*

X

Miracle: mientras muchos nos quejamos, otros intentan materializar milagros

Por: Javier Barros Del Villar - 12/03/2013

Recién nació una plataforma en Internet creada con el fin de empatar la necesidad de algunos con la generosidad de otros, bajo la premisa de concretar milagros.

Screen Shot 2013-12-03 at 7.53.54 PM

Actualmente somos más de siete mil millones de personas habitando este planeta. Es difícil negar que hoy enfrentamos retos de incomparable complejidad. Pero resulta evidente que hoy, también, disponemos de una novedosa orquesta de herramientas diseñadas para hackearlos.

Hace tiempo que la denuncia o la queja dejaron de ser suficientes, quizá nunca lo fueron. Ahora, la información sensibilizada y luego ejercida, la conciencia, es más accesible que nunca, y por eso nuestro mayor reto generacional es, precisamente, la congruencia. Ya no basta sólo con construir discursos críticos o detectar el mal funcionamiento de los modelos rectores. Ni siquiera es suficiente proponer. Parece que podríamos haber llegado a un punto de la historia humana que nos exige imaginar e implementar soluciones a las mayores problemáticas.

Ante esto, las revoluciones épicas, las transiciones masivas envueltas en pirotecnia evolutiva, se perfilan más como un oasis inalcanzable, ficticio, que como una solución accesible. Aparentemente la respuesta está en lo micro, es decir, fijar nuestra intención en actos pequeños, tal vez poco heroicos pero, en cambio, consistentes, efectivos, y potencialmente viralizables.  

Miracle

Junto con la consagración de las redes sociales y la hiperconectividad digital, ha emergido una eufórica danza de ideas, las cuales hoy más que nunca en la historia pueden ser compartidas, mejoradas y, colectivamente, concretadas. En sintonía con lo anterior, recién se estrenó IsaMiracle.org, una plataforma en Internet dedicada a materializar “milagros”.

Este proyecto parte de la premisa de que, aprovechando la estimulante convergencia entre la tecnología y un ánimo colectivo propenso a transformar la realidad actual, se pueden concretar actos que hace unos cuantos años podrían haber calificado como milagrosos.

Screen Shot 2013-12-03 at 7.57.48 PM

Resonando con un espíritu “Jedi-pop”, la idea es que utilices el mismo ímpetu que imprimes a tu vida sociodigital, pero con el fin de hacer el bien. Nicko Nogues, creador de Miracle, advierte en entrevista:

El proceso es muy simple. Tu te suscribes al ‘bien’, eliges un milagro, y haces que suceda. Igual que te suscribes a Spotify para escuchar música o a Netflix para ver películas. Estamos enfocando el bien como un entretenimiento, y no como una pena. ¿Por qué nos venden que hacer el bien es algo gris, aburrido, cuando está comprobado que ayudar genera un sentimiento de bienestar mayor al de cualquier otro entretenimiento, por ejemplo, con la liberación de endorfinas?

Durante 2014 el usuario tendrá cuatro milagros, de los cuales por ahora están ya activos dos formatos, para elegir en cuál desea participar:

Humanity: un programa intensivo para mejorar tu karma, por medio de actos bondadosos durante 21 días.

Vete: si estás cansado de tu actual entorno, y quieres probar nuevos horizontes a miles de kilómetros de casa, cuenta tu historia y alguien, tal vez, financiará ese salto geográfico que podrá impulsarte a reconstruir tu vida (o al menos a darte cuenta que en realidad, allá en casa, no te faltaba nada para lograrlo).

La suscripción a Miracle cuesta $9.99 dólares al mes.

Creatividad evolutiva

Evidentemente se trata de una peculiar iniciativa que intenta fundir las nuevas conductas sociales, originadas en la digitalización de nuestra realidad, con un deseo de ‘hacer el bien’ –por cierto, un impulso compartido masivamente, y portador de un linaje arquetípico, pero que usualmente se queda en un atisbo de intención.

Desde cierta perspectiva, Miracle es una especie de inseminación al imaginario pop de una sociedad digital, con la semilla de la bondad. Y tratar de colar esta virtud humana en la arena cotidiana, la misma que está, en buena medida, ocupada por el entretenimiento, parece un hack interesante. 

Estamos acostumbrados a la maldad, muy acostumbrados. Nos jode, pero si alguien nos chinga decimos “podía pasar, no es la primera, ni la última”. Pero, en cambio, no estamos acostumbrados a la bondad, y a pesar de que la idea del bien "como entretenimiento” podría eventualmente frivolizarse, lo cierto es que primero nos tendríamos que acostumbrar al bien, lo cual tampoco parece algo tan próximo.

Sin duda se trata, por ahora, de un experimento más. Nadie tiene la certeza sobre el futuro de Miracle, o de cualquier otra iniciativa que esté levantando la mano para tratar de aportar algo a la transformación positiva de la realidad. Sin embargo, más allá de lo que el destino tenga en mente para este proyecto, creo que el simple hecho de que nazcan este tipo de iniciativas, concentrando la intención y la creatividad de personas que, cansadas de quejarse, se están abocando a experimentar y proponer alternativas, de alguna manera están ya construyendo el camino.

No creo que exista una ruta predeterminada hacia la evolución colectiva, pero si en el acto de caminar está, en sí, el destino, entonces Miracle y cualquier otro proyecto creado bajo este espíritu nos sugieren que una parte de nosotros ya está del otro lado.

¿Estás listo para materializar milagros?

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Te podría interesar:

Conoce los delitos de los servidores públicos que puedes denunciar en México

Por: ps mexico - 12/03/2013

La organización México Unido contra la Delincuencia elaboró un infográfico para que conozcas qué delitos cometidos por las autoridades puedes denunciar; la denuncia ciudadana es nuestra más valiosa herramienta.

Según un informe elaborado por el CIDAC (Centro de Investigación para el Desarrollo A.C.) en el 2012, 8 de cada 10 delitos en México no se denuncian, aunado a que únicamente 1% de ellos termina en una sentencia condenatoria, lo cual nos arroja una probabilidad de castigo de 0.08%. 

Es decir, si se comete un delito, no hay ni uno por ciento de probabilidades de que éste tenga consecuencias, pero a pesar de que sabemos que nuestro sistema judicial es completamente obsoleto y corrupto (comenzando porque el Ministerio Público pareciera  un organismo político, en lugar de uno de justicia por su esencia estructural), y aunque el problema de injusticia en México es aparentemente infinito, tenemos que presionar colectivamente o nada cambiará, al menos presentando nuestras denuncias y dándoles seguimiento. Desafortunadamente, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2011 arrojó que 63.2% no denuncia por la falta de credibilidad en las autoridades.

Pero entonces, si nadie hace nada, es decir, si los ciudadanos frustrados no denunciamos, y las autoridades no cambian porque nadie los obliga, entonces nuestros problemas se estancan y se vuelven infinitos. Por lo anterior, aunque pueda parecer absurdo, es urgente que poco a poco vigilemos y hagamos  presión para las cosas mejoren, sobre todo en el sistema de justicia que, ante su fracaso, evidencia la falta de sentido de todo un sistema de gobierno, que principalmente debería protegernos.

En un contexto de justicia desolador, poco a poco se está aplicando en México una reforma penal que conlleva la aplicación de juicios orales públicos, mismos que expondrán a los jueces para que éstos hagan resoluciones más justas y valoren mejor las pruebas de los delitos. Pero mientras nuestro sistema penal mejora, nos toca a todos entender que las deficiencias de este país no las cambiará el gobierno y, aunque pueda resultar incómodo y agobiante, debemos exigir y vigilar cada vez más a los funcionarios.

En este sentido, conocer tus derechos es esencial para que puedas defenderlos. La organización social México Unido Contra la Delincuencia ha elaborado el siguiente infográfico para que reconozcas cuándo una autoridad, desde un policía hasta un presidente, está cometiendo un delito.

Cuando sientas que todo el sistema está contra ti, busca a alguna ONG que te apoye, ayude e, incluso, busca mediatizar tu caso para exhibir a los funcionarios corruptos. Puedes denunciar atropellos a tus derechos en la organización antes mencionada al 01 800 83 88 30 8.

 

 BarCi95CYAMx4j-edited

*Ver imagen más grande