*

X
Escucha a John C. Lilly y empieza a desprogramar tu mente para acercarte al infinito

psiconautas

John C. Lilly es una de las figuras más interesantes de la subcultura psicodélica, un verdadero explorador de la profundidad de la mente, la cual halló infinita, entrecruzándose con el universo mismo. A Lilly le debemos la popularidad de los tanques de privación sensorial que hoy en día son tan usados en la cultura del bienestar en sofisticados spas para ejecutivos. Lilly no los usaba para cuestiones cosméticas: los usaba como proxys para navegar al hiperespacio, flotando sin estímulos del exterior, observando su propia mente tomando fuertes dosis de LSD y ketamina (una droga cuya popularidad también le debemos a quien fuera apodado simplemente "The Scientist"). En su experimentación, este científico de la mente notó que nuestro cerebro era una biocomputadora y como tal tenía una serie de programas: genéticos, culturales, sociales, habituales, los cuales se repiten manteniéndonos atrapados en un circuito de sufrimiento e incapacidad de realizar el programa del ser superior; sin embargo, podían ser removidos buceando en la oscuridad del cosmos donde yacen los programas iniciales que escribió el Hacedor de Estrellas, como Lilly llamaba también al Programador del Universo. Aunque esta disciplina de meditar horas en un tanque observando la naturaleza de la mente inyectándose drogas psicodélicas en un mar-muerto de los sentidos no parece ser una disciplina científica, Lilly, formado científicamente como psiquiatra, la abordó en la medida de lo posible como un experimento científico en el que él era el experimentador, el sujeto y el experimento mismo. Los resultados oscilaron entre experiencias de iluminación o samadhi y serios momentos de disociación y demencia.

Como los antiguos exploradores de cuyas misiones semifallidas se nutrieron otros exploradores que la historia favorecería, Lilly es un referente trazando el mapa psiconáutico que las siguientes generaciones podrán utilizar. En sus momentos de incursión más profunda Lilly se encontró con lo que llamó el Centro del Ciclón, el ojo de la eternidad:

El centro del ciclón es ese centro quieto de baja presión en el que uno puede vivir, literalmente, para siempre. Justo afuera de este Centro yace la tormenta rotatoria de nuestro ego, compitiendo con otros egos en una furiosa danza circular de alta velocidad. Cuando uno se aleja del centro, el alarido del viento en rotación ensordece más y más hasta que te unes con la danza. El ser centrado sintiente-pensante de uno, nuestros satoris, están sólo en el centro, no afuera. Los estados motivados, empujados y jaloneados, los infiernos autocreados, están afuera del centro. En el centro del ciclón uno se desprende del Karma, de la vida, alzándose para unirse con los Creadores del Universo, nuestros Creadores. Aquí descubrimos que nosotros los hemos creado a Ellos que son Nosotros.

Todo esta introducción a propósito del siguiente video con subtítulos en español, en el que el doctor Lilly describe los patrones de repetición con los que la biocomputadora está programada y los cuales nos retienen en un nivel de realidad más bajo.

Lilly dice haber encontrado llaves para abrir las puertas de la prisión presente y descubrir que somos seres multidimensionales "con múltiples niveles de inteligencia" que en este momento "nos estamos comunicando con otros seres en realidades que no percibimos directamente en nuestro estado actual". El ser humano permanece en el tiempo "repitiendo patrones en un circuito ciclado", como si estuviese corriendo las cintas de una grabación en tres niveles, nuestras acciones, sentimientos y pensamientos, repitiéndose en círculos. Esta es la forma en la que "evitas lograr tus metas, repitiendo patrones... con la seguridad de lo familiar, la seguridad de las viejas grabaciones". Debemos "abrir los loops hacia el infinito, hacerlos elípticos e hiperbólicos, hacerlos tan grandes que en esta vida no se repitan... espirales infinitas".

 

Te podría interesar:
¿Podemos llevar los psicodélicos al acontecer diario y aumentar nuestro desempeño? ¿O es esto una aberración, un despropósito de la esencia dionisíaca y plutónica de estas fuertes sustancias que estremecen el alma y sacuden la tierra?

coffee

"La dosis hace el veneno", dijo famosamente Parecelso, el gran alquimista suizo. Hay una frontera muy tenue entre lo que hace que una sustancia sea asimilada por el cuerpo sin sobresaltos y pueda cruzar la barrera de la sangre  de manera equilibrada sin provocar altibajos y generar un ramillete de efectos colaterales. En el caso de los psicodélicos, los psiconautas occidentales viven bajo la influencia de Terence McKenna y otros proselitistas de la "dosis heróica". McKenna creía que uno debía tomar fuertes dosis de DMT u hongos alucinógenos, solos en la oscuridad (acaso con una niñera que no estorbe, ni figure) para asegurarse de tener una experiencia transformadora, disolver fronteras y cruzar hacia lo numinoso-maravilloso --por la vía del pánico o el mysterium tremendum, donde los duendes y las entidades metamórficas (como balones-diamantes de básquet que se driblan solos) te reciben con una porra y dicen hooray (como esta canción de Pink Floyd). Y no hay duda de que al menos en lo que concierne a neófitos que buscan rasgar el velo de las ilusiones y saber de qué se tratan los psicodélicos este parece ser el mejor camino para seguir. De otra manera es posible que uno no consiga cruzar, no llegue al mundus imaginalis y no descubra que existen múltiples realidades. La medicina psicodélica opera en este sentido a través del shock y no del equilibrio. Reformatea la visión de mundo, lo que permite una transducción de información que en algunos casos puede reparar y depurar la comunicación entre células. A fin de cuentas, una experiencia psicodélica es una forma de propaganda espiritual que se difunde en todo el cuerpo. Cambia la señal que emitimos y el estrés al que sometemos al organismo. Algo como una app de la mente que activa un proceso de autosanación.

psycDicho esto, algunos psiconautas están abogando por un uso más funcional, más integral y liviano de los psicodélicos. Tomar pequeñas dosis de LSD, hongos o mescalina de tal forma que uno pueda continuar con su vida cotidiana, sólo con una cierta agudeza sensorial, con mayor curiosidad o ánimo y un brillo en las cosas apenas perceptible. Manteniendo la dosis apenas en el umbral, para que sea una capa pragmática y controlable. Usar los psicodélicos como estimulantes para trabajar, estudiar o disfrutar de los placeres sensuales, de la misma forma que usamos el té, el café o el chocolate. El psiconauta Thad McKraken ha estado realizando una serie de experimentos, los cuales relata en Disinfo, en los que ha empleado microdosis de psilocibina para realizar actividades cotidianas --leer, escribir, ir a un concierto-- y en su caso otras no tan cotidianas, ya que parece tener una fascinación por estados de telepatía inducida y encuentros hipnagógicos. McKraken ha intentado incluso suplantar su dosis diaria de café expresamente con psilocibina:

Todo el día siguiente sentí una sensación de leve euforia rondando el perímetro de mi conciencia. Duró hasta que me fui a la cama, de nuevo haciendo que evitara mi típica tasa de café de la tarde. En las 10 o más veces que he estado experimentando con esto, no he detectado efectos negativos, más allá de una pequeña inquietud. Nada de resaca. En realidad lo opuesto. Al otro día me siento mejor.

McKraken no es el único que ha probado estas mieles más discretas de los psicodélicos. En el sitio High Existence hablan sobre lo que el psiconauta James Oroc considera es una tradición secreta entre atletas de deportes extremos: usar LSD en microdosis como doping para mejorar la concentración o como una especie de supervitamina (para la stamina). Cómete sólo el cuartito. Esto parece ir en el sentido que tanto le gustaba a McKenna, quien creía que los psicodélicos eran una ventaja evolutiva. Solía citar los estudios de la década de los setenta de R. Fischer con psilocibina, los cuales aparentemente mostaron que el ingrediente activo de los hongos mágicos en pequeñas dosis podía mejorar la agudeza visual. Según la nota, las microdosis tienen los siguientes efectos:

-mejoran el estado de ánimo

- mejoran la capacidad de concentración

-mayor apertura emocional

-se aprecian más los detalles, las texturas

-el estomago se puede sentir pesado, la panza inflada

-parálisis por sobreanálisis

-peligro de crisis emocionales acumulativas

-son excelentes para el sexo o para escuchar música

Este acercamiento a los psicodélicos parece entreabrir una puerta inevitable que seguramente ya están explorando los ejecutivos de Silicon Valley: usar los psicodélicos no sólo como dinamita creativa, sino como nootrópicos funcionales, pan iridiscente de cada día. Es difícil saber que tan fácil será domar a las bestias mágicas de las plantas de poder aunque se tomen sólo en pizcas. McKraken imagina pastillas de psilocibina en todas las gasolineras. Algo que me recuerda el hábito encontrado entre camioneros por la zona del desierto de San Luis Potosí que combinaban mescalina o mordidas ocasionales de peyotes con Cafiaspirinas y Coca-Cola para manejar por días seguidos. A veces las luces se hacían muy grandes y la carretera tenía túneles nuevos, pero en general la libraban bien.

Siento cierta ambivalencia ante esta práctica de tonificadores psicodélicos. Por una parte parecen sintonizar la búsqueda alquímica del elixir o la Pastilla Dorada de la Inmortalidad, que no era ciertamente una sustancia que dejara al adepto en un estado de embriaguez incontrolable con secuelas y efectos secundarios. El elixir era una sustancia que podía tomarse diariamente, podía incluso usarse para condimentar el agua o los alimentos como una sal universal, siendo una coagulación del espíritu de la naturaleza. Lo que hacía más que purgar o mover el punto de encaje de la percepción era mantener al organismo en homeostasis. No generaba grandes visiones enteógenas, sino que era la continuidad de la obra alquímica, tierra fértil para poder continuar el trabajo de acumular conciencia y energía. El elixir seguramente era tal, también, por el trabajo del adepto, el proceso era parte de su beneficio. No estoy seguro si los psicodélicos califican en este sentido como elixires, aunque me parece interesante que se explore el sendero de la microdosis. Psiconautas un poco más zen. Haciendo experimentos sutiles. El trabajo de la percepción sutil como punto de partida y puente hacia la continuidad entre el sueño y la vigilia. ¿Desayunar un caballito de ayahuasca rebajada con un par de gotas de oro monoatómico? ¿Alguien? Para antes de tu junta.

Mi duda viene a través de Erik Davis, uno de los grandes antropólogos de nuestra era. En uno de sus podcasts de Expanding Mind, Davis se pregunta si el papel de los psicodélicos es estar siempre en las afueras, jalándonos hacia otros mundos y otros sistemas de percepción y realidad. Cumpliendo con la necesidad de cuestionar y crear cierta fricción creativa contra la realidad convencional y la percepción consensual. Es decir, el poder de estas plantas mágicas existe esencialmente en los márgenes, en las zonas liminales, en la oscuridad que iluminan, y si los integramos a la sociedad, los hacemos parte del mercado, los encontramos ya en el Seven Eleven y nuestro seguro lo paga perderían su cualidad misteriosa, psicopómpica, de donde viene su asociación chamánica y profundamente terapéutica. Para que operen en todo su temible esplendor deben significar un riesgo, una experiencia fuera de lo ordinario que nos hace enfrentarnos con la sombra arquetípica. Los psicodélicos son, por definición, lo que nos muestra la psique, y la psique pertenece sobre todo al inframundo, al valle de las sombras, al mundo de los sueños, no al mundo solar, socialmente aceptado, civil y burgués, donde no se habla de la muerte. ¿Podemos llevar a la muerte al almuerzo y hacerla parte de nuestros intercambios diurnos? Históricamente los psicodélicos eran parte de una tecnología y una mitología ritual, como ocurría en Eleusis con el ergot o con la ayahuasca, que significa "liana o viña de la muerte". ¿Qué tanto puede la cultura pop capitalista integrar estas prácticas sin destruirlas, sin arrancarles el alma? No tengo las respuestas (las preguntas son lo psicodélico).

Twitter del autor: @alepholo