*

X

Asherah, la esposa de Dios, fue editada fuera de la Biblia, según experta

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/21/2011

La Diosa Madre, pareja de Yahveh, ha sido exlcluida dolosamente de la Biblia, ante la construcción de un paradigma de hegemonía masculina, según revela una investigadora; Asherah, es la eterna Astarte, Ishtar, diosa del mar, del cielo y símbolo del árbol de la vida

Información presentada por la investigadora de la Universidad de Exeter, Francesca Stavrakopoulos, apunta a que originalmente las grandes religiones abrahámicas –que son hoy los tres grandes monoteísmos- adoraban también a la diosa Asherah, junto a Yahveh (Asherah es a veces llamada Astarot, y es la misma deidad adorada como Ishtar por los babilónicos y Astarte por los griegos, arquetipo del divino femenino: Luna, Tierra Venus). Si esto se probara cierto, significaría que en el origen de estas grandes religiones existe una concepción más equilibrada de la vida, tanto el principio masculino como el femenino, como ocurre, por ejemplo en el hinduismo con Shiva y Parvati o Vishnu y Lakshmi.

Stavrakopoulous basa su teoría en antiguos textos, amuletos y figuras encontradas enla ciudad de Ugarit, hoy Siria, en los que se revela que Asherah era una poderosa diosa de la fertilidad que se adoraba junto a Yahveh o Jéhovah.

En una vasija del siglo XIII encontrada en el desierto de Sinai, en Kuntillet Arjud, se pide bendición a la pareja divina. “Y ahora varias inscripciones similares han sido encontradas, todas las cuales fortalecen el caso de que el Dios de la Biblia tuvo una esposa”, dice la académica.

También es significativo la admisión bíblica de que Asherah fue adorada en el templo de Yahveh en Jerusalén y en el Libro de los Reyes se dice que una estatuta de Asherah yacía en el templo y que personal femenino tejía vestimemtas rituales para ella.

En el Libro de Jeremías existe una posible referencia a esta diosa cuando se habla de “La Reina del Cielo”.

A veces su nombre traduce como  la diosa del árbol de la vida, pero también está vinculada con el mar en uno de sus nombres Athirat, rbt ʼart ym, rabat ʼAirat yammi, Señora del Mar o Aquella que camina sobre el mar.

Su otro epiteto en los textos ugariticos (un lenguaje semítico) es  "qaniyatu ʾilhm", “la creadora de los dioses” (Elohim).

En esos textos Athirat es la consorte del dios El; existe una referencia a  los 70  hijos de Athirat, presumiblemente los mismos 70 hijos de El. También se le llama Elat, la contraparte femenina de El, en los textos acadios aparece como Ashratum, la esposa de Anu, el dios del cielo.

J. Edward Wright, del  Arizona Center for Judaic Studies dice que “Asherah no fue editada del todo de la Biblia por sus editores masculinos, trazos de ella permanecen y evidencia arqueológica y referencias en textos de naciones en las fronteras de Israel permiten reconstruir su papel en las religiones del Levante”.

Otras referencias a esta diosa en la Biblia derivan del libro de Deuternomio, en un marco siempre hostil. El Rey Manasseh es juzgado como alguien que hizo mal ante Dios cuando colocó el poste, símbolo del árbol de Asherah (¿el ash tree de los druidas, axis mundi?), en el Templo. El Rey Hezekiah, que removió el símbolo de Asherah del Templo y lugares sagrados fue alabado como el más justo de los reyes.  Los profetas Isaías, Jeremías y Micah también condenan la idolatría de Asherah, ya que según ellos aleja de la adoración del dios único y verdadero. Esto nos da idea de como la diosa femenina, del árbol de la vida, del mar y del cielo, fue equiparada con la falsa idolatría, con Baal, y se alejó al hombre de la adoración de la pareja divina y de la mujer, probablemente en ediciones subsecuentes de la Biblia.

[Discovery]

Te podría interesar:
Sindicatos de piratas somelíes crean mercado de futuros y venden acciones de sus futuras recompensas en una boyante economía fuera del sistema

Sindicatos de piratas en Somalia están utilizando instrumentos financieros como si fueran salvajes corredores de Wall Street y han incorporado un esquema de venta de acciones para financiar ataques planeados, según ha descubierto la Fuerza Naval de Estados Unidos.

Motivados por la enorme cantidad de recompensas que han recibido en los últimos años, los piratas se mueven en un mercado optimista (bullish, para usar el término de Wall Street) y los inversionistas compran las acciones de las misiones a realizarse con esperanza de agenciarse jugosas tajadas de los rescates pagados por la industria naval.

El dinero de las recompensas les permite a los piratas invertir en barcos más grandes, armas más poderosas y mejores sistemas de detección electrónica para ubicar a sus presas en el mar.

El año pasado el promedio de recompensa fue de 5.4 millones de dólares y se calcula que el costo total de sus redadas fue de 12 mil millones de dólares contando seguros, incremento de seguridad y cambio de rutas.

Un grupo de 60 naciones se encuentra luchando contra los piratas somalíes, pero por el momento sin lograr contener del todo a estos bucaneros altermundistas que logran escabullirse del orden mundial dominante viviendo en una especie de zona temporalmente autónoma.

[Bloomberg]