*

X

Te Enseño a Andar en Bici: la mujer que enseña a otras a pedalear la Ciudad de México

Por: ps mexico - 11/29/2013

La mexicana Laura Endoqui comenzó a enseñar a sus conocidas a andar en bici trazando rutas viables para desplazarse en la Ciudad de México. A partir de esto, ha enseñado a mujeres a montar una bici, perder el miedo y usarla como medio de transporte citadino.

biciTal vez damos por hecho que uno de los principales retos para que las ciudades del mundo puedan recorrerse en bici son los provenientes de una planeación urbana pensada exclusivamente para el uso del coche, o bien, de una carencia de cultura de movilidad integral que permite que los ciclistas reciban malos tratos y peligros de parte de los automovilistas. Pero hay una realidad que la mexicana Laura Bustos Endoqui encontró y es que hay muchas personas, por lo menos en nuestro país, que no saben andar en bici, y  muchas de ellas son mujeres, pues recordemos que, culturalmente, el uso de ésta era visto mayormente como un hábito masculino.

Ante esta situación, en sus días libres, esta economista comenzó a enseñar a mujeres que quisieran hacer de la bici su medio de transporte, lo anterior, motivada por la sensación de libertad y autonomía que le da recorrer distancias en su bicicleta; su labor se ha enfocado en hacer que más personas puedan disfrutar de estas mismas sensaciones, que afortunadamente enriquecen la experiencia cotidiana, y que, además, permiten que el flujo de la ciudad sea más dinámico y disminuyan los niveles de contaminantes.

Hoy, Laura participa en Insolentes, un grupo de mujeres que enseña a otras a usar la bici e incluso a hacerlo en vestido y tacones, pues, aunque sea ridículo, todavía hay empleos que demandan que la ropa que se use sea estrictamente formal. No obstante, siendo esto una realidad, estas mujeres sacan provecho de la situación y encuentran un enfoque simpático; se puede y además, dicen: “Nos acompañan un par de buenas piernas y la coquetería; así, nos ves y volteas”. 

Probablemente entre las aportaciones más importantes de Bustos Endoqui en sus dos proyectos, Te Enseño a Andar en Bici: Muévase usted misma. e Insolentes, es su trazo de rutas; ella y otras mujeres, están creando vías inteligentes para recorrer la ciudad, acortar los tiempos y mejorar los recorridos, ubicando centros estudiantiles y zonas residenciales por ejemplo, o creando estrategias de movilidad factibles, que animen a más personas a que usen la bicicleta, sobre todo aquellas que tienen miedo a la peligrosidad de la ciudad y sus automovilistas. A fin de cuentas nadie dijo que las grandes ciudades no fueran una selva, pero incluso éstas pueden ser explotadas en el mejor sentido de la palabra, mientras, a la par, se crea una cultura de respeto al peatón y al ciclista.

 

Te podría interesar:

"Quiero dar a luz a un delfín": un plan para embarazar mujeres con delfines y que después puedan comerlos (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/29/2013

La diseñadora Ai Hasegawa propone un futuro en el que las mujeres puedan incubar a un delfín, darlo a luz. y, si quieren, comérselo.

3-dolphinbirthbloody

La diseñadora japonesa Ai Hasegawa ha visualizado el proyecto más bizarro y seguramente controversial de los últimos tiempos. Para “resolver la hambruna, la crisis de especies en extinción y nuestra avidez para reproducirnos”, Hasegawa propone dar a luz a delfines mediante placentas sintéticas, y luego, si se quiere, consumir su carne.

El proyecto imagina un punto en el futuro en el que los humanos ayudarán a las criaturas en peligro de extinción por medio de la tecnología avanzada de la biología sintética. Una “placenta delf-humana” que permita que una mujer pueda dar a luz a un delfín y así volverse madre adoptiva de una especie en peligro de extinción. “Más allá de eso”, apunta en su sitio, “los gourmets podrán disfrutar del lujo de comer un animal raro hecho por su propio cuerpo”.

El video que presenta está envuelto de romanticismo. Y aunque sería algo que la mayoría de las mujeres gratamente experimentaríamos en un sueño, difícilmente querríamos siquiera considerar el hecho en la realidad. Además, si esta idea teórica se volviera biológicamente posible, lo más seguro es que ninguna mujer querría comerse a su propio hijo delfín.

La propuesta tiene muchas fallas, muchas perversiones y un poco de crueldad. Para empezar, el instinto maternal se puede aliviar adoptando a un ser humano bebé; la hambruna no se resolvería comiendo delfines incubados por humanos (hay muchos otros proyectos más viables); y el proyecto está más bien presentado para satisfacer el placer gustativo por lo exótico, algo con lo que los japoneses se relacionan muy bien, pero no podemos asegurar lo mismo del resto de habitantes del planeta.

“Quiero dar a luz a un delfín”, sin embargo, plantea una serie de preguntas importantes. Introduce el argumento de dar a luz a tu propia comida y cuestiona la maternidad de maneras hasta ahora inexploradas. Quizás también pueda verse como un proyecto artístico y no como algo a realizarse, más como un sueño de extrañeza poética que como una propuesta ecopolítica: un perturbador amor instintivo al agua y  a las formas cetáceas atravesado y enrarecido por la intelectualidad y el utilitarismo.

 

I Wanna Deliver a ... en Vimeo.