*

X

Las 10 ciudades más felices del mundo: ¿es ahí donde se encuentra la felicidad?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/18/2013

La firma GfK Custom Research ha clasificado las 10 ciudades más felices del mundo —Río de Janeiro en la cima, Buenos Aires en el fondo—a partir de criterios que nos hacen preguntarnos si de verdad la felicidad puede encontrarse en determinado punto geográfico.

“Buscamos la felicidad pero sin saber dónde, como los borrachos que buscan su casa: sabiendo confusamente que tienen una”, escribió, famosamente, Voltaire, un apunte que de algún modo hace eco de ese carácter elusivo de la felicidad, esa condición suya a un tiempo fugitiva y fugaz que la hace posible pero también improbable, instantánea y al mismo tiempo con cierta impresión o dejo de eternidad.

Quizá por eso llaman tanto la atención estudios como el realizado hace poco por la firma mercadológica GfK Custom Research, la cual ha rankeado a las 10 ciudades más felices del mundo, un título ambicioso que sin duda merece mirarse con cuidado para saber qué idea de felicidad se encuentra de fondo.

El estudio consistió, en términos generales, en una encuesta llevada a cabo entre 10 mil personas de 29 países, y tomó en cuenta sobre todo la cantidad y cualidad de atracciones que la metrópoli ofrece a sus residentes, divididas estas en 5 categorías: Exteriores, Centros Culturales, Centros Comerciales, Espectáculos y Entretenimiento en general. Así, el top resultante fue el siguiente:

10. Buenos Aires

9. París

8. Roma

7. San Francisco

6. Madrid

5. Melbourne

4. Ámsterdam

3. Barcelona

2. Sydney

1. Rio de Janeiro

Según los datos que se resumen en este infográfico: 

Partiendo de que cualquier lista con los 10 o los 100 mejores o peores exponentes de determinado ámbito es, casi siempre y por definición, cuestionable, quizá mucho más cuando se trata de situaciones totalmente subjetivas y multivariables como las emociones humanas. No se trata, únicamente, de decir que no hay un concepto de felicidad bajo el cual toda la humanidad pueda cobijarse, sino también de preguntarnos qué tanto tiene que ver con la felicidad el número de, digamos, centros comerciales que haya en la ciudad donde vivimos. O, visto desde el otro extremo, el número de salas de concierto que programen habitualmente sinfonías de Beethoven o conciertos de Mozart. ¿Ahí se encuentra la felicidad?

Al final puede ser un asunto probabilístico y de estimulación, pero no mecánico: en dichas u otras ciudades pueden tenerse más elementos que susciten la posibilidad de felicidad —personas amables, calles limpias o tranquilas, transporte eficiente—, pero no menos cierto es que se puede ser feliz incluso en medio de la podredumbre y el desorden. Al respecto, un fragmento de los Diarios de Kafka, que en cierto modo revela el verdadero carácter de la felicidad, por qué a esta se le puede encontrar, sí, en un centro comercial, pero no bajo la forma que otros nos dicen que tiene:

Es perfectamente imaginable que la magnificencia de la vida esté dispuesta, siempre en toda plenitud, alrededor de cada uno, pero cubierta de un velo, en las profundidades, invisible, muy lejos. Sin embargo está ahí, no hostil, no a disgusto, no sorda, viene si uno la llama con la palabra correcta, por su nombre correcto. Es la esencia de la magia, que no crea, sino llama.

[Co.Design]

Te podría interesar:

Siiiiii ): La forma en la que escriben las mujeres en las redes sociales está transformando el lenguaje

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/18/2013

Una transformación lingüística está en marcha, liderada por jóvenes mujeres en sus smartphones

La mayoría de nosotros ha experimentado la comunicación en redes sociales con jóvenes generaciones, especialmente con mujeres --por momentos enigmática, por momentos irritante, pero acaso también un signo de los tiempos que en ocasiones permite decir algo que no podría decirse de otra forma y por lo tanto hace que el lenguaje evolucione.

Holaaaaa  :-o cómo estás!?

Esto no parecería ser algo que tradicionalmente se consideraría como una innovación lingüística que estaría aportando neologismos y matices a la lengua, pero a fin de cuentas, para el pesar de los viejos académicos que contemplan "la destrucción de la lengua", esto es así (y habría que diferenciar esta tendencia de la, esa sí, totalmente nefasta de escribir las palabras con k o abreviándolas según sonidos que en nada respetan la ortografía ni la estética).

Podemos decir que lo que estamos observando en las redes sociales es una forma de emocionalizar el lenguaje ante la falta de signos corporales y demás gestos de una comunicación tête–à–tête. Esto, según estudios está siendo liderado por mujeres jóvenes que son capaces de moverse con soltura en la tecnología.

Un estudio entre 14 mil personas en Twitter mostró que existe tendencia, particularmente en mujeres, a usar "emoticones, elipses (...), alargamiento expresivo (noooooo puede seeeer), repetición de puntos de exclamación, puntuación confundida (combinaciones de? y!), la aberviación omg y transcripciones de expresiones guturales o interjecciones, como  ah, mmm, grr y combinaciones de esto como  ahhh, ooohhhh.

Todos estos recursos lingüísticos son utilizados para expresar una sensibilidad que se le escapa al lenguaj escrito tradicional, nos puedan o no gustar o parecer refinados o vulgares.  Lo cierto es que quien se encuentra "chateando" con una chica en alguna red social o por SMS o What's App (una aplicación que en su mismo nombre utiliza este tipo de slang) se ve a veces superado en su capacidad expresiva, pese a que pueda tener un mayor dominio de la literatura y en muchos casos se descubre adoptando los giros lingüísticos de jóvenes mujeres y adolescente, por una parte para ser aceptado pero también en ocasiones para poder hacer un énfasis o decir algo con mayor riqueza emocional.

Estudios han demostrado que son las mujeres las que suelen innovar en el uso del lenguaje. Existen diferentes teorías, algunos creen que esto es así ya que las mujeres suelen estar menos limitadas por las constricciones del uso "educado" del lenguaje (aunque son los hombres los que dicen más groserías), otra teoría es que son las mujeres las que se encargan de formar los lazos sociales y es aquí donde se pasan estas innovaciones;  o las mujeres al cuidar a los hijos de alguna manera transmiten estas novedades lingüísticas. Lo cierto es que esta tendencia está en marcha y algunos incluso creen que está atravesando la esfera digital hacia la forma en la que hablamos en el mundo físico.

Con información de Slate