*

X

Este artilugio está diseñado para que lo acaricies y te relajes en el trabajo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/05/2016

Si quieres aliviar un poco de tensión, qué mejor que con un gesto que evoca un estado de placidez absoluta

El trabajo puede ser estresante, lo sabemos bien, pues además de que en muchos casos obliga a estar en una misma postura durante varias horas, el desgaste psíquico y emocional son factores que también contribuyen a minar el ánimo general.

Para combatir esta situación existen varias alternativas, desde ciertas rutinas mínimas de ejercicio físico hasta la música o las licencias dentro del ámbito laboral. Otras contemplan accesorios como pelotas suaves que se pueden manipular para aliviar la tensión o, como en este caso, un peculiar objeto que más o menos a partir del mismo principio cumple también con el propósito de relajarte.

¿Con qué diferencia? Bueno… el aspecto, que salta a la vista y que, si acaso hubiera dudas al respecto, éstas se despejarían con el nombre que le adjudicaron sus creadores: "NiceBalls".

El movimiento al que incita este artilugio evoca ese estado de placidez en que el macho de varias especies, entre éstas el ser humano, acaricia su zona púbica como gesto atávico de confianza y relajación absoluta que no pocas veces se ha confundido con la despreocupación, y aun con la pereza. Pero no en este caso, pues no sin orgullo los creadores de NiceBalls aseguran que gracias a su producto “ya es posible ser productivo mientras te tocas las pelotas”.

A juzgar por lo que se dice en su sitio web, NiceBalls es por el momento sólo un prototipo (y acaso también una broma) que aguarda la aceptación general para, quién sabe, quizá producirse masivamente.

 

También en Pijama Surf: Date unos minutos para recordar junto a Krishnamurti que no todo en la vida es trabajo (VIDEO)

Te podría interesar:

¿Por qué ciertas bebidas alcohólicas parecen favorecer la creatividad?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/05/2016

El alcohol y la creatividad han vivido varios siglos de relación estrecha pero, según investigaciones de la neurociencia contemporánea, el motivo detrás de ese vínculo es muy distinto al que suponíamos

Es posible que la relación entre alcohol y creatividad no sea tan antigua como suponemos. En general las sustancias que alteran la conciencia han estado ligadas de manera inmemorial al pensamiento creativo, entendido éste en un sentido amplio, cuando los límites entre arte y religión, por ejemplo, no estaban tan bien definidos.

En el caso del alcohol, sin embargo, su uso como elíxir de inspiración se consolida más bien durante el siglo XIX. Movimientos como el simbolismo (en poesía) o el impresionismo (en pintura), son más o menos indisociables de la absenta, casi tanto como la obra de Edgar Allan Poe de sus borracheras épicas. Con la entrada al siglo XX, estos ejemplos de multiplican: Hemingway, Lowry, la generación beat, el secreto a voces en torno al alcoholismo de Juan Rulfo, la adicción sostenida de Joseph Roth y un largo y bien poblado etcétera.

¿Cuál es el motivo detrás de este vínculo que parece tan estrecho y hasta necesario?

Como sabemos, la neurociencia moderna ha dedicado buena parte de sus esfuerzos a entender el fenómeno de la creatividad según ocurre en el cerebro. Si ya de por sí este órgano es uno de los más enigmáticos por las habilidades cognitivas que permite (memoria, abstracción y lenguaje, entre otras), entender el funcionamiento de la creatividad supone un reto aún mayor pues, según se ha observado, las ideas que consideramos creativas, extraordinarias, son el resultado de la operación de varias regiones del cerebro.

En un estudio sobre la composición musical, por ejemplo, neurocientíficos de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins encontraron que al escribir música el cerebro de una persona teje una “red de creatividad” en la que dos de los elementos más importantes son el córtex prefrontal dorsolateral (DLPFC, por sus siglas en inglés), una región amplia en donde se planean y monitorean nuestros actos y, por otra parte, el hipocampo, asociado con los recuerdos y las emociones. Lo interesante es que la actividad de uno provoca que el otro se desactive: mientras más emociones involucre la generación de ideas, pensamientos o improvisaciones, entonces el DLPFC tiene mucho menos actividad, hasta prácticamente apagarse. En otras palabras, la creatividad se vive a nivel cerebral como una “liberación” del afán de control, previsión o seguridad a lo que, por otro lado, también estamos natural y culturalmente inclinados.

Mark Beeman, de la Universidad Northwestern de Chicago, observó en una investigación que las personas que se esfuerzan excesivamente para resolver un problema terminan por bloquear dicho proceso cerebral de solución o de creatividad y, por el contrario, quienes se encuentran en un estado de tranquilidad tienen más probabilidades de tener “momentos Eureka”, esto es, una respuesta al parecer inesperada pero a la cual el cerebro (específicamente el giro temporal superior) pudo llegar porque se le permitió desarrollar los procesos necesarios para propiciar la creatividad, gracias a estar relajados.

Entonces, no parece tan ilógico que el alcohol se haya consolidado como un estímulo de la creatividad, pues, como también sabemos, entre sus efectos más característicos se encuentra la relajación que otorga a la mente y el cuerpo. Si, por ejemplo, al beber pasa que comenzamos a recordar cosas, a tener “ideas geniales”, a plantear proyectos cuyo fracaso es impensable, en parte es porque todas esas zonas asociadas con el pensamiento creativo quedan liberadas de las otras regiones que en sobriedad imponen lo razonable, lo posible, lo lógico, lo permitido y otras limitaciones afines.

Esto no quiere decir, claro, que el vínculo entre alcohol y creatividad sea, como decíamos al principio, necesario. En todo caso, el que sí parece indisoluble es el de creatividad y relajación o creatividad y libertad, pues a fin de cuentas lo que parece mostrar toda idea creativa de cualquier época es el desdén por esas barreras culturales y sociales y, en cambio, el deseo ferviente de colocar en el mundo una creación propia, original.

 

También en Pijama Surf:

El alcohol en la escritura y otros estereotipos (una historia de la literatura bajo la influencia)

TOP: 10 citas de Charles Bukowski sobre la bebida, el alcohol y la virtud de los tragos