*

X

La suprema poesía de la escena final de 'El sacrificio' de Tarkovsky + 'La Pasión según San Mateo' de Bach

Arte

Por: pijamasurf - 02/12/2018

Uno de los momentos más altos en la historia del cine

El sacrificio (1986 fue la última película de uno de los grandes directores en la historia del cine (el más grande según Ingmar Bergman). La última escena de la película, un agónico plano secuencia en el que arde una casa, es considerada uno de los momentos más altos en la historia del cine. Tarkovsky filmó esta película en Suecia, ya exiliado, con la ayuda de Bergman. La historia narra cómo un hombre intenta hacer un trato con Dios. Alexander se encuentra desolado por la pérdida de espiritualidad del hombre moderno. En la noche de su cumpleaños, la tercera guerra mundial inicia y para impedir la destrucción del mundo, Alexander le ofrece a Dios todo lo que tiene. 

La escena final del sacrificio donde incendia la casa tuvo que ser filmada dos veces. La primera vez, trágicamente, la cámara falló. La producción tuvo que reconstruir la casa durante un par de semanas y la escena se volvió a filmar.

Un usuario de YouTube ha colocado la música de Bach sobre la escena, creando una hermosa letanía.

Aunque es difícil superar la escena original con su propio sonido. Aquí la escena final sin la música:

Aquí se muestra cómo Tarkovsky planeó meticulosamente cada detalle de la escena para realizar su famoso "tracking shot":

 

Te podría interesar:

65 horas de Miles Davis, el músico que cambió la historia del jazz (PLAYLIST)

Arte

Por: pijamasurf - 02/12/2018

Una playlist para seguir la evolución del talento de Davis

Miles Davis dijo alguna vez de sí mismo que, a lo largo de su trayectoria, había cambiado la música unas cinco o seis veces. 

La idea puede sonar exagerada, pero en el fondo no es del todo imprecisa. De todos los grandes músicos que han tramado la historia del jazz, Davis es quizá uno de los pocos que pueden encontrarse siempre entre las primeras filas de todas las variantes que ha tenido el género a lo largo de su historia, siendo él mismo, en no pocas ocasiones, quien se encargó de abrir nuevas sendas, nuevas formas de experimentar y nuevas expresiones para el género.

Del bebop en el que se formó –en la legendaria banda de Charlie Parker– al cool jazz, el hard bop y las exploraciones vanguardistas de los años 70, Davis escribió con su creatividad algunos de los capítulos más singulares en el desarrollo del jazz, arriesgándose hacia zonas que otros, por temor o por otras razones, no quisieron conocer.

En la playlist que ahora compartimos se compila toda la discografía de Miles Davis (con excepción de los álbumes que grabó cuando aún formaba parte del grupo de Charlie Parker). Se trata de 65 horas de genialidad pura, progresiva, admirable, que además, por seguir el orden cronológico de los álbumes, nos ofrece la circunstancia siempre especial de poder seguir la evolución de un talento, sus transformaciones sucesivas y sus giros inesperados.

“No temas a los errores: no existen”, dijo alguna vez Davis, y esas pocas palabras explican la razón de su genio.

 

También en Pijama Surf: La playlist de jazz de Haruki Murakami