*

X

7 señales de que las redes sociales están acabando con tu autoestima

Por: pijamasurf - 03/20/2014

Estudios muestran que la adicción a las redes puede estar afectado negativamente tu autoestima, sobre todo cuando empiezan a sustituir tus espacios de interacción en el "mundo real".

jasper-rietman2

En esta era tecnológica, las redes sociales se han vuelto una forma fundamental de interactuar con tus amigos y con el mundo, hasta volverse uno de nuestros rituales cotidianos. Sin embargo, lo que normalmente empieza como un inofensivo hábito virtual, puede rápidamente convertirse en una adicción que dejará destrozado tu narcisismo, devolviéndote un miserable reflejo o haciéndote caer  para ahogarte en las aguas de tu propia autocomplacencia. 

Estudios muestran que hasta dos terceras partes de la gente encuentran difícil relajarse y dormir después de pasar tiempo checando sus redes sociales. De 298 usuarios, 50% dijo que las redes sociales hacían que sus vidas y su autoestima empeoraran. Así que, ¿qué es lo que hacen las redes sociales para afectarte de esta manera? 

De acuerdo con la psicoterapeuta Sherrie Campbell, las redes sociales pueden darnos la falsa ilusión de pertenecer y estar conectados sin estar construyendo intercambios reales. Esto hace muy fácil perderse en el ciberespacio y darle más peso del que le damos a nuestra realidad.

¿Cómo saber si tus hábitos virtuales son saludables o te están afectando? Si te sientes estresado, ansioso o estas teniendo pensamientos negativos después de usar las redes sociales, puede que sea tiempo de tomarte un descanso. Aquí hay siete señales a las que debes permanecer atento si no quieres que tu autoestima acabe hecha pedazos en tus visitas al ciberespacio:

 1. ¿Las redes sociales perturban tus pensamientos e interacciones en el "mundo real"?

Si te sientes preocupado o incómodo cuando eres incapaz de acceder a las redes sociales o a tu mail, es probable que tu dependencia a las redes esté afectando a tu autoestima. Además, si lo primero en lo que piensas en la mañana es en checar tus notificaciones o te das cuenta de que no sueltas tu teléfono aunque estés teniendo interacciones cara-a-cara, seguramente quiere decir que las redes están invadiendo tu vida y están impidiendo que te relaciones. Quizá es tiempo de pisar el freno y volver a tomar el control de tu vida.

2. ¿Las redes sociales afectan tu estado de ánimo?

Si este hábito voyeurístico está afectando tus pensamientos y sentimientos sobre ti mismo, seguramente está dañando tu autoestima. Un nuevo estudio ha encontrado fuertes vínculos entre las redes sociales y los desórdenes alimenticios. Las mujeres que pasan más tiempo conectadas a Facebook tienen una más alta incidencia de “comportamiento enfocado en la apariencia” (como la anorexia) y tienden a ser más ansiosas y conscientes de su cuerpo. Lo que es más, 20 minutos en redes sociales son suficientes para que un usuario empiece a preocuparse por su figura y su peso. Mientras más vacía sea tu vida personal, más te verás atraído por el mundo virtual, la gente aburrida y solitaria tiende a pasar más tiempo conectada, que aquellos que están ocupados y activos.

3. ¿Tus interacciones en la vida real se han vuelto difíciles y estar solo es angustiante?

Si estás luchando por lograr hacer conexiones cara-a-cara o tienes problemas para comunicarte, puede que las redes sociales tengan la culpa. Estudios señalan que las redes sociales son un camino para volver las relaciones más superficiales y emocionalmente más desapegadas. Campbell explica que “las redes sociales son una forma muy perezosa de hacer relaciones e impacta en nuestra incapacidad de estar solos. Tenemos una generación de niños creciendo sin saber qué es estar sentados solos porque el ruido social no para. Están perdiendo la idea de lo que es esperar por información. No conocen la idea de pasar tiempo solos o tener paciencia. La tecnología nos permite tener conexiones cuando queremos sin tener que esperar, pero nunca seremos capaces de acurrucarnos con la computadora en la noche. El contacto humano sigue siendo una necesidad psicológica fundamental.

4. ¿Sientes envidia por lo que los otros publican?

Cuando estás deprimido es fácil volverse celoso acerca de lo que otras personas publican sobre su vida, sobre todo imágenes de felicidad y éxito. Es importante recordar que lo que estás viendo es sólo un leve detalle de la vida de alguien, que la mayoría de las veces está siendo embellecida y está basada más en la fantasía. Cuando estas imágenes empiezan a envenenar la forma en que ves tu propia vida, puede que sea momento de apagar la pantalla.

5. ¿Disfrutas con el infortunio de otros?

Si encuentras que estás feliz mientras otros se sienten miserables en las redes sociales, quizá deberías empezar a preguntarte si esto esto es saludable psicológicamente para ti. Puede que sólo estés valorando tu propia miseria e infelicidad comparándola con la de los demás. Incluso aquellos que publicitan sus tragedias lo hacen porque ansían atención para levantar su autoestima. Si llegas al punto en que necesitas reparar tu ego vulnerado recibiendo likes, quizá sea momento de meterte en un régimen de dieta de redes sociales.

6. ¿Mides tu éxito a través de los demás?

Chequeo de realidad: tu número de contactos o likes no equivale a tu éxito en la vida. Las redes sociales sólo muestran el proceso de edición de una vida, muestran lo que las personas escogen revelarnos a través de un filtro que hace parecer todo más brillante. Todo el tiempo estás contando una historia, tú decides si es una historia de éxito o de fracaso, pero eso no implica que tenga que coincidir con tu realidad. Es más útil hacer cambios en la vida real que gastar el tiempo construyendo tu imagen en Facebook.

7. ¿Eres adicto a la atención y al drama?

Es fácil quedar envuelto en el drama y los jugosos chismes de las redes sociales, en especial cuando a tu vida real le hace falta emoción. Pero éste puede ser un juego peligroso donde la gente realmente termina lastimada. Estudios muestran que Facebook contribuye a generar celos dentro de las relaciones y su uso excesivo puede de hecho dañar tus relaciones en virtud del hecho de que información que una persona normalmente no compartiría se vuelve de dominio público. Esto lleva a algunos a tomar medidas desesperadas, como volverse "investigadores privados amateurs" mientras se embarcan en una búsqueda por encontrar material incriminador. Deberías gastar tu tiempo en búsquedas reales que beneficien tu autoestima en vez de minarla.  

nick dewar10

¿Necesitas una solución?

Para aquellos que piensen que su autoestima está siendo influenciada negativamente por las redes sociales, Campbell dice que lo más importante es reconectar con tu presencia y tu marca personal, esto es, desengancharse del mundo de tu computadora. 

Yo le recomiendo a la gente desconectarse de las redes sociales y eliminarlas de su vida. Regresa a tu vida real. Si no puedes hacerlo, entonces empieza a monitorear tu uso, sobre todo antes de irte a acostar o remueve o bloquea a la gente que te hace pensar negativamente acerca de ti mismo [...] Si te das cuenta de que te vuelves a la tecnología en momentos donde la conexión y el aprendizaje de nueva información no son realmente importantes, darás el primer paso para reconectarte contigo mismo.

[Salon]

Te podría interesar:

¿Dónde está el avión malasio? Desde teorías de conspiración hasta las últimas pistas

Por: pijamasurf - 03/20/2014

Uno puede perder un vuelo --no un avión. Aquí un resumen de las hipótesis descartadas y las últimas pistas de investigación sobre el avión desaparecido, cuyos restos se buscan en este momento en algún lugar cerca de Australia.

afp-avion-malasia-busqueda-mar-malaca

El 8 de marzo pasado, un Boeing 777-200ER salió de Kuala Lumpur, capital de Malasia, con rumbo a la capital china, en Pekín. Una hora después del despegue se perdió todo contacto con la aeronave del vuelo MH370. Hasta el momento son 26 los países que colaboran en la búsqueda, ya sea enviando equipo de rastreo (como EE.UU. y China) o monitoreando las posibles rutas que pudo tomar el avión, a bordo del cual iban 239 personas.

La gente suele perder vuelos —pero los aviones no suelen perderse así como así. Este modelo de avión tiene un buen récord de seguridad. Sin embargo, lo cierto es que nadie sabe dónde está el avión malasio, y muchas hipótesis se han propuesto para conocer su paradero. Son hipótesis simplemente porque no existe evidencia que respalde ninguna de ellas; desde líneas de investigación, teorías expresadas por pilotos hasta supuestas abducciones extraterrestres (o terrestres, con un buen hacker), tal vez uno o varios de estos escenarios puedan llevar a encontrar el avión perdido, por lo que haremos un recuento de lo que se sabe hasta ahora.

Ruta imprecisa

(Si eres bueno con los mapas, tal vez quieras seguir la crónica con uno cerca.)

La ruta del vuelo MH370 de Malaysia Airlines debió cruzar el golfo de Malasia rumbo a Vietnam, al noreste, después de salir de Kuala Lumpur con destino a China. Aproximadamente una hora después, el transpondedor y el radar secundario se apagan.

Este momento es crucial, pues es cuando los controladores aéreos dejan de tener información sobre la localización del avión, tanto por reflexión (radar secundario) como por respuesta directa del transpondedor. Aquí el avión “desaparece” en el sentido en que es imposible localizar su posición, pero algo debió pasar con él. Es aquí donde las hipótesis comienzan.

Si el avión explotó súbitamente por un desperfecto técnico o humano (poco probable dadas las condiciones de la nave y el clima), ¿dónde están los restos? Si fue secuestrado, ¿por qué los secuestradores no hicieron llegar ninguna demanda? El piloto Chris Goodfellow ha propuesto la sencilla teoría de que un incendio comenzó y los pilotos simplemente apagaron todos los circuitos del avión para aislar la zona del incendio y evitar su propagación. Esto explicaría que el avión hubiese “desaparecido” de los radares, al menos.

Los pilotos a cargo del vuelo, el capitán, Zaharie Ahmad Shah, y el primer oficial, Fariq Abdul Hamid, tienen impecables registros y muchos años de experiencia. Según Goodfellow, el abrupto giro hacia el noroeste –fuera del curso rumbo a Pekín– corresponde a una maniobra de emergencia con que el capitán Ahmad pretendía llevar el avión a tierra, específicamente al aeropuerto Palau Langkawi, mucho más cerca de la última posición conocida del avión que el aeropuerto de Kuala Lumpur.

Inmarsat, una compañía de comunicaciones satelitales, informó que a pesar de que los radares dejaran de funcionar, sus satélites tuvieron comunicación con el avión hasta cinco horas después de que los radares se apagaran, y hasta poco antes de que el avión llegara a la costa este de Malasia. Esto dejaría de lado la hipótesis de que el avión hubiera explotado, pues para que Inmarsat pudiera registrarlo, el avión tendría que estar volando. Por desgracia, esta señal es solamente el equivalente a decir “estoy vivo”, sin que sea posible saber a través de ésta el estado del avión o de la tripulación, o sobre la posición precisa de la nave durante la transmisión.

avion

Punto ciego

El avión desaparece del radar, pero vuela durante al menos cinco horas más… ¿hacia dónde? Tenía combustible suficiente para volar durante siete u ocho horas, según la información del primer ministro Razak.

Las autoridades investigaron sin éxito dos posibles trayectorias: desde la frontera de Kazajastán y Turkmenistán hacia el norte de Tailandia y desde Indonesia hacia el sur del Océano Índico. Sobra decir que todos los esfuerzos han sido infructuosos.

China también afirmó encontrar lo que parecían ser restos en el mar meridional del país; sismólogos chinos registraron un “evento en el lecho marino” (que podría haber sido provocado por el impacto del avión en el mar) 90 minutos después de que la aeronave desapareciera. Incluso hicieron circular una foto satelital con supuestos restos del avión, pero el gobierno de Malasia ordenó dejar de buscar también en el mar de China meridional, descartando las imágenes.

Estados Unidos envió equipo de alta tecnología para revisar el océano Índico, e incluso la compañía DigitalGlobe puso a disposición del público fotografías de alta resolución satelital de 3,200 kilómetros cuadrados de mar en el golfo de Tailandia, inaugurando poco después una plataforma de crowdsourcing donde los usuarios pueden buscar manualmente restos de la aeronave en el mar.

(Lo anterior provocó un toque cómico en esta historia, cuando la estrella de rock Courtney Love afirmó a través de las redes sociales haber encontrado la aeronave, incluso aportando las “coordenadas).

La pista más promisoria hasta el momento de cerrar esta nota son las imágenes de supuestos restos encontrados al sureste de Australia. En una operación conjunta entre Australia, Nueva Zelanda, Noruega y los EE.UU. se cubrió un área de 2,500 kilómetros cuadrados; los “restos” son un objeto de hasta 24 metros, pero las autoridades no llaman a hacerse esperanzas, pues podría tratarse de un objeto no relacionado con el vuelo MH370.

Por el lado de las teorías de conspiración, tempranos comentadores de redes sociales afirmaban que la supuesta desaparición del avión de Malaysia Airlines no era sino una cortina de humo para encubrir los avances militares de Rusia sobre la península de Crimea, en Ucrania, donde las tensas negociaciones entre Rusia y los aliados occidentales de Ucrania (la Unión Europea y Estados Unidos) se mantienen en un nivel que recuerda al de la Guerra Fría.

Por otro lado, un comunicado de la supuesta “Federación Galáctica” afirmaría que el avión fue secuestrado y llevado al interior de la Tierra para presionar a los gobiernos del mundo a firmar la Ley NESARA, que minaría para siempre el poder de los banqueros.

La cadena CNN incluso especuló sobre la posibilidad de que el avión hubiera sido tragado por un agujero negro.

Secuestro

Debido al tiempo transcurrido desde la última comunicación con la aeronave, el primer ministro de Malasia, Najib Razak, afirmó que la investigación entró en una "nueva fase", indicando que, además de las fallas técnicas o humanas, se abrirá una investigación criminal.

La investigación se centrará en los antecedentes de los pilotos, tripulación, pasajeros e ingenieros que hayan tenido contacto con la aeronave. El primer ministro Razak calificó la desaparición del avión como "una situación sin precedentes".

Lo cierto es que el tiempo sigue pasando y el paradero del vuelo MH370 y sus 239 tripulantes sigue siendo un misterio.

Por el momento la pista que más se persigue es el posible avistamiento de restos del avión cerca de la costa australiana. Una búsqueda coordinada entre diferentes gobiernos de la zona se ha organizado pero hasta ahora ha sido infructuosa.