*

X

Las 5 montañas sagradas de China: vehículos de trascendencia espiritual

Por: pijamasurf - 07/05/2016

5 grandes picos espirituales del taoísmo

China tiene una especial relación con las montañas, estando cerca de algunos de los picos más majestuosos del mundo y atravesado por abundantes cordilleras. Las religiones indígenas chinas concibieron a las montañas como formaciones sagradas y a partir de ellas construyeron una filosofía de la naturaleza en la que la tierra y el cuerpo humano son microcosmos del cielo y de lo divino. 

Son muchas las montañas consideradas sagradas en China, particulares a cada una de las tres grandes tradiciones religiosas (taoísmo, confucianismo y budismo), pero existen cinco que son en cierta forma comunes a todas, si bien están especialmente identificadas con el taoísmo. Estas cinco montañas, conocidas como wuyue, están distribuidas conforme a las cinco direcciones y cinco movimientos (o elementos, wu xing) y corresponden también a las cinco virtudes del confucianismo. 

Tradicionalmente las cinco montañas componen el cuerpo del ser primordial Pangu y trazan las coordenadas del "imperio del medio", como se conoce a la antigua China bajo la noción de que era el centro del mundo (y en esta cadena de correspondencias microcósmicas, el cuerpo del emperador era a su vez un microcosmos del imperio). Estas montañas actualmente constituyen un importante circuito de turismo religioso y cuentan con diferentes templos; se recomienda además visitar cada una en diferente temporada, pues de esta forma comprenden todo un ciclo cósmico de completud. La filosofía china basada en la observación de la naturaleza considera que estas excursiones son importantes puesto que promueven la topofilia o la geopiedad, el sentimiento de unidad entre el hombre y la naturaleza, y la virtud, la cual obtiene inspiración de las montañas y el curso inviolado de las leyes naturales.

 

Tai Shan

Al este se encuentra el monte Tai, "Monte de la Suprema Paz", que se asocia con la salida del Sol, lo que significa renacimiento y renovación; esta es  la cabeza de Pangu. Aquí numerosos emperadores han realizado sacrificios al cielo. Es la más importante de estas cinco montañas. 

TAI-3853ad1bcb8482418718bf0b

Heng Shan

El monte Heng en Hunan, el "Monte del Equilibrio", corresponde al brazo derecho y al sur.

hengshan-hunan20110908-1

Hua Shan

Al oeste el monte Hua Shan, el "Monte del Esplendor", corresponde a los pies.

Mt.-Hua-China

Heng Shan

Al norte el monte Heng en Shanxi, el "Monte de la Constancia", corresponde al brazo izquierdo.

hengshan

Song Shan

El monte Song en Henan, el "Monte de la Nobleza", corresponde al centro y al ombligo. SONG-3167369_144328602137_2

Debe mencionarse que existen otras diversas montañas importantes en China, sedes también de peregrinaciones, como Wudang, la montaña del tai-chi o la cordillera de montañas Kunlun, las cuales con consideradas a veces como la región geográfica correspondiente a la montaña sagrada mitológica del mismo nombre en la que residen el Emperador de Jade, la divinidad máxima del taoísmo, y la Reina Madre del Oeste. El monte Kunlun corresponde también al monte Sumeru, el axis mundi del hinduismo y el paraíso y es también en la anatomía microcósmica un acupunto en el tobillo, el cual está ligado a la cabeza y es utilizado para tratar las jaquecas. 

Según Joan Qionglin Tan: "En China, las montañas están dotadas de un sentido de lo sagrado debido a su asociación con el cuerpo del creador, su proximidad con la región celestial y la larga tradición que tienen como lugares de culto y ritual... es por ello que la montaña es un vehículo adecuado para la trascendencia espiritual en las 'tres enseñanzas chinas' (confucianismo, taoísmo y budismo)". El ascenso de una montaña también simboliza el camino espiritual de un practicante, empezando desde su primera instrucción religiosa hasta la iluminación. En el caso del taoísmo esto es conseguir el estado de inmortal, mayormente practicando alquimia interna (neidan) para revertir la energía creativa, regresando la esencia vital hacia el espíritu y el espíritu hacia el vacío. Los antiguos maestros taoístas enseñaron que las montañas y en general la vida retirada de la sociedad permitía el sosiego necesario para consagrarse a prácticas espirituales. Es por esta visión que a lo largo de las montañas en China existen muchos de los monasterios más importantes y eremitas, habiendo florecido una notable tradición de ermitaños que renuncian al mundo terrenal y se resguardan en las montañas, mas cerca de la pureza del cielo.

Chuang Tse describe a la "persona verdadera" como aquella "cuyo espíritu asciende a las más altas montañas sin detenerse, atraviesa una fuente profunda sin mojarse, y vive en cuevas sin enfermarse. Su espíritu llena todo el universo. Ayuda a las demás personas y así tiene más abundancia". 

Paralelo a las montañas sagradas también existen diversos cielos-grutas. Se considera que el yang de la montaña con el yin del agua forman un estado de perfecta armonía, por ello la refinada pintura de los maestros budistas y taoístas representaba comúnmente a una montaña junto con un cuerpo de agua.

Te podría interesar:

Chomsky llama a despertar del sueño americano en documental (VIDEO)

Por: pijamasurf - 07/05/2016

Filmado durante 4 años, el documental distribuido por Netflix permite comprender el impacto de la economía secuestrada por las corporaciones financieras en la vida de la gente, no sólo de EU sino del mundo entero

Requiem for The American Dream es un documento de innegable valor educativo para entender cómo funcionan los poderes que dominan el mundo globalizado actualmente: la arquitectura de sistema político democrático garantiza todas las facilidades para los propietarios de los medios de producción, quienes a su vez financian las campañas mediáticas a través de las cuales se ganan las elecciones.

La acumulación de riqueza y la acumulación de poder son dos factores que van de la mano y que vuelven virtualmente imposible un equilibrio en la balanza entre "los poderosos" y la gente común, que carece de instrumentos reales para defender su modo de vida y su trabajo, alienado de por sí.

Con un lenguaje sencillo incluso anecdótico a ratos, el afamado intelectual Noam Chomsky logra llevarnos por los entresijos del sistema económico estadounidense para explicar cómo el sueño americano fue devaluándose progresivamente en pesadilla.

El colapso financiero de 2009, al amparo del Estado que salvó a los banqueros del hundimiento con un agresivo programa de rescate, es sólo la  más reciente y esperable consecuencia de la financiarización de la economía; pero definitivamente no se trata de un caso aislado, sino de un ejemplo contundente del correcto y normal funcionamiento del sistema: la crisis periódica y la administración del desastre le dan su razón de ser al Estado a la vez que mantienen a la población en un estado de conveniente y dócil precariedad.

La fabricación del consenso, la creación de un mercado de falsas necesidades de consumo y la alimentación de un circuito de información residual que mantiene a la gente al borde de la vida de los ricos y famosos, permiten mantener a los grandes sectores demográficos inactivos políticamente. Sin alternativas a la vista pero sin desesperanza total, en Requiem for the American Dream Chomsky aconseja utilizar las pocas armas que la gente tiene todavía para defenderse de sus gobiernos y de las corporaciones a las que sirven: desmantelar autoridades ilegítimas, promover la libertad de expresión y nuevas formas de acción política son necesarios hoy más que nunca para evitar caer en otro sueño ilusorio y despertar de una buena vez a un mundo en donde la igualdad social no sea una promesa de campaña sino un derecho.

De momento este documental se encuentra disponible en la plataforma Netflix.