*

X
Alfombras de nubes actinoformes, formaciones radiales sobre los océanos, nos muestran la teleología evolutiva del reconocimiento de patrones, especialmente de los fractales.

Imágenes satelitales de nubes actinoformes revelan su estructura fractal, patrones que se organizan de manera autorrefrente flotando a bajas alturas, como sábanas marinas. Estas nubes, que también evocan los patrones que se encuentran en algunas hojas, son resultado de la interacción entre la radiación y la precipitación.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha buscado patrones en las nubes, generalmente encontrando formas animales, y en ocasiones usando este "lenguaje" de manera oracular. Medir el aire, por así decirlo, pero no sólo para predecir la lluvia, sino para decodificar el cariz genearl del instante.

El siempre estimulante sitio But does it float? ha recopilado imágenes de estas particulares nubes moteadas, para concluir lúcidamente que: "Queremos ver patrones en el mundo", porque "así evolucionamos".  El reconocimiento de patrones tal vez sea la manifestación más elevada de la inteligencia humana --finalmente en búsqueda de aprender a observar en la naturaleza los diseños de la mente divina, como deseara Einstein. Este reconocimiento de patrones ha dado su "salto cuántico" con la observación casi ubicua de fractales. Los fractales nos seducen, podríamos decir con esa interrogación flotante, hacia la contemplación de la unidad inherente en todas las cosas. Y el deseo de ver un patrón, es el deseo de encontrar sentido y de vernos en un espejo que es del mismo tamaño que el universo.

[Más imágenes de estas nubes]

Te podría interesar:

Registran impresionantes formaciones de nubes en tormenta de tornados (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/12/2012

Hace unos días se presentó en Texas una sorprendente tormenta de tornados que dio origen a imponentes formaciones de nubes pocas veces vistas.

Como si se tratase de una demostración de poder por parte de las fuerzas de la naturaleza, un imponente acto de presencia para que no olvidemos nunca que también forman parte de este mundo, el pasado 21 de mayo se presentó en Texas una inusitada tormenta de tornados que dio origen increíbles formaciones de nubes, todas ellas teniendo en común el portento y la majestad de las que solo son capaces las circunstancias naturales.

Estas nubes, que semejan infranqueables murallas, se conocen como “supercélulas” y surgen cuando un saco de vapor y aire caliente comienza a crecer en el momento justo en que cambian la velocidad del viento y la altura. El saco empieza también a girar y la fuerza generada por la rotación de la Tierra aumenta todavía más la de este.

En ocasiones estas tormentas vienen acompañadas con poca lluvia pero mucho granizo, una combinación que los científicos no alcanzan a explicar o comprender. Se cree que la gran cantidad de polvo y polución que arrastran consigo podría suprimir el calor necesario para producir la lluvia, generando en cambio como consecuencia la prevalencia del granizo.

 

[Discovery]