*

X

¿Importa el tamaño del cerebro?

Por: pijamasurf - 01/19/2016

La difícil correlación entre inteligencia y tamaño del cerebro en su masa total y en sus regiones específicas

500px-Species_gyrification

La obsesión por el tamaño y por destacar al individuo y a la especie humana de las demás nos ha llevado también a difundir popularmente la idea de que el tamaño del cerebro humano es un indicador de la inteligencia. El neurocientífico Christof Koch hace un recuento de esta idea y de los datos científicos que la soportan o refutan.

Nos dice Koch que un estudio notó que el tamaño promedio del volumen del cerebro en hombres adultos es de 1,274cm³ y el de una mujer es de 1,131cm³. Sin embargo, pruebas de inteligencia no muestran una diferencia sustancial entre la inteligencia de los sexos.

Un caso llamativo es el de novelista ruso Iván Turgénev, un gigante literario con un cerebro de 2,001gr; el de otro gran escritor, el francés Anatole France, pesó sólo 1,017gr.

Según Koch, el volumen total del cerebro se correlaciona con un porcentaje de entre 9 y 16% más inteligencia. No existen, sin embargo, datos claros que comprueben si la inteligencia es el resultado de un cerebro más grande o si el cerebro más grande se hace así por la inteligencia o incluso algún otro factor desconocido.

Por otro lado, experimentos que toman en cuenta conexiones particulares de ciertas regiones del cerebro de un individuo (algo así como un "huella digital neural"), según Koch, logran predecir con mayor efectividad la inteligencia fluida, esto es, la capacidad de resolver problemas en situaciones novedosas, encontrar patrones y razonar independientemente.  

La importancia del tamaño del cerebro es también puesta en duda cuando comparamos nuestro cerebro con el de otros animales y algunos homínidos. El caso del Neanderthal llama la atención: pese a tener un cerebro de más de 150cm³ en promedio que el nuestro, su masa cerebral de poco le sirvió para evitar la extinción. Una abeja, por ejemplo, puede realizar toda una serie de tareas complicadas para dar a conocer el lugar en el que se encuentra un alimento y logra ello con un cerebro 1 millón de veces más chico que el de un ser humano. Koch se pregunta: "¿Realmente somos 1 millón de veces más inteligentes que las abejas? Ciertamente no, si me fijo en cómo nos gobernamos a nosotros mismos".  

Ya que normalmente los animales más grandes tienen cerebros más grandes, se tiene una regla que busca señalar a los animales que tienen mayor masa cerebral en proporción a su masa corporal total. En el caso de los seres humanos es de 2%. Si bien esto hace que superemos a los delfines, a las ballenas o a los elefantes, también hace que algunos pájaros e incluso algunos mamíferos como la musaraña nos venzan en este sentido. Otro intento de hacer reinar al hombre en la jerarquía del intelecto ha sugerido que lo que importa es tener más cantidad de células nerviosas en lugares ligados a las funciones superiores de la inteligencia. Pero en esto también nos superan las llamadas "ballenas piloto" (en realidad delfines), que tienen el doble de células en el neocórtex, la región elegida para hacer esta distinción. Koch recuerda que el mismo Darwin había notado que en realidad lo que nos hace únicos es una serie de combinaciones que en su conjunto nos distinguen y no algo en específico. Sin embargo, esta cualidad de ser especiales en su multifactoriedad única tal vez pueda asociarse a muchas otras especies. 

Te podría interesar:

Reino Unido aprueba una "estúpida" ley que básicamente prohíbe toda sustancia psicoactiva

Por: pijamasurf - 01/19/2016

Para el Parlamento británico todas las sustancias psicoactivas son iguales

Legal_highs__DNC56_2922743b

Pese a enormes críticas, una nueva ley que prohíbe, sin hacer distinción, toda sustancia psicoactiva entrará en vigor abril próximo en el Reino Unido. La Psychoactive Substances Bill busca detener el consumo de sustancias que emulan los efectos de drogas como el éxtasis o la marihuana --conocidas como "legal highs" o "research chemicals", que pueden adquirirse fácilmente en Internet y en algunas tiendas. La prohibición es una respuesta a la "histeria mediática" producida desde hace un par de años por una serie de muertes vinculadas al consumo de la mefedrona ("meow meow"). Sin duda esto es un problema y requiere acción, pero había otras formas de reaccionar.

El Parlamento británico simplemente decidió prohibir todo lo que produce un high. Caso resuelto. El problema es que esto significa que se prohibirán numerosas sustancias que no provocan ningún tipo de daño (mientras que por supuesto el alcohol, otra sustancia psicoactiva, y los antidepresivos, no serán tocados, en un excepción tácita a la regla). Pero lo peor del caso no es eso, sino que la idea de una prohibición indiscriminada históricamente no ha funcionado. Algo similar ocurrió en Irlanda hace un par de años y las estadísticas mantienen que se ha incrementado de 16% a 22% el consumo de drogas. Por otro lado hace que millones de jóvenes que no tenían que lidiar con criminales ahora tengan que recurrir al mercado negro y se vean obligados a tener relaciones con todo tipo de bandidos. Quedan prohibidas entonces numerosas plantas, solventes, cosas como los poppers, y algunas sustancias como la nuez moscada quedan en una laguna, ya que en teoría no se prohiben los alimentos. 

No la llamamos nosotros estúpida: una publicación reconocida en el mundo de la ciencia como es New Scientist la califica así y también de retrógrada, y explica que la legislación es una de las "más peligrosas y poco científicas leyes contra las drogas jamás concebida". La periodista encargada de cubrir el debate parlamentario dice:

claramente malentendieron la evidencia médica, no sabían pronunciar los nombres de las drogas, y realizaron todo tipo de pifias mientras juzgaban las decisiones y estilo de vida de personas que en la mayoría son varias décadas más jóvenes... Habría sido gracioso si no es porque dañará la vida y la libertad de muchas personas.