*

X

Según la “paradoja de la amistad”, si te crees extrovertido probablemente vives en un error

Por: pijamasurf - 09/28/2015

Ser introvertido puede tener sus ventajas, por ejemplo, darse cuenta de la proporción real que tienen nuestras redes de amigos
amigos

Imagen: hiimniko (Flickr)

El ser humano puede desarrollarse de múltiples maneras. Ese vaso vacío que es la existencia al nacer –y no completamente, pues aún en ese primer instante ya hay una multitud de información vertida sobre esa persona que recién llegó al mundo– puede llenarse de formas incontables, tomar rumbo hacia caminos inciertos, bifurcarse una y otra vez en senderos imprevisibles.

Con todo, esa aparente multiplicidad de destinos potenciales desemboca, eventualmente, en manifestaciones que cabe generalizar, borrar en sus detalles particulares y subjetivos para, entonces, decir que dos grandes formas de la personalidad son la introversión y la extroversión, la volcadura hacia sí o hacia los otros, el cultivo del mundo interior o el del exterior, el pensamiento introspectivo o la acción irreflexiva como forma de vida. Esta clasificación, como muchas otras, podría parecer injusta, pero aun así no es del todo incoherente. Con las reservas que requiere cada caso, podemos aceptar que algunas personas se vuelven más así como se dice que son los introvertidos, o como se dice que son los extrovertidos.

Esta percepción, sin embargo, podría estar equivocada, o al menos eso es lo que sugiere la “paradoja de la amistad”, un concepto al que arribaron los investigadores Daniel C. Feiler y Adam M. Kleinbaum (ambos de la Escuela Tuck de Negocios del Dartmouth College) luego de analizar la manera en que se configuran ciertas relaciones sociales a la luz de la introversión y la extroversión.

De acuerdo con el estudio publicado al respecto, Feiler y Kleinbaum aseguran que “conforme uno tiene más conexiones, se está presente en un mayor número de redes de otras personas. Por lo tanto, las redes sociales de las personas contienen desproporcionadamente individuos que tienen muchas conexiones”. En otras palabras, si tomásemos a una persona que se distingue por su facilidad para hacer amigos, lo encontraríamos en muchas redes, y así con otros con la misma cualidad. Según los investigadores, de esta paradoja resultaría que las personas “extrovertidas” estuvieran sobrerrepresentadas en las redes de amistad y conocimiento muto de cualquier sistema social.

Para probarlo, Feiler y Kleinbaum encuestaron a 248 estudiantes de su escuela en dos momentos del período de actividades: 5 semanas después de iniciado el semestre y 6 semanas después de esa primera encuesta. En estos casos, se les pidió que señalaran en una lista los nombres de sus compañeros a quienes consideraban amigos. Asimismo, les pidieron que de manera individual respondieran un cuestionario sobre rasgos de su personalidad, en particular sobre su nivel de extroversión e introversión.

Una vez con estos datos, el análisis de los mismos reveló cierta tendencia de reunión de los iguales, es decir, los extrovertidos señalaban a otras personas extrovertidas como sus amigos y, en otro sentido, los introvertidos hacían lo propio con sus pares en personalidad.

Curiosamente, un estudio más detallado reveló que este resultado podría ser sólo un efecto del propio comportamiento del sistema, sobre todo en lo que toca a los extrovertidos, quienes al reunirse con otros similares a ellos crean esta red que sólo en apariencia se compone de muchas más personas, lo cual no es estrictamente cierto, pues el número real es igualmente limitado o incluso menor, pero por el carácter de sus integrantes parece ser mayor.

De nuevo la paradoja es que quizá sólo los introvertidos sean dueños de una ponderación más exacta, o más apegada a la realidad, del tamaño de las redes sociales de las que forman parte.

Te podría interesar:

Anormales: una selección de ilustraciones antiguas de seres deformes y mutilados

Por: Alejandro Albarrán - 09/28/2015

Una selección de distintas ilustraciones médicas sobre la deformidad que estaba destinada a retratarse con fines educativos desde los años 1600 hasta principios de 1900
[caption id="attachment_100990" align="aligncenter" width="560"]L0023731-700x902 J.F. Meckel, Gemelos unidos.
De duplicitate monstrosa commentarius
Johann Friedrich II Meckel
Fecha de publicación: 1815[/caption]

 

Mientras las imágenes médicas de hoy son elocuentes en su realismo, la ilustración médica de los siglos pasados (incluso la fotografía de 1800 y principios de 1900) tenía un enfoque estilizado y artístico, como si la calidad estética del dibujo fuera tan importante como la enfermedad o deformidad que estaba destinada a retratarse con fines educativos.

En estas imágenes nos muestran la visión que se tenía de la “deformidad” o la “anormalidad”, tema que Foucault trata en el curso dictado en 1975 en el Collège de France titulado “Los anormales”. En dicho curso, el filósofo francés ahonda en el análisis de estos individuos “peligrosos” denominados en el siglo XIX “anormales” y describe sus tres principales figuras: los incorregibles, los onanistas y los monstruosos, estos últimos con deformidades que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas sociales.

[caption id="attachment_100996" align="aligncenter" width="336"]L0023734-700x717 Niño con doble cabeza.
Un relato de un niño con una doble cabeza.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

Igual que al chamán en los pueblos primitivos, las antiguas culturas consideraban a los seres anormales y mutilados como dotados de extraordinarios poderes. Como apunta Juan Eduardo Cirlot en su Diccionario de símbolos, y continúa:

Toda mutilación se juzga resultado de una compensación y no inversamente. Es decir, para el criterio psicológico, la cualidad excedente sería una sublimación de una deficiencia original; para el pensamiento magicorreligioso sucede al revés: la mutilación, la anormalidad, el destino trágico, constituyen el pago —y el signo— de la excelencia en ciertas dotes, especialmente de la facultad profética. Esta creencia tiene carácter universal. En algunas mitologías, los seres mutilados se relacionan con la Luna (fases rupturas) y se cree en seres míticos lunares con una sola mano o pie, por cuya magia se puede hacer llover, curar enfermedades, etc. Esta consideración de la anormalidad dista de constreñirse a los seres animados y afecta también a los objetos. Según Cola Alberich, los objetos anormales han sido conceptuados por todos los pueblos como particularmente aptos para desviar las influencias malignas. Entre tales objetos se citan: piedras con fósiles, amuletos en forma de mano de seis dedos o cuatro; almendras dobles; granos de cereales de aspecto extraño, etc. Es interesante anotar la coincidencia del interés hacia los objetos extraños, anómalos, producto del encuentro (ready made), o de la fabricación (poema-objeto), objeto de funcionamiento simbólico de los surrealistas. Como decimos, esta creencia se relaciona con el simbolismo del bufón (rey invertido, víctima sacrificial) y con el de la Luna. 

Aquí los dejamos con una selección de imágenes de seres “anormales” y/o deformes que van de 1600 a 1800. Todas las imágenes son tomadas de Wellcome Images:

[caption id="attachment_101021" align="aligncenter" width="420"]V0007345-700x899 Hélène y Judith, gemelas siameses conocidas como Las hermanas húngaras.
Línea grabado por J. Chevillet[/caption]

 

[caption id="attachment_101020" align="aligncenter" width="397"]V0007290-700x1263 Master Vine, niño con los brazos deformes. Aguafuerte[/caption]

 

[caption id="attachment_101015" align="aligncenter" width="420"]V0007140-700x971 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades. Grabado de S. Irlanda, 1787, según F. Grose[/caption]

 

[caption id="attachment_101014" align="aligncenter" width="463"]V0007139-700x1084 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades. Grabado de T. Inglefield de 1787, después de C. R. Ryley[/caption]

 

[caption id="attachment_101013" align="aligncenter" width="420"]V0007138-700x1022 Thomas Inglefield, un artista nacido sin extremidades, veinte años. Grabado de 1804.
Fecha de publicación: 22 de diciembre 1804[/caption]

 

[caption id="attachment_101017" align="aligncenter" width="470"]V0007158-700x1218 Johann Kleyser, un hombre que nació sin brazos. Aguatinta[/caption]

 

[caption id="attachment_101012" align="aligncenter" width="506"]V0007123-700x1133 Srta Hawtin, nacida sin brazos. Aguafuerte[/caption]

 

[caption id="attachment_101004" align="aligncenter" width="700"]L0033300-700x863 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii… qui monstra quaedam nova & rariora ex recentiorum scriptis addidit.
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101003" align="aligncenter" width="700"]L0033298-700x908 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101002" align="aligncenter" width="700"]L0033297-700x904 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101001" align="aligncenter" width="700"]L0033296-700x910 Dos figuras humanas con anomalías, un hombre y una mujer
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii ... qui monstra quaedam nova y rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101000" align="aligncenter" width="700"]L0033295-700x905 Dos figuras humanas con anomalías
Grabado
1665 De monstris. Ex recensione Gerardi Blasii… qui monstra quaedam nova & rariora ex recentiorum scriptis addidit
Fortunio Liceti Gerardus Blasius
Fecha de publicación: 1665[/caption]

 

[caption id="attachment_101006" align="aligncenter" width="700"]L0041573-700x486 La portada de la obra de Cavalieri, junto con una foto de los gemelos siameses masculinos.
1585 por Giovanni Battista Cavalieri monstruos; temas bíblicos, históricos y morales; paisajes; alegorías. Álbum de grabados, ca. 1585-1612
Fecha de publicación: 1585[/caption]

 

[caption id="attachment_101007" align="aligncenter" width="700"]L0041575-700x496 (Izquierda) Una figura monstruosa, con una pierna escamosa, alas en lugar de brazos, y un cuerno en la cabeza.
(Derecha) gemelos siameses. Uno de los gemelos no está completamente desarrollado y es totalmente compatible con el otro.
1585 por Giovanni Battista Cavalieri monstruos; temas bíblicos, históricos y morales; paisajes; alegorías. Álbum de grabados, ca. 1585-1612
Fecha de publicación: 1585[/caption]

 

[caption id="attachment_101019" align="aligncenter" width="490"]V0007222-700x918 Iòao Baptista dos Santos, un niño con piernas supernumerosas.
Litografía de W. Kohler[/caption]

 

[caption id="attachment_101023" align="aligncenter" width="490"]V0009875 Syphilis; severe lesions on face, 1855 Lápiz, tiza blanca y acuarela, el dibujo ilustra lesiones y pústulas severas en la cara de un hombre que sufría de sífilis. El dibujo de la izquierda muestra un detalle de la lesión ulcerada por encima de su ojo izquierdo.
Acuarela
1855, de Christopher D'Alton[/caption]

 

[caption id="attachment_100992" align="aligncenter" width="534"]L0016284-700x1073 Gemelos unidos
Observationes medicae. Editio nova
Nicolaus Tulpius
Fecha de publicación: 1652[/caption]

 

[caption id="attachment_100998" align="aligncenter" width="490"]L0029106-700x873 Niño con doble cabeza a la edad de 20 meses.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

 

[caption id="attachment_100995" align="aligncenter" width="490"]L0023733-700x626 Niño con doble cabeza acostado sobre su espalda.
Everard Home
Fecha de publicación: 1790[/caption]

 

[caption id="attachment_100994" align="aligncenter" width="468"]L0023732-700x1070 Dos gemelos unidos, nacidos el 28 de abril de 1703.
Grabado
1708 Description anatomique des parties de la femme, qui servent a la generation; avec un Traite des monstres
Jean Palfyn Fortunio Liceti
Fecha de publicación: 1708[/caption]

 

Twitter del autor: @tplimitrofe