*

X

La mujer que asistió a su propio funeral para hacer justicia

Por: pijamasurf - 02/08/2016

La historia ocurrió hace 1 año en Australia, pero la determinación de esta mujer es digna de conocerse

Noela Rukundo esperó a que salieran los asistentes al servicio fúnebre en su honor. Luego bajó del auto y encaró a su ahora exesposo, Balenga Kalala, quien preguntó: “¿Eres un fantasma?”.

“Sorpresa”, respondió Noela. “Sigo viva”.

La extraña escena tuvo lugar afuera de la casa que Noela y Balenga compartieron a las afueras de Melbourne durante los últimos 9 años de matrimonio. Momentos después llegó la policía para llevarse a Balenga detenido. ¿Bajo qué cargos? Pagar asesinos a sueldo para ejecutar a Noela.

La odisea de Noela comenzó 1 año atrás, cuando asistió junto a su esposo al funeral de su madrastra en su nativa Burundi. Un hombre la encañonó afuera de su habitación y la llevó vendada de ojos a un lugar lejano, donde el grupo de asesinos a sueldo le informó que su esposo les había pagado para asesinarla.

Noela Rukundo

Hubiera podido ser un crimen consumado de no ser por la extraña vuelta de tuerca moral de los asesinos, quienes le dijeron a Noela que no mataban mujeres ni niños; los asesinos la mantuvieron cautiva mientras cobraron los 7 mil dólares australianos del esposo y posteriormente la dejaron ir, proporcionándole un teléfono celular, llamadas grabadas con la voz de Balenga ordenando la ejecución, y otras evidencias incriminatorias.

Con ayuda de un pastor de su localidad, Noela pudo regresar a tiempo para confrontar a Balenga, quien se mostró aterrado, incapaz de articular palabra. El móvil del crimen no consumado habrían sido los celos del marido, quien creyó que Noela lo dejaría por otro hombre. Balenga pasará los próximos 9 años tras las rejas y Noela regresará con sus ocho hijos (tres de Balenga y cinco de su matrimonio anterior) y buscará casarse nuevamente, según comentó al Washington Post

Te podría interesar:

4 ejercicios de Robert Anton Wilson para hackear tu realidad

Por: pijamasurf - 02/08/2016

La obra de Robert Anton Wilson abreva de la literatura, la filosofía, el ocultismo y el humor. Estos ejercicios son invitaciones a ver de otra forma lo que ves todos los días

Robert Anton Wilson logró algo que pocos pensadores hacen: producir una experiencia nueva del mundo en sus lectores a través del contacto con las ideas. Semántica, magia, filosofía y mucho humor son algunos ingredientes de su pensamiento en el clásico Prometeo ascendiendo, que ha sido descrito por algunos fanáticos como un “manual de uso del universo”.

Aquí algunos sencillos ejercicios que flexibilizarán los parámetros de tu mundo:

 

1. El experimento de la moneda

Se trata de visualizar una moneda, cualquiera que sea su denominación, e imaginar que la encuentras tirada en la calle. Parece algo ocioso o místico, pero es un ejercicio de visualización e imaginación que requiere atención y paciencia. ¿Cuánto tardaste en encontrarla? Ahora intenta explicar tu hallazgo utilizando la hipótesis de la “atención selectiva”, la cual consiste en pensar que de todas las monedas que tira la gente por ahí era inevitable que encontraras alguna si ponías suficiente atención. Luego trata de explicar el descubrimiento mediante la hipótesis “mística”: sugestiónate por un momento con la idea de que tu imagen de la moneda hizo que se manifestara en el universo. Lo siguiente es buscar una segunda moneda y ver cuánto tardas usando la hipótesis de “atención selectiva” y cuánto con la “mística.” Más que hacerte rico recogiendo cambio, el experimento pretende hacernos ver el papel del pensamiento, las creencias y la atención en la estructura del universo. En otras palabras, si crees en algo (no importa que sean teorías de conspiración, reptilianos o Dios) encontrarás pruebas de ello a donde vayas.

 

2. ¿Cómo llegué aquí?

Siéntate en un lugar donde nadie te interrumpa durante media hora. Ahora piensa: “Estoy aquí sentadx haciendo este ejercicio porque…” y deja que la línea de pensamiento se desenrolle sola. Intenta llevarlo tan lejos como puedas. Por ejemplo, lo estás haciendo porque lo viste en una página de Internet, o porque alguien que aprecias te lo sugirió y te mandó el link. ¿Cuál es tu relación con esa persona o con el Internet o con las redes sociales? ¿Cómo te interesaste por los hacks de realidad? ¿Piensas que se trata de una estafa o de una estrategia para dar forma a tu mundo? Trata de no utilizar nociones metafísicas o abstractas (i.e. “Estoy aquí sentado porque Dios así lo quiere”), sino observando con tu mente cada uno de los eventos que te llevaron a sentarte justo en ese lugar y en ese momento a pensar en estas cosas. Luego vuelve a intentarlo un par de días después y compara tus respuestas. Puedes llegar tan lejos como quieras, remontando la cadena de eventos hasta cómo se conocieron tus padres, a la invención de la imprenta, a la evolución humana o al Big Bang mismo.

 

3. Aprende a meditar

Mira videos de meditación o toma alguna clase para aprender a meditar, ya sea zen, yoga o cualquier otra. Cultiva el hábito de meditar un par de veces al día, durante unos 15 minutos por vez, durante 1 mes. Luego de eso visita a una persona que te haya molestado en el pasado o con quien no te sientas del todo cómodo. ¿Reaccionas de la misma manera a su presencia?

 

4. Las noticias del otro

Si te consideras de izquierda, consulta durante 1 semana solamente sitios informativos de derecha; si te consideras de derecha, busca sitios de izquierda. Si eres científico consulta algunas páginas sobre noticias de temas como espiritualidad o magia, y si eres más bien espiritual busca semanarios científicos. La idea es que durante 1 semana trates de entender —sin prejuicios— cómo ven el mundo aquellos que consideras diametralmente distintos a ti. Trata de convencerte de las ideas y creencias ajenas como si fueran tuyas para salir de lo que RAW llama “túnel de realidad”, un laberinto de identificaciones que confundimos con nuestra realidad “objetiva”, sin percatarnos de que tal cosa no existe, sino únicamente percepciones y opiniones respecto a experiencias humanas concretas e individuales.