros enumeran sus múltiples beneficios para la salud psíquica y neuronal: el silencio ayuda a regenerar las conexiones neuronales, desarrolla la creatividad, disminuye el estrés y la tensión, renueva los procesos cognitivos. Y para unos cuantos más, es una experiencia contemplativa e incluso alquímica en la cual uno escucha al mundo entero para llenarse con sus sonidos, permitiendo a la conciencia adentrarse al centro de vida mediante la ausencia total del sonido. No obstante, uno no deja de cuestionarse: ¿cómo se encuentra el silencio, ese centro, en este mundo que ha convertido la voz en ruidos digitales a través de los teléfonos inteligentes, tablets y computadoras?

Se utilizan los gadgets electrónicos como un mecanismo distractor de todo pensamiento, sentimiento y estímulo externo; como herramientas que dan un espejismo de productividad y eficacia; como un facilitador de la comunicación, reduciendo la palabra a símbolos como emojis y mensajes de texto. Se cree inclusive que la conexión eterna con las redes sociales, correos electrónicos y mensajes proveerá un mejor desempeño en la vida profesional, personal y social. No obstante, y en palabras del explorador, abogado, editor y coleccionista de arte, Erling Kagge:

Se asume que la esencia de la tecnología es la tecnología misma, pero eso no es cierto. La esencia somos tú y yo. Es acerca de cómo la tecnología que utilizamos nos altera, aquello que esperamos aprender, nuestra relación con la naturaleza, aquellos que amamos, el tiempo que pasamos viviendo, la energía que se consume, y cuánta libertad dimitimos a la tecnología.

[…] Estamos renunciando a nuestra libertad en nuestro afán de usar la tecnología, sentenció Heidegger. Pasamos de ser personas libres a ser recursos. […] Sin embargo, no nos estamos convirtiendo en un recurso para nosotros mismos, desgraciadamente, sino para algo mucho menos llamativo. Un recurso para organizaciones como Apple, Facebook, Instagram, Google, Snapchat y gobiernos que están tratando de comandarnos, con nuestro apoyo voluntario, para usar o vender información. Eso huele a explotación.

Esto quiere decir que mediante este “afán de usar la tecnología” no sólo se renuncia a la concientización de la necesidad humana de gregarismo, sino también a la capacidad de desarrollar el silencio en nuestro interior. Es decir que se difumina tanto la esencia de los vínculos sociales como el estar en el aquí y el ahora con una conexión de mente y cuerpo. Por ello, es indispensable establecer límites con la tecnología: ser capaces de apagar el teléfono, sentarse y no decir nada, cerrar los ojos, respirar profundamente y enfocar la atención en la respiración; cuando se está con alguien más, un familiar, un amigo, la pareja, apartar los gadgets electrónicos y enfocar nuestra atención en la experiencia que surge de la convivencia; etcétera.

Según la filosofía oriental, la mera observación de la mente, de los pensamientos y sentimientos que surgen en el interior, permite “enfatizar la conciencia, el amor, la celebración, la valentía, la creatividad y el sentido del humor, invita a tomar conciencia de quién es el que hace las acciones en la mente”. Es decir, se trata primero que nada de establecer los límites con la tecnología: discernir cuándo se puede uno desconectar de la vida social digital. Segundo, de aprender a escuchar a la mente, aprendiendo a observar los pensamientos sin juzgarlos ni calificarlos: sólo basta con saber que están ahí. Tercero, no hacer ningún esfuerzo por acallar a la mente: sólo es cuestión de mantenerla en el aquí y el ahora atestiguando la experiencia de existir de la manera más amorosa posible. En palabras del orador y gurú hindú, Osho: “Todo eso ha pasado hasta llegar a ti. En pocas palabras, cargas toda la existencia de la existencia. Eso es la mente. De hecho, decir que es tuya no es verdad: es del colectivo, nos pertenece a todos”. Sólo a partir de entonces se puede reconquistar la esencia de uno, de la convivencia e intimidad social, y redescubrir la libertad de la unicidad.

 

Imagen principal: Simplilearn