*

X

CNDH, ¿oportunismo político o defensa de derechos?

Por: Maite Azuela - 11/20/2013

Los desencuentros entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a partir del caso de presunta agresión de un profesor a una estudiante de 16 años son un asunto sumamente delicado.

Los desencuentros entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a partir del caso de presunta agresión de un profesor a una estudiante de 16 años se hicieron públicos a partir de que la CNDH emitió por primera vez el martes pasado una recomendación para la Universidad.

Captura-de-pantalla-2013-11-13-a-las-20.35.36-f-437x330El asunto es sumamente delicado y desafortunadamente puede ser utilizado con fines políticos, sin que el uso mediático que reciba lleve a un cauce justo su resolución. Es importante notar que la CNDH menciona en su recomendación un retraso en la reacción de la UNAM, sin embargo la Comisión hace público su dictamen siete meses después de la denuncia.

Con imputaciones que van dirigidas al Abogado General de la UNAM, a quien responsabiliza de no haber notificado a la Contraloría Universitaria, la CNDH apuntó en su recomendación que hay elementos para considerar que persiste la impunidad y presenta una versión de lo ocurrido. En síntesis, se afirma que la estudiante había sido acosada por el maestro, quien le pedía unos “besos” a cambio de modificar su calificación. Las pruebas que tiene la Comisión para inculpar al maestro consisten en varios testimonios de los compañeros de clase de la estudiante y un video que podría interpretarse como prueba del forcejeo de notas que se da entre el profesor y la alumna. Además, la Comisión señala que en el servicio médico de la escuela fueron registradas “lesiones en la parte frontal del tórax, petequias (pequeñas manchas internas de sangre) en la base del cuello y ruptura de la uña del dedo anular de la mano derecha. Con estos elementos acusa a la UNAM de no haber realizado sanción alguna a través de las instancias internas. 

Sin embargo, la UNAM destituyó al profesor el 14 de mayo, aplicando la mayor sanción que podía ejecutar. La CNDH se refiere al caso como si hubiera quedado impune por omisiones de la Universidad, pero su declaración resulta falsa, desinformada y con dolo. Previo a su recomendación, Raúl Plasencia, presidente de la CNDH, debió revisar las facultades que tiene la Universidad como institución educativa autónoma, a la que no le compete enjuiciar ni castigar penalmente a ninguna persona. La UNAM acompañó a la víctima a presentar las denuncias ante la fiscalía contra delitos sexuales de la Procuraduría General de la República, a quien definitivamente le correspondería realizar las averiguaciones correspondientes y castigar al profesor, en caso de que resulte responsable de los hechos que se le imputan. 

No vendría mal que la CNDH recomendara a esta fiscalía resolver pronto y rendir cuentas sobre las investigaciones que se han llevado a cabo. Pero quizá al presidente de la CNDH no le resulte tan incómodo ningún funcionario de la PGR, como podría resultarle alguna autoridad universitaria ahora que se avecina la renovación de presidente de la Comisión. Porque, definitivamente, en ellos tendría competidores de experiencia y legitimidad que pueden incomodar sus planes.

Y así, las preguntas empiezan a subir de volumen: ¿La CNDH está realmente preocupada por los derechos de la estudiante? ¿Puede la CNDH asegurar que cuenta con suficientes elementos para inculpar a un profesor? ¿Por qué responsabilizar de impunidad a la UNAM  sin que el debido proceso haya concluido y a pesar de que a los 18 días el  profesor fue despedido? ¿Por qué esperar hasta este momento para emitir una recomendación en la que la UNAM resulta señalada, mientras la PGR no fue tocada ni con el pétalo de una rosa?

Es un buen momento para que los ciudadanos pongamos atención a lo que hay detrás de estas decisiones. El nombramiento de un ombudsman nacional requiere un perfil que ponga por encima de cualquier carrera política la salvaguarda de nuestros derechos humanos. Se acerca la renovación de  su dirigencia y seguramente esta recomendación no será la única con la que se intente quitar del camino a aquellos candidatos que imaginen una CNDH que coloque a las víctimas en el centro de su proceder.

Twitter de la autora: @maiteazuela

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Te podría interesar:

Arena Ciudadana: tecnología informativa para empoderarnos como ciudadanos

Por: ps mexico - 11/20/2013

Esta organización hace uso de las herramientas tecnológicas para facilitar la comprensión de información pública compleja; su objetivo es empoderarnos para que, una vez informados, actuemos para mejorar la vida colectiva de México.

logoParte de la apatía hacia los asuntos públicos reside en la complejidad técnica que estos temas pueden presentar; las reformas o iniciativas legales propuestas por los políticos, muy a menudo son inalcanzables para nuestro entendimiento y, desafortunadamente, a su vez esto genera que se incremente nuestra falta de interés por estos asuntos.

La organización Arena Ciudadana intenta empoderarnos mediante información viable, que demande poco en tiempo para su comprensión, y que nos sirva como herramienta para que formemos nuestra opinión, para que ésta nos motive y accione para emprender soluciones colectivas. Además, realizan un interesante trabajo en redes sociales, en el cual monitorean por ejemplo la asistencia de los diputados y senadores a las sesiones ordinarias; y en caso de que falten, hacen presión pública por medio de las redes sociales, para que estos sientan presión por parte de las personas que están siguiendo sus omisiones laborales.

Recientemente elaboraron un pequeño glosario para entender la reforma en telecomunicaciones, además de algunos otros prácticos e interesantes infográficos sobre lo que implicaría la reforma al IFAI, por ejemplo. Arena Ciudadana ha creado toda una estrategia en el arte de comunicar y ha evitado que la información nos produzca frustración, propiciando una madurez común que nos lleve a organizarnos  y actuar.

Hay quien dice que cuando te interesa el bienestar del otro, no únicamente el de tus cercanos o de tu familia, sino también el del desconocido, tienes una inclinación pública. Es momento de que lo público y lo político sean temas que nos importen; porque sólo ahí se manifiesta la verdadera importancia y cohesión de los individuos; en este sentido, incluso cuando ayudas a una persona en la calle, estás haciendo un acto cívico.

Te invitamos a que revises el trabajo de Arena Ciudadana, no está de más agregar a nuestros hábitos en redes sociales, por ejemplo, el seguimiento de personas que están haciendo un trabajo por mejorar nuestro país, a partir de la creación de ciudadanía, misma que comienza al entender su importancia: es urgente entender que no es ingenuo creer que podemos hacer algo por cambiar el entorno.