*

X

Doble o nada: las mellizas que comparten novio y gastan miles de dólares en ser aún más parecidas (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/13/2014

Las hermanas Lucy y Anna DeCinque son un ejemplo de que la muerte del yo también puede darse a partir de integrar un yo colectivo: una personalidad escindida de la que ninguna de las dos es expresión última.

Tal parece que la identidad genética no fue suficiente para un par de mellizas australianas, quienes en conjunto han gastado más de $200 mil dólares en cirugías plásticas para moldearse una a la imagen de la otra —el problema viene cuando tratas de saber cuál es cuál, pues su obsesión identitaria, por llamarla de algún modo, o su compartir cada aspecto de la vida, llega al punto en que tienen una misma cuenta de Facebook, duermen en la misma cama y tienen un mismo novio.

"Hay tres personas en nuestra relación. Estamos compartiendo", dice Anna DeCinque, quien está de acuerdo con su hermana Lucy en que "tenemos el mismo gusto en todo, así que obviamente nos va a gustar el mismo chico también."

Las mellizas de 28 años nacieron con un minuto de diferencia, y desde entonces han sido inseparables, al grado de hacerse colocar los mismos implantes de senos, el mismo trabajo en los labios y el mismo diseño de tatuaje para las cejas.

Las hermanas viven con su madre de 71 años en la ciudad de Perth y trabajan sirviendo comida en un albergue para ancianos, pero incluso aquí viven como si fueran una sola, dividiendo el horario de trabajo y la paga. Todo lo que ganan lo gastan en ropa y cirugías: dos muñecas como dos gotas de plástico.

En un mundo donde la premisa de la individualidad y la diferencia rige las decisiones existenciales y de consumo, es curioso ver que en las hermanas DeCinque, la individualidad se exprese en una búsqueda de ser indiferenciables una de otra. Como una especie de muerte del yo individual en favor de la exaltación de un yo colectivo o bipartita, del cual ninguna de las dos es expresión completa.

 

Te podría interesar:

Los "Cuadernos negros" de Martin Heidegger confirmarían su antisemitismo, pero: ¿en verdad importa?

Por: pijamasurf - 03/13/2014

La aparición de escritos aún no conocidos de Martin Heidegger dejarían clara una relación entre su filosofía y el supuesto antisemitismo que, a la luz de estos textos, quedaría más que confirmado.

heidegger

Martin Heidegger asumió la rectoría de la Universidad de Friburgo muy poco después de que Adolf Hitler subiera al poder. Durante los años siguientes, la leyenda negra de la afiliación nazi del magnífico filósofo ha tenido legiones de comentaristas: desde los que creen que hace falta contextualizar cuando se habla de que Heidegger estuvo afiliado al partido nazi y nunca criticó las políticas del Tercer Reich, hasta los que piensan que las circunstancias siempre fortuitas de una vida no pueden determinar el rumbo de un pensamiento. Pero una nueva información sale a la luz.

Antes de morir, Heidegger indicó el orden exacto en que sus trabajos no publicados debían ser entregados a la imprenta. De éstos, pronto verán la luz tres gruesos volúmenes empastados en cuero que el filósofo escribió entre los años '30 y '40, los cuales se conocen como Cuadernos negros, y aparecerán en Alemania a finales de este mes. 

El editor de los Cuadernos negros, Peter Trawny (quien es también director del Heidegger Institute en la Universidad de Wuppertal) ha discutido el contenido de este material con la prensa y, según sus propias palabras, "parecen ilustrar más allá de cualquier duda que Heidegger albergaba convicciones antisemitas durante la dictadura nazi".

Este comentario echaría por tierra la defensa de estudiosos como Paul Hockenos, quien escribió respecto a los "años nazis" de Heidegger que "nunca hubo una pistola humeante en el expansivo trabajo del filósofo alemán; una referencia explícita y peyorativa a los judíos o al judaísmo como tal".

Pensando por un momento con sangre fría (es decir, con la concentración y agudeza de Heidegger), ¿qué tan grave sería que un antisemita hubiera escrito uno de los tratados ontológicos más discutidos y comentados del siglo XX, Ser y tiempo? ¿Le restaría alguna legitimidad a esa "historia del ser", que fue el programa de su pensamiento? El problema, según Trawny, es que los Cuadernos negros relacionarían irrevocablemente el supuesto antisemitismo de Heidegger con su filosofía; no se trataría, pues, de un mero chisme entre académicos que gustan de desenterrar las intimidades de sus héroes filosóficos, sino de información que podría servir como la antropología del pensamiento de Heidegger, llevándolo a un derrotero para el que nuevos marcos de estudio se harán necesarios.

Sería, sin embargo, una poética ironía que una hipotética (y francamente improbable) evidencia pudiera revertir la marca que ha dejado Heidegger en el pensamiento y la historia de las ideas: que el peor enemigo del solitario filósofo del bosque fuera él mismo.