*

X

Entrevista con el asesino serial, Joseph Paul Franklin, a escasas horas de ser ejecutado

Por: pijamasurf - 11/21/2013

"No es un infierno ardiente" el que espera a este asesino, según sus propias palabras, "porque estoy sirviendo al Señor. Será el reino del cielo para mí, porque me he arrepentido".

frank2

"Sentía que estaba en guerra. La supervivencia de la raza blanca estaba en juego", afirma el hoy occiso Joseph Paul Franklin, alias de James Clayton Vaughn, quien recibió la mañana del miércoles una inyección letal en una penitenciaría del estado de Missouri, EU.

Joseph Paul Franklin fue uno de los asesinos seriales más perturbadoramente conscientes de su papel en la historia moderna. En sus propias palabras, su misión era "comenzar una guerra racial" y enseñar a otros supremacistas blancos la forma de matar afroamericanos, judíos y miembros de otras razas. Entrenado como francotirador, Franklin caminó impunemente durante tres años cargando en un estuche de guitarra un potente rifle, con el cual asesinó a más de 20 personas.

"La considero mi misión", afirmó Franklin en su última entrevista con CNN. "Mi misión es de tres años. El mismo tiempo que Jesús estuvo en su misión, del tiempo en que tuvo 30 a 33." Franklin pasó de 1977 a 1980 cometiendo asesinatos en distintos estados del sur de EU, además de una docena de robos de banco. Encontraba un lugar elevado para colocarse con su rifle y acechaba a los que consideraba sus enemigos: judíos y negros, y con especial saña a parejas interraciales. 

frank

El 8 de octubre de 1977, Franklin disparó contra Gerald Gordon mientras éste salía de una sinagoga en compañía de su esposa, tres hijos y más de 200 asistentes a un bar mitzvah, en San Luis Missouri. También fue hallado culpable de los asesinatos de Alphonse Manning y Toni Schwean en Madison, Winsconsin, a quienes asesinó sólo por ser una pareja de diferente raza. Rebecca Bergstrom lo hizo enojar una vez al contarle que durante unas vacaciones había estado con un jamaiquino, por lo que la mató también. Pero probablemente el caso por el que la apelación de misericordia de Franklin no tuvo oídos en las cortes estadounidenses fue el de Dante Evans y su primo Darrell Lane, de 13 y 14 años respectivamente: dos niños afroamericanos que recibieron dos disparos cada uno, a gran distancia, para asegurarse de que estuvieran muertos.

Sin embargo, una de las más famosas víctimas de Franklin fue quien levantó la voz para tratar de impedir su ejecución: Larry Flynt. El notorio empresario y creador de la revista pornográfica Hustler, recibió dos disparos por parte de Franklin en marzo de 1978, cuando enfrentaba él mismo cargos por obscenidad. Flynt no murió, pero quedó paralizado de la cintura para abajo de por vida. En un editorial aparecido días antes de la ejecución, Flynt escribió que "la única motivación en la que se basa la pena de muerte es la venganza y no la justicia, y creo firmemente que un gobierno que prohíbe la muerte entre sus ciudadanos no debería dedicarse a matar gente". Los argumentos de Flynt no disuadieron a la corte de apelaciones.

Franklin murió pensando que lo que lo esperaba del otro lado "no es un infierno ardiente, porque estoy sirviendo al Señor. Será el reino del cielo para mí, porque me he arrepentido".  

Joseph Paul Franklin eligió su nombre en homenaje a Paul Joseph Goebbels, el infame propagandista de Adolf Hitler, y en homenaje al científico Benjamin Franklin. Su ejecución la mañana de ayer fue la primera en el estado de Missouri desde el 2011.

Te podría interesar:

Obsesiones en el cuento de hadas del Día de Gracias

Por: Psicanzuelo - 11/21/2013

Entre Incendios e Intriga, Denis Villeneuve muestra grandes posibilidades técnicas y narrativas en el cine. Aquí, algunos puntos destacables de ambas excelentes películas.

prisoners-2013-trailer-denis-villeneuve

Intriga (Prisoners, Denis Villeneuve, 2013) 

En el detrás de cámaras de Incendios (Villeneuve, 2010) se podía apreciar la sofisticada manera como dirigió Villeneuve esta película: mediante numerosos radios que lo comunicaban con todos sus asistentes y lentes largos con movimientos de cámara ultra precisos, que lograban acceder a donde los actores no alcanzaban con su emociones; muchas veces, logró esto de espaldas, en over shoulders y en long shot de composición perfecta con el espacio destruido y reconstruido en el sentido estético del espectador. Así, utilizando al actor más que asociándose con él y con una superproducción, alcanzó una emotividad más profunda. Una virtuosa y muy técnica adaptación cinematográfica de la aclamada obra teatral, Incendios parte de una tetralogía escrita por el talentoso dramaturgo libanés Wajdi Mouawad. La cámara acompaña a Jeanne Marwan (Mélissa Désormeaux-Poulin) a donde nadie más se atrevía: un viaje peligroso al medio oriente, aunque mucho más peligroso aún resultó ser su trágico destino final, el obscuro pasado, donde sus raíces se revelan podridas desde un inicio. A la película la echa a andar una noticia: Jeanne se entera de la existencia de un hermano desconocido hasta entonces, un pasado hasta ese momento oculto que debería conocer mediante un largo y solitario viaje. 

El director franco-canadiense ya había llamado la atención anteriormente con su cortometraje Next Floor (Villeneuve, 2008). Gótica secuencia infinita de un encuentro comensal, caníbal y aristocrático, que no podía llegar a  un fin ni siquiera por catástrofes físicas de un potente surrealismo velado por su grotesca elegancia:

El ejercicio era demasiado estilizado sin pretender dejar de ser nunca un gag, los personajes eran nulos y ni qué decir de la anécdota para considerar alguna relación con La Gran Comilona (Marco Ferreri, 1973). 

El guión de Intriga, escrito por Aaron Guzikowski, llevaba varios años en Hollywood sin ser producido, pero abrió las puertas al guionista y sobre todo lo terminó relacionando con Mark Wahlberg, quien acabó produciendo la cinta, con un equipo sólido que contaba con Villeneuve en la dirección, en su primer incursión Hollywoodense, y en la cinematografía nada más y nada menos que con el veterano Roger Deakins, poseedor de un estilo personal que Villeneuve neutralizó para lograr una ficción sólida que contrasta con Incendios. Aquí, hasta el actor australiano, por lo general sobre actuado, Hugh Jackman, actúa de verdad y deja de ser él mismo para realmente darle vida a Keller Dover, un padre de familia que acaba de perder a su hija menor en un día de gracias de tarde nublada. Las investigaciones arrojan un sospechoso evidente, Alex Jones (Paul Dano), que tiene el IQ de un niño de diez años, a quien Keller culpabiliza inmediatamente después de sostener un encuentro con él en el estacionamiento de la estación de policía. Keller rapta a Jones y se dedica a torturarlo. Por varias razones, la película hace que las sospechas de la audiencia vacilen de personaje en personaje y la tensión recorra por los obscuros rincones iluminados por Deakins hacia el final de la pesadilla americana, en cuyo trayecto las visiones irán incrementándose. Intriga termina siendo una realista propuesta de la lucha contra Dios sobre este planeta por el control de la mente humana, pero también prueba los límites del control humano para conservar la bondad en su forma más inmediata, combatiendo la bestialidad que acecha sin descanso. El enemigo no está fuera, ni siquiera cuando es poseída por demonios, el enemigo es esa sed de venganza esa dulzura que descansa en nuestros recuerdos de un porvenir añejo. 

PRISONERS

A la mitad de la cinta, cuando estamos sobre otra pista más del perfecto casting en la que un hombre freak compra ropa de niña pequeña para armar "paquetes baúl", el motivo de la película aparece haciéndonos conscientes de dónde estamos. Este hombre ha dibujado toda la cantidad de pequeños laberintos que en su conjunto hacen uno de gran tamaño en la derruida pared. La presencia del laberinto a través de la historia nos ha enseñado que no es algo que el hombre haya descubierto, está antes de él y después de él seguirá probablemente. En el laberinto hay un minotauro pero también hay una princesa, la bestialidad y la inocencia, es una serpiente enroscada, un camino que no va a ningún lado, sino a su propia salida, a la solución de un enigma planteado. El laberinto es una interrogante, una prueba construida por alguien para tener un ganador. Hay un aspecto siempre lúdico que permea el concepto.   

Me llama la atención la actuación de Jake Gyllenhaal interpretando al detective Loki, hasta un tic en su rostro aparece de vez en cuando, administrado con una maestría que recuerda a Brandon, y que nos hace dudar si pertenece a Jake y no a Loki. Así, Villeneuve lejos de lo que se hubiera pensado, se centra en la dirección de sus actores y los ambientes, en lograr ese instante realista y no a toda la parafernalia cinematográfica que lo había destacado anteriormente en la técnicamente impecable Incendios. Encuentra los beats dramáticos del guión y los explora con un lenguaje cinematográfico sencillo, seco, que guarda un estilo sobrio en la cámara de Deakins. Las falsas pistas se vuelven aterrorizantes posibilidades de perversos universos paralelos. Muchos elementos son lugares comunes que como en esas antiguas series b, se tornan en alucinación exacerbada de simbolismos cotidianos.    

Entrevista con el guionista, inspiracional para la juventud que lee Pijama Surf.

Twitter del autor: @psicanzuelo