*

X

Hombre descubre el lenguaje matemático del universo tras golpearse la cabeza

Arte

Por: pijamasurf - 04/22/2014

Después de ser víctima de un violento asalto que le causó lesiones cerebrales, Jason Padgett nunca volvió a ver el mundo de la misma manera. Ahora ve patrones geométricos en todos lados, cada imagen le muestra la armonía matemática del universo.

jason_padgett

Si pudieras ver el mundo a través de los ojos de Jason Padgett posiblemente tendrías frente a ti una imagen de perfección, de orden, de la estructura que se esconde detrás de los detalles más nimios. Somos víctimas de las cosas, de su violenta unicidad, pues somos incapaces de ver la armonía geométrica del universo frente a nosotros.

Debido a un accidente traumático causado por un brutal ataque Jason ha sido capaz de ver estos patrones por más de una década. Este cambio de percepción es, en el fondo, un cambio en la estructura de su cerebro. Jason no sólo tuvo la suerte de sobrevivir, sino que su cerebro fue completamente reseteado, volviéndose un supercomputador.

Jason no necesita una calculadora para saber, por ejemplo, que el Teorema de Pitágoras es exacto, sino que puede ver cómo se manifiesta en la geometría de cualquier edificio o cualquier árbol. El universo habla en un lenguaje secreto y desde que Jason fue atacado violentamente por unos asaltantes empezó a entenderlo.

quantum-sea-shell-crunch

Los doctores dicen que no hubo un cambio sustancial en su cerebro, más bien parece que una habilidad innata, pero dormida, fue despertada. Al menos ésta es la teoría de Darold Treffert, la más famosa autoridad en cuando a savants se refiere. Treffert le dijo a Jason que todos tenemos habilidades extraordinarias justo bajo la superficie, que son como instintos innatos que esperan el momento de ser despertados. Por qué nuestro cerebro reprime estas habilidades es un misterio, pero a veces hay traumatismos que pueden liberarlas.

Cuando Jason se cepilla los dientes tiene que pasar el cepillo por el agua 16 veces. No sabe por qué, simplemente es un número que tiene grabado en su cabeza. Sin embargo, trata de no preocuparse mucho por estos detalles, de no pasar horas descifrando patrones geométricos en el flujo del agua o en los rayos de sol que se rompen al pasar por las hojas de los árboles.

ae6ab0e3

Le gusta tener 43 años. El 43 es un número primo, uno de esos números extraños, con un poder especial, que le gusta recitar como un mantra cuando necesita espantar la mala suerte.

No puede evitar contarlo todo, nunca masca chicle para evitar contar el número de mordidas que le está dando. Cada número hace surgir una imagen, un patrón nuevo, una forma que hace surgir nuevas formas, cuando cada forma es la semilla de un fractal. Para Jason todo son fractales, todo es el reflejo de esta estructura inacabable. Incluso una vez una firma de Toronto lo contactó para aplicar su geometría fractal al mercado de valores.

Sus nuevas habilidades han llevado a Jason a recorrer el mundo, a conocer psicólogos y matemáticos con los cuales ha confrontado sus teorías sobre el mundo y la conciencia. No necesita la fama, todos los días se despierta para trabajar, se siente feliz de abrir los ojos y dejarse cautivar por el esplendor del mundo. Nunca se aburre, el universo es un gran cuenta historias, y siempre entrega una nueva historia en el café para quien sabe leerla.

[Salon]

Te podría interesar:

Colabora con los muertos para crear arte (y sanarte)

Arte

Por: pijamasurf - 04/22/2014

Psi-Art ofrece registrar datos de una sesión de comunicación interdimensional y transformarlos en una imagen.

 

 itcslides_r2_c2

La colaboración está de moda. Proyectos transversales que reúnen a diferentes personas y grupos para catalizar el poder de la inteligencia colectiva o la complementación multidisciplinaria. ¿Por qué no colaborar con tus muertos más queridos para crear una pintura que puede servirte como un portal o un paisaje de meditación y sanación? Muchas veces tenemos cabos sueltos con nuestros muertos, y como si fueran hilos invisibles, nos siguen sujetando e influyendo de tal manera que quizás la razón por la que no acabas de sentirte bien es porque mantienes un conflicto o un bloqueo relacionado a esa persona querida que ya se fue. Pero tal vez hay una forma de contactarlos y hacer las paces. Sanarte: crea arte.

La organización Psi-Art ofrece un sesión de comunicación interdimensional a partir de la cual se producirá una imagen. La imagen será el resultado de la medición de la interacción del espíritu convocado por ti  a través de un aparato de transcomunicación instrumental (ITC, por sus siglas en inglés). Este término fue acuñado por el profesor Ernst Senkowski y es usado como un término paraguas para todo tipo de aparatos electrónicos que registran o facilitan la interacción con los muertos. Generalmente captan lo que se conoce como fenómeno de voz electrónica, imágenes ectoplásmicas o algún de vibración electromagnética: “datos que de manera precisa captan el estado ambiental que se presentó en el laboratorio cuando invitaste a la persona fallecida a participar en la sesión”. Esta información se transforma para que pueda ser visualizada y conforma una pintura –arte inspirado en la ciencia-- la cual se vende en 150 dólares.

La séance tiene lugar en el Windbridge Institute, y es guíada por el equipo de Mark Bocuzzi y la Dra. Julie Beischel. El método de invitación astral es fundamentalmente una meditación en la que es clave enunciar la intención de que el muerto se manifieste. Esta misma empresa ofrece también una imagen generada con la atención dirigida, lo que llama “arte-intención”. En esta modalidad se traduce el efecto de la intención registrado en unos generadores de evento aleatorios (Regs: random event generators), similares a los que utiliza el Global Consciousness Project en Princeton para medir la interacción de la conciencia colectiva.

¿Hasta que punto estas imágenes son verdaderamente el resultado de la interacción con los muertos? Es difícil decir, varios factores intervienen, entre ellos la creencia de la persona que invita –tanto para la efectividad del llamado como para luego darle un sentido a la imagen. Hay un mercado para todo. Pero por otro lado el ejercicio en sí mismo puede ser valioso, ya que forza a una persona a abrir su mente y enfrentarse con su pasado --de esta meditación artística pueden surgir cosas positivas, incluyendo una imagen que es una especie de grabación de un momento, si no necesariamente recibiendo una comunicación de ultratumba, sí al menos de la genuina intención de comunicarse. Autoconocimiento o conocimiento del más allá, de cualquier forma el proyecto es interesante.