*

X

"Song of the Machine": un virus que puede hacer al ser humano ver en infrarrojo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/29/2011

En un excelente video que conjuga la ciencia y el arte, Superflux nos presenta un nuevo desarrollo teórico de la optogenética que permite a los seres humanos obtener una visión electromagnética de mayor espectro y conectar el ciberespacio con la realidad cotidiana.

Los ojos son nuestros primeros procesadores de la realidad, el córtex visual recibe al mundo en una "canción neural" de diferentes voces (las voces son las distintas gamas del espectro electromagnético). Nuestra codificación está diseñada o limitada a solamente "escuchar" algunas de estas frecuencias de luz. Sin embargo algunos animales son capaces de ver en ultravioleta (como los renos o las abejas) y hasta en infrrarojo (como las serpientes). ¿Podemos modificar nuestro cuerpo para acceder a estas dimensiones invisibles de la luz?

Esto es lo que sostiene en un ejercicio de ciencia ficción —que podría convertirse en una próxima realidad— el equipo formado por el neurocientífico Patrick Degennear y la firma de diseño Superflux.

El camino a tomar es el de la optogenética: más que el implante de electrodos en los ojos y en el cerebro, inyectar un virus que introduzca nuevas células nerviosas fotosensibles.Luego se usaría una interfaz (unas gafas electrónicas) que registra impulsos, interpreta la escena visual y envía códigos de pulsos de luz a la retina. Esta información podría amplificar "la canción neural" de nuestro córtex visual.

La interfaz visual también permitiría acceder al ciberespacio en una realidad aumentada, accediendo a ríos de datos sobre los ríos de luz natural y luz eléctrica, feeds de información in situ, geotags... fusionar la canción de natura con la electro-canción de la máquina en una sinestesia digital de información incesante.

[Superflux]

Te podría interesar:

Cómo los centros comerciales nos manipulan para comprar (VIDEO)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/29/2011

Un video de la gente de Hungry Beast muestra en tres minutos cómo la arquitectura y los elementos de diseño de los malls están hechos para manipular la psique de los consumidores y hacerlos que desaten el comprador patológico que llevan dentro.

Los malls  o centros comerciales son las mecas arquitectónicas de la sociedad de consumo, y el diseño de estos templos del capital no es gratuito: todo está pensado para manipular tu psique para que te desprendas fácilmente de tu dinero.

De entrada el mall crea una espacio de interzona que te da un respiro, un descanso visual antes de la inmersión en la vorágine. Ya en los pasillos de los comercios todo está hecho para que busques refugio del ruido y de la sensación de desorientación programada en el cálido interior de una tienda.

Como los casinos, los centros comerciales construyen la sensación de ser mundos fuera del mundo: nunca verás un reloj y se intentará bloquear toda vista exterior, para lograr el efecto de la cápsula, bajo cuya dosis podrás perderte en el mundo de las compras.

Uno de los ejemplos de la manipulación del consumidor es Ikea, que teje un laberinto alrededor de sus  productos para que una persona interactúe con productos los cuales no pensaba comprar. Según un estudio  de la Universidad de Londres muestra, de esta forma los consumidores compran hasta 60% más.

Otro de los trucos de los malls es que te sea difícil acordarte de dónde dejaste tu auto: luego de haber sido bombardeado por tantos estímulos, haces lo que sea para no tener que afrontar este predicamento... y caes en cuenta que después de todo sí necesitas otro televisor.