*

X

Actualmente para dar positivo en marihuana un atleta olímpico tendría que ser "un consumidor dedicado"

AlterCultura

Por: Edmée García - 08/12/2016

En 2013, la Agencia Mundial Antidopaje o WADA elevó el umbral de THC y cannabinoides en la sangre de los atletas olímpicos. La idea es evitar que los atletas consuman marihuana durante la temporada de competencia

Los Juegos Olímpicos de Río que reúnen a deportistas de más de 200 países del mundo son ineludiblemente un reflejo de los tiempos. Esto significa que la forma en la que  los medios han cubierto la participación de las atletas enfocándose en su apariencia y no su desempeño ha sido criticada. También la desigualdad de la sociedad brasileña ha sido tema de conversación, pues los costos de las Olimpíadas son muy altos y no traen beneficios a los más pobres. Pero eso no es todo, el tema de dopaje también ha sido puesto sobre la mesa, especialmente después de que la participación de los atletas rusos fuera suspendida por este motivo. Pero cuando se trata de dopaje en atletas nada es tan simple como parece y eso nos lleva a otro tema muy actual: la marihuana.

Pues aunque el enfoque de la Agencia Mundial Antidopaje o WADA, por sus siglas en inglés, está en los esteroides, hormonas y otro tipo de intervenciones realizadas para mejorar el rendimiento físico de los atletas, la cannabis sigue estando en su lista negra. Sin embargo, el umbral de THC en la sangre que la WADA tolera ha cambiado, en 2013 esta agencia incrementó el umbral a 150 nanogramos por mililitro (ng/ml). Lo cual inevitablemente renovó la conversación sobre el caso de Ross Rebagliati, un esquiador de snowboard que en 1998 se volvió el primer atleta olímpico en ganar una medalla de oro en este deporte, pues esta disciplina sólo fue introducida hasta los Juegos de Nagano. Pero poco después Rebagliati dio positivo en consumo de marihuana y se volvió en el primer esquiador de snowboard olímpico en perder su medalla, aunque la recuperó después de apelar. No obstante, es irónico notar que de acuerdo a estas nuevas reglas Rebagliati no hubiera tenido problemas en primer lugar, ya que su índice de THC en sangre era sólo de 17.8ng/ml.

De acuerdo con Ben Nichols, vocero de WADA, la decisión de aumentar el umbral para que llegara a esta cantidad es para detectar cuando los atletas consumen marihuana durante el período de competencias. De tal manera que la cannabis no está prohibida fuera de la competencia y de acuerdo con Allen St. Pierre, el director ejecutivo de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana o NORML, un atleta tendría que ser “un consumidor dedicado de cannabis para dar positivo”.  

Esto puede hacernos creer que algo está cambiando en la actitud general de la sociedad con respecto a la marihuana, sobre todo después de su legalización en diferentes puntos del globo. Sin embargo, la marihuana continúa en la lista de substancias prohibidas de la WADA por razones morales. Ya que esta agencia utiliza tres criterios para vetar sustancias: que causen riesgo a la salud, que aumenten el rendimiento físico y que representen una violación al espíritu deportivo. La cannabis está en esta última categoría, a pesar de ser una planta con propiedades antiinflamatorias y que suele ayudar en el manejo de dolor físico, entre otras propiedades terapéuticas

De tal manera que aunque el uso de cannabis no necesariamente implique que un atleta pierda sus medallas, los estigmas sobre los consumidores de cannabis prevalecen. Y es poco probable que veamos en los próximos años a un atleta olímpico avalando el uso de marihuana, al menos a uno activo, pues Rebagliati decidió capitalizar su historia e involucrarse en la naciente industria de cannabis. Algunos deportistas incluso se muestran reacios a aceptar patrocinios de marcas de alcohol, como es el caso de Scotty Lago, un esquiador de snowboard que tras recibir una oferta en este sentido en 2010 decidió rechazarla por el riesgo que representaba. De acuerdo con Lago:

"Al final cuando te estás dirigiendo a una demográfica joven y como embajador de tu deporte, animar a beber a las personas es un movimiento cuestionable. Probablemente es mejor para tu ingreso a largo plazo permanecer en una zona neutral. Sólo lo recomendaría durante el ocaso de la carrera de un atleta o si están involucrados en algo más extremo como surfear olas gigantes, lo cual puede ser atractivo para una audiencia más madura". 

Quizá un ejemplo de cómo puede ser que la sociedad no esté preparada para aceptar que sus ídolos deportivos también pueden ser consumidores de marihuana ha sido el caso de Michael Phelps, que en 2009 se volvió la comidilla de los medios cuando se hizo pública una foto en la que salía fumando un bong. El nadador admitió su autenticidad y se disculpó con sus fans, ademas de aceptar las repercusiones, pues esto hizo que perdiera el patrocinio de una reconocida marca de cereal. Sin embargo este año fue elegido para portar la bandera de su país durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río. A pesar de que Phelps no haya abogado por el uso de cannabis ni hablado en pro de la prohibición, el hecho de que pudiera recuperar su prestigio puede indicar que aunque el statu quo de las instituciones aún no termine de revolucionar su posición con respecto a la cannabis, la óptica de la sociedad sobre el tema sí está cambiando. 

Te podría interesar:
Artistas difíciles de categorizar en un solo género que inspiran y fomentan la discusión entre distintos sectores de la sociedad, más allá de la burbuja especializada de la curaduría

Fotografía de Izaac Enciso

El arte contemporáneo parece postular un conjunto de valores que, fuera de la esfera económica, poco tienen que ver con la construcción de un discurso crítico a través de las prácticas estéticas, sino más bien con el ejercicio de dichas prácticas en un ambiente de conocedores, curadores, museógrafos y contadores: nunca en el mundo moderno hemos podido dejar de ver el arte a través del ojo del valuador y del subastador, del coleccionista y del decorador de interiores de lujo, y lo que dejan ver las ferias y bienales alrededor del mundo ofrece una visión por lo menos parcial del conjunto de prácticas artísticas que ocurren en el presente.

En esta breve serie hemos elegido a ocho artistas (quienes aparecen sin ningún orden en especial) bajo criterios un tanto arbitrarios o al menos regidos por una familiaridad común en cuanto a ciertos aspectos de sus obras: vinculación con el medio ambiente, utilización de técnicas poco convencionales como la robótica o el paisajismo urbano, y que directa o indirectamente proponen nuevas formas de sumarse a conversaciones en curso sobre la responsabilidad social de artistas, empresas y ciudadanos en el mantenimiento de una comunidad. 

Izaac Enciso

enciso2

enciso1

Fotógrafo mexicano que vive en Estados Unidos, quien con series como On the Go, SymbolsAxidens trabaja con la mirada como presencia "al nutrir la confianza en 'la primera impresión'", lo que permite ver cosas y lugares propios del paisaje moderno desde una luz perdida --o recobrada, según se observe.

 

Santiago Robles Bonfil

santiago

santiago2

Ilustrador, diseñador y artista oaxaqueño que con Migración ha propuesto un diálogo simbólico con los antiguos habitantes del país; a través del movimiento de las masas, los significantes, las marcas y los valores, Santiago plantea la mexicana como una identidad móvil y en perpetua transformación. La conjunción del pigmento de la grana cochinilla para producir distintos niveles de rojo junto a pintura acrílica industrial plantea la conjunción de lo natural y lo producido en masa como fórmula del imaginario actual. 

 

Leonor Silvestri

Poeta, filósofa, activista y docente, Silvestri narra una intervención médica de 100 días en su último libro Game of Crohn, que puede leerse como un diario del cuerpo-paciente tanto como un manifiesto sobre cómo la salud y la ética se vinculan en la vivencia del cuerpo ante un cambio de vida crónico. El libro --editado y distribuido bajo demanda-- expone una ética vital que sirve también para concientizar nuestras propias dependencias sistémicas.

 

Gilberto Esparza

Parásitos urbanos - Gilberto Esparza 2006 de Centro Multimedia en Vimeo.

En obras como Parásitos urbanos Cultivos, Esparza desarrolla "esculturas robóticas" que funcionan como artefactos que imitan la vida. Más allá de la posibilidad de limpiar el medio ambiente transformando los desechos en energía, la obra de Esparza propone una coyuntura entre imaginación y ciencia sumamente necesaria.

 

Germen Nuevo Muralismo

Este colectivo hizo mucho ruido en 2015 luego de pintar un macromural urbano de 20,000m² en el municipio de Palmitas en Pachuca, Hidalgo. La obra se presenta como un elemento de cohesión comunitaria donde se conjuntan esfuerzos tanto del colectivo como de la iniciativa privada y de gobierno.

 

Carlos Amorales

amorales2

amorales

Además de producir música, cine, performance y lo que él mismo ha llamado "arte vendible" Amorales recupera (tal vez inconscientemente) la idea del gremio medieval y realiza proyectos como la Coal Drawing Machine, una impresora que dibuja al carbón variaciones laberínticas de sellos demoníacos medievales proponiendo un entrecruce entre el saber oculto, la representación impresa de los circuitos modernos y el trabajo como una forma de bajar al Infierno.

 

Catherine Bagnall

Esta artista neozelandesa pone en crisis la relación del arte con el conservacionismo medioambiental al producir ropa y accesorios con piel de zarigüeya, que en la isla de Aotearoa está extendida como una plaga. Los ganaderos las cazan por miles, mientras Bagnall confecciona disfraces con las pieles y sale a hacer performances unipersonales en el bosque.

 

Chris Dyer

Nació en Canadá pero creció en Perú. Su pasión por la ilustración lo llevó a incursionar en el paisajismo urbano creando una obra psicodélica que abreva del imaginario cultural y simbólico latinoamericano, lo que se conjunta bien con su pasión por el viaje.