*

X

Asombrosos collages de ciencia ficción (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/31/2015

Mediante collages, el artista Trash Riot crea asombrosas escenas imposibles en esta realidad

trashriot0

Afuera, brillaba el inmenso cielo azul de Marte, caluroso y tranquilo como las aguas cálidas y profundas de un océano. El desierto marciano se tostaba como una prehistórica vasija de barro. El calor crecía en temblorosas oleadas. Un cohete pequeño yacía en la cima de una colina próxima y las huellas de unas pisadas unían la puerta del cohete con la casa de piedra.

Ray Bradbury, Crónicas marcianas

 

La ciencia ficción nos permite pensar, inventar y ver sociedades muy distintas a las que hay en el presente o a las que hubo en el pasado. No se trata sólo del futuro, es decir, hay ciencia ficción que describe un presente, pero muy distinto al que conocemos. Tal vez la tecnología avanzada y las nuevas razas o seres con los que convivimos sean uno de los rasgos comunes en la ciencia ficción. Muchos de los grandes autores de este género han sido parteaguas para avances tecnológicos. Incluso, la ciencia ficción ha pensado antes que la robótica en leyes morales sobre las máquinas creadas por el humano, como en el caso de las tres leyes de la robótica creadas por Asimov.  

Es envidiable la visión que pueden tener algunos artistas acerca de mundos posibles (muy diferentes al nuestro) o de futuros o lugares totalmente inesperados. Esto sucede con las imágenes creadas por el artista del collage Trash Riot, un hacedor de imágenes prolífico que imprime un sello particular retrofuturista.

Sobre la ciencia ficción, Philip Dick dice que:

Tenemos un mundo ficticio; este es el primer paso... Es nuestro mundo desfigurado por el esfuerzo mental del autor, nuestro mundo transformado en otro que no existe o que aún no existe. Este mundo debe diferenciarse del real al menos en un aspecto que debe ser suficiente para dar lugar a acontecimientos que no ocurren en nuestra sociedad o en cualquier otra sociedad del presente o del pasado. Una idea coherente debe fluir en esta desfiguración; quiero decir, que la desfiguración ha de ser conceptual, no trivial o extravagante... Esta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actuar como un mazazo en la frente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real.

Aquí podemos disfrutar de estos mundos ficticios y posibles gracias a la gran capacidad técnica e imaginación de Trash Riot:

trashriot72

 

trashriot0

trashriot62

trashriot32

trashriot22

trashriot12

trashriot52

trashriot42
Si deseas tener plasmada alguna de sus imágenes en playeras, pantalones, etc., puedes ir aquí.

Te podría interesar:

Sextape: exquisitos soundtracks de la era dorada del porno vintage

Por: pijamasurf - 10/31/2015

Horas y horas de música de las películas clásicas del porno setentero

vintageporn

Parte de la mística de los filmes pornográficos reside en la música: aunque sólo funcione como una introducción (no pun intended) a la escena, desde los años 70 la música de las pelis porno tiene un "algo" caricaturesco, kitsch, sensual a su modo, que es muy reconocible.

Productores como el francés Drixxxé o el estadunidense Spaziale se han dedicado a compilar y hacer nuevas mezclas de soundtracks porno con influencias disco setenteras, bossa nova, funk y jazz. Los tracks originales vienen de clásicos del cine para adultos como la mítica serie Emanuelle, Odyssey, Le Sex Shop, Madame Claude Black Lolita, donde no es raro encontrar aportaciones de nombres como Serge Gainsbourg, por ejemplo . 

Cabe mencionar que muchos de estos filmes no eran tan "hardcore", pero su producción tenía algunos detalles que la industria para adultos ha descuidado con el tiempo, como la música. Se trata de una breve muestra de música hecha para acompañar sensuales imágenes, historias probablemente tontas hechas para tiempos más ingenuos, pero que no ha perdido nada de su encanto setentero. Disfruten.