*

X

¿Por qué los escritores son los amos de la procrastinación?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/20/2014

La escritora Megan Mcardle analiza los orígenes psicológicos del síndrome de la procrastinación en escritores.

Screen shot 2014-02-20 at 2.39.18 PM

La procrastinación es una de las palabras que más han acumulado fuerza en las últimas décadas. Se utiliza todo el tiempo en redes sociales para denotar que el que la escribe la está practicando. Porque la era digital nos ofrece suficientes opciones para hacer de ello una metodología: de checar el correo a revisar Facebook, a discutir en Twitter, a buscar una receta de cocina, a investigar los beneficios de alguna verdura… Muchísima gente procrastina y además escribe sobre ello como una suerte de autocomplacencia culposa; pero al parecer para los escritores es un gaje del oficio. 

La escritora Megan Mcardle publicó un artículo interesante en The Atlantic que analiza esta práctica desde el punto de vista del escritor. En él propone que los escritores son tan buenos perdedores de tiempo porque son demasiado buenos en clase de literatura.

“La mayoría de los escritores fueron niños que fácilmente, y casi automáticamente, sacaron 10 en literatura. A una edad muy temprana, cuando los maestros de gramática estaban luchando por inculcar la lección de que el esfuerzo era la llave principal para ser exitoso, estos futuros escribanos proveían la mentira obvia a la aseveración. Mientras otros leían acaloradamente, ellos estaban dos grados arriba en sus libros de trabajo. […] Sus talentos naturales los mantenían al tope de su clase”, apunta Mcardle.

De acuerdo a Mcardle, el problema con esto es que cuando te conviertes en un escritor profesional estás compitiendo con todos aquellos que estuvieron al tope de su clase de literatura. Si has pasado la mayoría de tu vida navegando armónicamente gracias a tu talento natural, cada palabra que escribes se vuelve una prueba de qué tanta habilidad tienes, cada artículo se vuelve un referente de qué tan buen escritor eres. “Mientras no hayas escrito ese artículo, esa ponencia, esa novela, aún podría ser bastante bueno”, apunta. “Antes de que te pongas a trabajar, eres Proust y Oscar Wilde y George Orwell envueltos en un delicioso paquete”.

La procrastinación en el escritor, de acuerdo a esta teoría, radica en entregar algo terrible. El prospecto de escribir algo que no es muy bueno parece paralizar al escritor promedio, y lo único que lo salva es que –la mayoría de las veces–, mientras se acerca la fecha de entrega, su miedo a no entregar nada sobrepasa su miedo a entregar algo mediocre.

La psicóloga de Stanford Carol Dweck, quien ha pasado su carrera estudiando el fracaso y cómo reaccionamos a él, respalda esta teoría sobre la parálisis. “El miedo a ser desenmascarado como el incompetente que ‘realmente’ eres”, dice, “es tan común que incluso tiene un nombre clínico: el síndrome del impostor. Un gran número de personas exitosas (particularmente mujeres), creen que no han ganado realmente sus puestos y están en riesgo de ser desenmascaradas como fraudes en cualquier momento”.

En otras palabras, muchas personas que trabajan en ámbitos que requieren no sólo dedicación, sino también talento, se “autoincapacitan” por miedo a no llenar las expectativas que tienen (y que creen que los otros tienen) de sí. La procrastinación, el dejar para el último momento el trabajo es la perfecta excusa para no triunfar. Los escritores que no producen copias se refugian en la hipótesis de que pudieron haber escrito una obra de arte pero no pudieron organizar su tiempo. La única esperanza entonces, de acuerdo a Mcardle, es que el miedo a no entregar nada sea más apabullante que el miedo a entregar algo mediano. Entender que todos los escritores son impostores, y que no por ello son malos o buenos, podría ser la clave principal de la productividad.

Te podría interesar:
Pantheon, un proyecto del Media Lab del MIT, revela un método para saber quiénes son los personajes más famosos de la historia y saber de una vez por todas si existe alguien más famoso que Jesús.

16WMT_A-superJumbo

Ya han pasado casi 50 años desde que John Lennon declaró que los Beatles eran más grandes que Jesús y hasta ahora no había una forma de saber si era verdad. El reconocimiento viene en muchas variedades. Jesucristo fue la primera persona en lograr fama mundial, “sin conquistar el mundo violentamente”, como señala Clive James. Aunque toda la fama, como la política, es en cierto grado local, saber qué tan exhaustivamente ha sido transmitida a través del planeta y los siglos ha sido siempre difícil, sino imposible, de calcular.

Pantheon, un nuevo proyecto del grupo de Macro Conexiones del Media Lab del MIT, por fin lo está logrando. Han recopilado y analizado datos sobre producciones culturales desde el 4,000 a.C. a 2010. Con un par de clicks en su website puedes navegar en la historia y la geografía, haciendo simple saber, por ejemplo, cuáles son los jugadores de fútbol más famosos de Brasil o los políticos más famosos de Ucrania. También se pueden clasificar profesiones, desde químicos y juristas hasta estrellas porno (donde la número 1 es Jenna Jameson y la número 2 es Silvia Saint de República Checa).

Por ahora, el equipo del MIT ha decidido que eres famoso si existe una página de Wikipedia con tu nombre en al menos 25 idiomas. En su página puedes jugar con distintos parámetros y ver quiénes son los más famosos según épocas, países y profesiones, en una experiencia que es todo un salto al interior del agujero de conejo de la fama. Hay muchos fantasmas en la máquina. El sistema de calificación toma en cuenta la longevidad, lo cual explica que muchos de los personajes más famosos lleven muertos más de 1,500 años. “Poéticamente, podemos decir que el fantasma de información de Newton vive reencarnado cada vez en los discos duros que habitan las granjas de servidores” señala César Hidalgo, director del proyecto, y estos fantasmas se reúnen para decirnos algo. Incluso en la era de las Kardashian, realmente hacer cosas importa. “Los logros tangibles,” señala Hidalgo, “ya sean una canción, libros, obras de arte o descubrimientos científicos, son mejores boletos a la inmortalidad que la acumulación de riqueza material".

Éstos son  los personajes más famosos de los últimos 6,000 años según los criterios de Pantheon:

1. Aristóteles

2. Platón

3. Jesucristo

4. Sócrates

5. Alejandro Magno

6. Leonardo da Vinci

7. Confucio

8. Julio Cesar

9. Homero

10. Pitágoras

más-famosos 

Éstos son los personajes más famosos del siglo XX:

1. Che Guevara

2. Martin Luther King Jr.

3. Elvis Presley

4. Salvador Dalí

5. Walt Disney

6. Jean Paul Sartre

7. Bob Marley

8. Bill Gates

9. Johnny Depp

10. Jimi Hendrix

famosos-siglo-xx

Éstos son los mexicanos más famosos de la historia: 

1. Frida Kahlo

2. Carlos Santana

3. Moctezuma II

4. Emiliano Zapata

5. Salma Hayek

6. Anthony Quinn

7. Carlos Slim Helú

8. Octavio Paz

9. Pancho Villa

10. Antonio López de Santa Anna

mexicanos-más-famosos

 [New York Times]