*

¿Por qué existe un Día Mundial de la Leche?

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2017

En 2001, la FAO eligió el 1 de junio como Día Mundial de la Leche, un alimento fundamental en la dieta del ser humano

Sabemos bien que nuestra época se ha caracterizado por cuestionar prácticamente cualquier tema, en algunas ocasiones con más fundamento que en en otras, y no siempre con idéntica fortuna. La alimentación no se ha salvado de esta tendencia y, como a veces se dice con cierta ironía, parece difícil sortear un menú sin que cada elección parezca discutible.

Con todo, hay elementos cuya importancia en la historia evolutiva de nuestra especie es indudable. Sin duda, uno de ellos es la leche de vaca, que ha acompañado al ser humano desde la época de las primeras domesticaciones animales en la llamada “revolución neolítica” y sin la cual es posible que el desarrollo de nuestros antepasados hubiera sido muy diferente.

Es sabido que la leche es una fuente importante de nutrientes que ayudan a cubrir los requerimientos diarios de calcio y vitaminas A y D (un solo vaso de leche contiene el mismo calcio que 11 huevos grandes o cinco tazas de brócoli). Además, la proteína que ofrece tiene todos los aminoácidos esenciales, es fácil de digerir y de aprovechar por el cuerpo y se le considera una fuente de proteína de alta calidad, es decir, contribuye a mantener los músculos fuertes y sanos.

Sin duda estas propiedades fueron factores decisivos en la evolución del hombre y, teniendo en cuenta que fisiológica y genómicamente somos más o menos los mismos que nuestros antepasados, valdría la pena poner en perspectiva ciertos argumentos que en ocasiones se esgrimen contra la inclusión de leche en la dieta cotidiana.

En concordancia con esto, en 2001 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) instituyó el Día Mundial de la Leche, para generar conciencia sobre la importancia que la leche puede llegar a tener en la alimentación del ser humano.

¿Qué te parece? ¿Vas a festejar el Día Mundial de la Leche?

 

Contenido patrocinado por Lala

LALA te cuida con algo tan bueno que hasta merece que festejemos su día.

Celebra tomándola y ayuda twitteando

Te podría interesar:

3 claves para evitar enojarte, según la neurociencia

Salud

Por: Pijama Surf - 06/01/2017

Bloquear el enojo es contraproducente, pero existen otros métodos para cambiar este sentimiento que puede hacer que se nos nuble el panorama

El enojo, la rabia, la ira, son sentimientos en distintos niveles que pueden sacarnos de lo racional para convertirnos en seres reaccionarios, desde un lugar que carece de claridad. Si bien está comprobado que dejar ser a las emociones negativas (no estancarte en ellas sino dejar que se disuelvan) es benéfico para la salud, lo cierto es que un sentimiento como la ira puede hacerte pasar un muy mal rato con consecuencias lamentables, incluso a largo plazo.

Por ello, aprender a manejar el enojo es imprescindible en el camino de conocimiento de uno mismo. Cada día podemos acceder a herramientas que nos permitan lidiar con momentos malos, y, según la neurociencia, la clave yace bajo el hermoso velo de la compasión. Cuando una persona se sobrepasa con otra, por ejemplo (una de las principales situaciones que generan enojo), esta actitud (según dictan muchas tradiciones como el budismo) tiene su origen en la ignorancia. Es decir, alguien que comete una falta contra otro (incluso aunque sepa que está haciendo daño o disfrute del daño infringido) en realidad está siendo ignorante respecto a la propia naturaleza de la sabiduría, que es la compasión.

En lo anterior coinciden tradiciones espirituales y la ciencia, y para lograrlo distintos estudios sugieren que puedes calmar la ira haciendo un cambio de enfoque al momento de experimentar este sentimiento. Y aunque quizá lo primero que pienses es que esto es imposible, ya que te encuentras en un estado irracional, las siguientes recomendaciones podrían ayudarte a conseguirlo:

1. Distráete: si bien es cierto que cuando estás inmerso en un gran enojo es casi imposible, piensa cualquier otra cosa, como una operación matemática.

2. Ahora, no reacciones.

3. Cambia de enfoque: ten compasión por esa persona que te agrede o por los actores que provocan tal situación; piensa que el origen de su actitud es la ignorancia y sus propios problemas. Está comprobado que cambiar de enfoque hacia uno compasivo hace que tu mente experimente sentimientos más positivos.

Estudios neurocientíficos señalan que lo importante es que reenfoques la situación, no bloquear la ira, ya que ello puede ser contraproducente, pues esos sentimientos se guardan y pueden desembocar en enfermedades futuras. Así como el budismo y otras tradiciones lo señalan, la empatía y la compasión son la clave para modificar el sentimiento de ira. Recuerda: siempre hay ignorancia detrás de aquel que desemboca una situación que nos indigna. De hecho, está comprobado que cuando la mente experimenta compasión se produce la frecuencia vibratoria más alta en la mente.