*

X

El Ojo de la Mente: Cincuenta años de fotomontaje (la obra de Jerry Uelsmann)

Por: pijamasurf - 09/14/2011

Retrospectiva del mago del fotomontaje Jerry Uelsmann: décadas antes del photoshop, las impresiones compuestas de este fotógrafo estadounidense conjuraban paisajes imposibles en los que el artista hacía, como el demiurgo, su voluntad con la naturaleza.

Apocalypse II, 1967

El fotógrafo estadounidense Jerry Uelsmann empezó a utilizar técnicas de impresión compuesta hace ya más de 50 años y en su tiempo, mucho antes del photoshop, sus imágenes conjuraban un aura mágica, una habilidad entre surrealista y divina de manipular los objetos de la naturaleza a voluntad, para cuestionar el sentido de realidad del espectador. Hoy mantienen todavía su fescura estética, su estímulo onírico y su fuerza imaginativa.

Desde el final de los cincuenta, Uelsmann empezó a combinar negativos para crear ilusionismos sinéticos de "verdad fotográfica", paradójicos espejismos en los cuales se refleja la arquitectura de la mente, el ojo interior que vuela hilando la luz. Desde el inicio de su carrera Uelsmann se posicionó como un refrente en la fotografía experimental, algunos críticos incluso señalaban que lo que hacía no era fotografía, era otra cosa. Su motivación, según señala, era utilizar la realidad para transmitir ideas y sentimientos, llenar las piedras de mente, elevar los árboles al cielo o hacerlos flotar sobre el mar como estructuras cabalísticas de la divina imaginación que en su infancia experimenta con el diseño del mundo. Y de esta forma desafiar el sentido de realidad de las personas, algo que siempre será bienvenido.

La primera retrospectiva crítica del Jerry Uelsmann abrió sus puertas hace dos meses en el Museo de Arte de la Universidad de Florida, recopilando cincuenta años de fotomontajes y analizando la obra de este artista como precursor pretecnológico de la alteración digital propia, de programas como Photoshop que predominan en el arte y en la industria fotográfica actualmente.

Mechanical Man , 1959.

Magritte’s Touchstone 

Untitled,  1976 

  

 

[Artblart]

Te podría interesar:
Difícilmente creerás lo que vamos a decirte sobre esta ilusión óptica, pero afortunadamente existen medios para comprobar que lo que decimos es verdad a pesar de que tus ojos te indiquen lo contrario.

increible ilusion optica en espiral

En lo personal confieso que me encantan las ilusiones ópticas. Esto se debe en buena medida a que manifiestan una prueba activa de que lo que percibimos no necesariamente "es lo que es". Además, esta reflexión eventualmente nos conduce a cuestionarnos sobre si hay algo en este universo que realmente sea o si todo forma parte de una percepción, a veces individual y otras convencional –y en este sentido la ilusión óptica podría ser el equivalente visual a una paradoja, la cual atenta contra el pensamiento silogístico–.

En la imagen que hemos incluido en esta nota puedes observar una espiral compuesta por franjas que aparentemente se dividen en dos colores, las azules, y las verdes. De manera complementaria observamos un fondo con dos tonos rosáceos. Pero, ¿nos creerías si te dijésemos que las franjas que aparecen verdes y las que aparecen azules son de exactamente el mismo color? Pues lamentamos contrarrestar la información que tus ojos proveen a tu cerebro, pero así es. 

La razón por la que percibimos un color como si fuese otro se determina por los patrones cromáticos que le envuelven. Nuestros ojos tienen entre seis y siete millones de conos, los cuales se concentran en un punto amarillo conocido como mácula. Estos conos miden el color en distintas ondas, en algunas ocasiones interponiendo algunas sobre otras, posteriormente nuestro cerebro compara esas señales de manera antagónica, midiendo las diferencias en ondas que existen entre estas señales. Cuando algunos colores se combinan, el cerebro no puede procesar la información que proviene de los conos y simplemente se confunde.  

Para comprobar que ambas franjas que componen la espiral son, en realidad, de idéntico color, puedes utilizar algún programa como Photoshop para medir los valores de ambos. Leerás entonces que están compuestos por Rojo 0, Verde 255 y Azul 150.

Ahora la pregunta inevitable al estilo de los zen koans : ¿Las cosas son "como son" o son como las percibimos? Es decir, ¿ambas franjas son de igual color aunque nadie las perciba así?

Twitter del autor: @paradoxeparadis