*

X
El nuevo collar para gatos Warkitteh puede detectar todas las redes Wi-Fi de tu vecindario mientras tu gato se pasea por los techos

warkitteh-gene-bransfield

Hace poco tiempo, un gato siamés llamado Coco detectó y mapeo docenas de redes Wi-Fi en su vecindario mientras se paseaba por los techos y jardines de sus vecinos en Washington, D. C. Identificó, sobre todo, cuatro routers que usaban una forma de codificación vieja y fácil de romper.

Sin saberlo, Coco llevaba puesto un collar creado por el investigador de seguridad Gene Bransfield, que tenía dentro un chip SparkCore cargado con firmware, una tarjeta Wi-Fi, un mini GPS y una batería: todo lo necesario para mapear las redes en el vecindario que podrían ser vulnerables a un intruso con herramientas básicas de hackeo.

Bransfield presentó su collar en la conferencia DefCon hacker en Las Vegas, y lo llamó “Warkitteh”. Por menos de 100 dólares, este collar convierte a cualquier gato en un perfecto cómplice de hackers.

De acuerdo con él, el collar no representa una amenaza seria de seguridad. Es, más bien, un hack inocente diseñado para entretener a los cat-hack-01geeks de la tecnología. Sin embargo, el collar muestra cuántas redes hay ahí afuera que son realmente fáciles de penetrar. La configuración WEP entre ellas.

Y aunque Bransfield admite que su dispositivo gatuno es un mero entretenimiento, espera que genere conciencia en usuarios acerca de la privacidad que dan por sentado. “Los gatos son más interesantes para la gente que la información de seguridad”, dijo. “Si las personas se dan cuenta de que un gato puede hacer uso de su Wi-Fi, quizás eso sea bueno”.

De cualquier manera, debemos considerar que no pasa nada si abrimos nuestras redes Wi-Fi a la comunidad. “La información quiere ser libre”, siempre.

 

Te podría interesar:

¿Por qué se debe legalizar la terapia con drogas psicodélicas (y cómo puedes ayudar)?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/11/2014

Evidencia científica muestra que los psicodélicos representan pocos riesgos para la salud y en cambio tienen numerosas aplicaciones medicinales y terapéuticas; puedes participar en una campaña que busca legalizar la terapia con LSD, MDMA, ayahuasca y otras sustancias

En los últimos años se han empezado otra vez a realizar estudios de terapia asistida con psicodélicos, algunos con la aprobación del gobierno de Estados Unidos, logrando prometedores resultados para tratar diversos padecimientos como el síndrome de estrés postraumático, la ansiedad de la muerte, cefaleas en racimo, depresión, adicciones y muchos otros, utilizando sustancias prohibidas como el MDMA, el LSD, la psilocibina, la ketamina, la ibogaína o la ayahuasca. Una buena parte de este renacimiento en la medicina psicodélica se debe al papel de la organización MAPS, que ha recaudado dinero y sobre todo ha ayudado a cambiar la conciencia colectiva a base de convincente información que muestra que estas sustancias tienen pocos riesgos y un gran potencial medicinal y terapéutico. 

Ahora MAPS está promoviendo el estudio clínico más grande de la historia con MDMA para tratar a pacientes que sufren de estrés postraumático (muchos de ellos, veteranos de guerra) y ha solicitado ayuda participando en esta campaña vía Indiegogo, que además tiene el superobjetivo de legalizar la terapia con psicodélicos a mediano plazo. Pronto (la meta es en 2021) esperan que sea posible comprar MDMA y LSD en la farmacia con una receta médica, para ser consumidos bajo la supervisión de un terapeuta. 

Como podemos ver en el video, existen numerosos casos de personas que empiezan a recibir los beneficios de la terapia psicodélica. En palabras del veterano de la guerra de Irak, Nicholas Blackston, este tipo de terapia puede comprimir años en un momento y acelerar el proceso de sanación. Blackston pide que estas herramientas sean accesibles para sus compañeros que siguen sufriendo --al final, es una cuestión de libertad y de poder decidir cómo queremos tratar nuestros padecimientos.

current-studies-infographic

 

Si quieres participar en esta propuesta, más allá de donar o difundir la información, podrías organizarte localmente para cuestionar las políticas locales sobre el uso de sustancias psicodélicas con orientación medicinal y empezar a proponer alternativas y dar a conocer información científica sobre los posibles usos de los psicodélicos. Se ha avanzado mucho en el caso de la marihuana medicinal; no así con otras sustancias que tienen un potencial igualmente importante. 

Si te interesa este tema, te recomendamos nuestra Guía de Medicina Psicodélica.