*

Nueces de Brasil: ¿el alimento de la alegría?

Salud

Por: José Robles - 07/28/2021

Por su elevada presencia de selenio, un nutriente fundamental para regular el ánimo, las nueces de Brasil pueden tener un efecto sumamente positivo en la salud mental
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Desde cierta perspectiva, el bienestar del ser humano puede mirarse como el resultado de una combinación compleja y delicada, en donde la alimentación tiene una importancia fundamental.

En particular, en años recientes se ha descubierto que el consumo de frutos secos como parte de nuestra dieta habitual tiene un impacto en la salud del cerebro, con efectos tanto neurológicos como psicológicos

Por ejemplo, en una investigación de 2019 llevada a cabo por la Dra. Ming Li, adscrita al Centro de Investigación de Salud de la Población de la Universidad de Australia del Sur, se encontró que consumir diariamente al menos 10 g de frutos secos mejora las funciones cognitivas en un 60%, esto en comparación con personas que no los incluyen en su dieta. En este estudio se observó que los individuos analizados tenían cierta predilección por el consumo de cacahuates.

Considerando esos elementos de la ecuación de la que depende el bienestar, uno de relevancia poco conocida es el selenio, nutriente particularmente importante para el funcionamiento correcto de la tiroides y el sistema inmune y cuya presencia (o ausencia) también incide en la salud mental.

En específico, se ha detectado que el selenio influye en la regulación del estado de ánimo. En una investigación de David Benton y Richard Cook del Departamento de Psicología del University College de Swansea (Gales, Reino Unido), se encontró que el consumo de una dosis controlada de selenio (100 mcg) como parte de la dieta diaria tuvo como efecto una mejora del ánimo en general, así como una reducción de los niveles de ansiedad de los participantes. En el mismo estudio se halló que las personas con niveles bajos de selenio eran más proclives a manifestar ansiedad, depresión y fatiga.

En relación con los frutos secos, cabe mencionar que el selenio es uno de los componentes principales de la nuez de Brasil (Bertholletia excelsa), conocida también como castaña de Pará o avellana del Brasil, entre otros nombres.

Desde hace tiempo se sabe que dicho fruto es altamente rico en selenio, tanto que 100 g de nueces de Brasil aportan más de tres veces la dosis recomendada del nutriente para un adulto.

Con todo, es importante moderarse y comer únicamente dos o tres nueces al día para estar dentro de la recomendación de consumo diario de selenio. Un exceso de este elemento puede tener efectos nocivos, en particular selenosis, una intoxicación que lleva a perder pelo, uñas y dientes, además de afectaciones en el sistema nervioso.

Cabe señalar que otras fuentes abundantes de selenio son los mariscos y las vísceras comestibles de animales como la res y el cordero. En menor medida también se encuentra en la carne en general, los huevos, los cereales y los granos.

Ahora ya lo sabes: quizá la clave de la alegría sea más sencilla de lo que parezca y consista, simple y llanamente, en comer algunas nueces cada día.

 

Enlaces a los estudios referidos:

M. Li y Z. Shi. A Prospective Association of Nut Consumption with Cognitive Function in Chinese Adults aged 55+ China Health and Nutrition Survey

D. Benton y R. Cook. The impact of selenium supplementation on mood

Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. Selenio: hoja informativa para consumidores


También en Pijama Surf: Esta dieta tiene los mayores beneficios cognitivos durante la tercera edad (ESTUDIO)

 

Imagen de portada: Pixabay