*

X

Top 10: fobias más extrañas

Por: pijamasurf - 07/02/2011

El angustioso neuro-rechazo que acuñamos frente a diversas cosas puede alcanzar niveles profundamente extravagantes: miedo a la poesía, a la gravedad o a la crema de maní. ¿Cuáles son las fobias más raras?

saltando al vacio desde un acantilado

Clínicamente una fobia se define como el miedo persistente e "irracional" a un objeto o situación que aquella persona que la sufre busca evitar a toda costa y la sola posibilidad de enfrentarlo le produce una profunda angustia. Supuestamente la causa de la mayoría de las fobias tiene que ver con un evento traumático que, a través de asociación directa o indirecta, genera este "desorden psicológico". En un sentido un tanto más psico-poético, las fobias son capítulos no resueltos de nuestra autonarrativa que se atrincheran en nuestra mente y se alimentan, plácida y sombríamente, con el miedo que proyectamos alrededor de su presencia.

Sin embargo, más allá de definiciones científicas o interpretaciones etéreas, lo cierto es que millones de personas experimentan algún tipo de fobia. Se calcula que actualmente un 4.25% de las personas (una de cada 23) padecen al menos una, y a pesar de que la naturaleza de éstas es esencialmente irracional, u objetivamente infundada,  existen algunas que son increíblemente extravagantes.

A continuación presentamos una lista con diez de las fobias más extrañas que puede sufrir una persona.

crema de cacahuate o mani en una cuchara

- Geliofobia

Miedo incontrolable a la risa de otras personas. Las personas que padecen esta, literalmente, triste fobia, no pueden soportar el presenciar un acto de risa.

- Papafobia

Se refiere a una estrambótica aversión a la figura papal. No pueden soportar referencias verbales o fotográficas y mucho menos interactuar en persona con la figura del máximo pontífice, el Papa.

- Metrofobia

Otra de las fobias más lamentables desde un punto de vista etéreo, ya que aquellas personas que la padecen no pueden estar en contacto directo o indirecto con una manifestación de poesía.

- Arachybutirofobia

Tal vez la más quisquillosa de este listado, se refiera a aquellas personas que encuentran espeluznante  entrar en contacto con crema de maní a través de su paladar.

- Barofobia

Estas personas no soportan la gravedad, esta ley física les genera una angustia ineludible, de ahí que sientan una ferviente necesidad de experimentar caídas libres.

- Lacanofobia

Se refiera a la fobia ante los vegetales. Las personas que sufren de lacanofobia no pueden interactuar, en forma alguna, con ningún tipo de vegetal.

- Pediofobia

¿Alguna vez has sentido miedo al estar frente a una muñeca? Pues si ello te ocurriera todo el tiempo con cualquier muñeca, entonces padecerías oficialmente esta fobia.

- Aulofobia

Se refiere al miedo franco ante una flauta.

- Pteronofobia

Aquellas personas que la sola idea de ser rozados con la pluma de un ave, y pero aún que les hagan cosquillas con la misma, se conocen como pteronófobos.

- Panfobia

La peor de todas las fobias existentes: se resume como el miedo a todo.

Te podría interesar:

Cuencos tibetanos de sonido hacen levitar gotas de agua (VIDEO)

Por: pijamasurf - 07/02/2011

Una sublime metáfora se manifiesta con los sacros sonidos que generan los cuencos tibetanos: las gotas de agua levitan.

imagen de un cuenco tibetano o cuenco cantor. Los cuencos tibetanos son ancestrales instrumentos musicales que se utilizan en rituales en torno a la meditación budista. Generalmente están hechos a base de una aleación de cobre y se tocan al frotarlos circularmente. Se cree que su origen se ubica en una veta chamánica de una cultura pre-budista llamada Bon Po, con sede en los Himalayas.

A lo largo de la historia, al sonido emitido por estos cuencos se le ha atribuido  propiedades francamente sanadoras. Por ello son utilizados en múltiples variaciones de sonoroterapia, ya que aparentemente las frecuencias que alcanza ayudan a restablecer un equilibrio en los cuerpos sutiles de nuestro organismo y trabajan activamente, a través de vibraciones, en órganos y huesos. Pero ahora investigadores de la Universidad de Leija, en Bélgica, han estado haciendo pruebas con estos cuencos y, entre otras cosas, lograron descubrir una nueva y espectacular propiedad: las peculiares ondas de sonido que generan estos instrumentos provocan que gotas de agua leviten.

Al agregar agua a los cuencos y frotarlos para que generen sus inigualable sonido, se produce un increíble fenómeno: el frotamiento provoca una deformación microscópica de la superficie del cuenco, misma que provoca una cierta presión en el aire y en el agua. Las ondas en el aire corresponden al sonido y ocasionan que las ondas de agua giren en forma circular. Y si están suficientemente excitadas, éstas se rompen y liberan pequeñas gotas, que eventualmente, en una mística sincronía de variables en las fuerzas naturales en acción, comienzan a levitar (suspenderse momentáneamente en el aire).

Pero tal vez lo más curioso es que este fenómeno físico de alguna manera manifiesta un ejercicio sincrometafórico, ya que la práctica de la meditación tibetana, la cual se acompaña en muchas ocasiones del sonido de estos cuencos, comparte esencialmente la naturaleza de las gotas de agua levitando: ligereza, discreción y elegancia.

 

[New Scientist]