*

La personificación del sueño como una divinidad es un intento de expresar su complejo simbolismo
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

El sueño ha tenido a lo largo de la historia un profundo simbolismo. Tratándose de uno de los fenómenos más asombrosos de nuestra evolución, no podía ser para menos.

Como divinidad se le veneró de distintas formas en las civilizaciones de la Antigüedad, en varios casos coincidiendo con hacer del Sueño un ente cercano a entidades como la Noche y la Muerte, porque las prefigura.

"Oneiros, dios del sueño" ('Los guerreros del zodiaco: el lienzo perdido', 2011)

Así por ejemplo Hipnos, entre los griegos, hijo de Nyx (la Noche) y hermano de Thanatos (la Muerte).

"El cuerpo de Sarpedón es llevado por Hipnos y Tánatos (el Sueño y la Muerte), mientras Hermes observa". Cara A de la llamada "Crátera de Eufronio", crátera ática de cáliz rojo firmada por Euxitheos (alfarero) y Eufronio (pintor), ca. 515 a.C

Otra cualidad del Sueño que los antiguos destacaron fue su capacidad para asumir una y mil formas. En las Metamorfosis, Ovidio describe así a Morfeo, otra divinidad asociada con el sueño:

astuto fingidor de figuras, más hábil que todos en imitar andares, rostros, voces y vestiduras usuales, pero que sólo sabe representar a los humanos.

(XI; traducción de Ana Paz Vega)

"Morphée", Jean-Antoine Houdon (1777)

El Sueño es fantasía, ilusión, mensaje hermético, y mucho tiempo se le creyó también presagio y profecía.

¿A ti qué Sueño te visita cada noche?