*

X

¿Por qué los escritores son los amos de la procrastinación?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/20/2014

La escritora Megan Mcardle analiza los orígenes psicológicos del síndrome de la procrastinación en escritores.

Screen shot 2014-02-20 at 2.39.18 PM

La procrastinación es una de las palabras que más han acumulado fuerza en las últimas décadas. Se utiliza todo el tiempo en redes sociales para denotar que el que la escribe la está practicando. Porque la era digital nos ofrece suficientes opciones para hacer de ello una metodología: de checar el correo a revisar Facebook, a discutir en Twitter, a buscar una receta de cocina, a investigar los beneficios de alguna verdura… Muchísima gente procrastina y además escribe sobre ello como una suerte de autocomplacencia culposa; pero al parecer para los escritores es un gaje del oficio. 

La escritora Megan Mcardle publicó un artículo interesante en The Atlantic que analiza esta práctica desde el punto de vista del escritor. En él propone que los escritores son tan buenos perdedores de tiempo porque son demasiado buenos en clase de literatura.

“La mayoría de los escritores fueron niños que fácilmente, y casi automáticamente, sacaron 10 en literatura. A una edad muy temprana, cuando los maestros de gramática estaban luchando por inculcar la lección de que el esfuerzo era la llave principal para ser exitoso, estos futuros escribanos proveían la mentira obvia a la aseveración. Mientras otros leían acaloradamente, ellos estaban dos grados arriba en sus libros de trabajo. […] Sus talentos naturales los mantenían al tope de su clase”, apunta Mcardle.

De acuerdo a Mcardle, el problema con esto es que cuando te conviertes en un escritor profesional estás compitiendo con todos aquellos que estuvieron al tope de su clase de literatura. Si has pasado la mayoría de tu vida navegando armónicamente gracias a tu talento natural, cada palabra que escribes se vuelve una prueba de qué tanta habilidad tienes, cada artículo se vuelve un referente de qué tan buen escritor eres. “Mientras no hayas escrito ese artículo, esa ponencia, esa novela, aún podría ser bastante bueno”, apunta. “Antes de que te pongas a trabajar, eres Proust y Oscar Wilde y George Orwell envueltos en un delicioso paquete”.

La procrastinación en el escritor, de acuerdo a esta teoría, radica en entregar algo terrible. El prospecto de escribir algo que no es muy bueno parece paralizar al escritor promedio, y lo único que lo salva es que –la mayoría de las veces–, mientras se acerca la fecha de entrega, su miedo a no entregar nada sobrepasa su miedo a entregar algo mediocre.

La psicóloga de Stanford Carol Dweck, quien ha pasado su carrera estudiando el fracaso y cómo reaccionamos a él, respalda esta teoría sobre la parálisis. “El miedo a ser desenmascarado como el incompetente que ‘realmente’ eres”, dice, “es tan común que incluso tiene un nombre clínico: el síndrome del impostor. Un gran número de personas exitosas (particularmente mujeres), creen que no han ganado realmente sus puestos y están en riesgo de ser desenmascaradas como fraudes en cualquier momento”.

En otras palabras, muchas personas que trabajan en ámbitos que requieren no sólo dedicación, sino también talento, se “autoincapacitan” por miedo a no llenar las expectativas que tienen (y que creen que los otros tienen) de sí. La procrastinación, el dejar para el último momento el trabajo es la perfecta excusa para no triunfar. Los escritores que no producen copias se refugian en la hipótesis de que pudieron haber escrito una obra de arte pero no pudieron organizar su tiempo. La única esperanza entonces, de acuerdo a Mcardle, es que el miedo a no entregar nada sea más apabullante que el miedo a entregar algo mediano. Entender que todos los escritores son impostores, y que no por ello son malos o buenos, podría ser la clave principal de la productividad.

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 02/20/2014

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.