*

X

'Si tengo que darle a alguien algo que le ayude, le doy sus libros': Roberto Calasso sobre Simone Weil

Libros

Por: pijamasurf - 10/02/2020

Pensando juntos a Simone Weil y a Roberto Calasso

Roberto Calasso es quizá el hombre de letras más importante que existe en la actualidad. Podría decirse que, después de Borges, nadie ha tenido una relación tan íntima y virtuosa con los libros, hasta el punto de volverse él mismo una especie de sinónimo de la literatura e imagen del pensamiento sobre los libros.

El rol de Calasso es doble: ha sido, por supuesto, el gran escritor refabulador de los mitos, las historias de las cuales estamos hechos, más incluso que de ideas o de átomos. Por otro lado, Calasso ha sido también el editor de la que algunos conocedores consideran la casa editorial más exquisita de los últimos cincuenta años: Adelphi. Por ello Calasso ha sido llamado "una institución literaria de una sola persona".

En este artículo recogemos lo que Calasso ha dicho de Simone Weil, acaso la más brillante filósofa del siglo XX y, en todos sentidos, un espíritu aparte, como notó Camus, una luz en la oscuridad, un bastión de pureza inmarcesible entre la decadencia espiritual que caracteriza al ocaso de nuestra civilización.

Las palabras de Calasso no deben tomarse a la ligera. Quien conoce a Calasso sabe que es un pensador preciso, que no dilapida elogios. Junto con Baudelaire, con Karl Kraus y con Nietzsche, Simone Weil es quizá la principal influencia de Calasso, y ninguna más entrañable. A nadie más le dedicaría palabras tan dulces, tan positivas, tan amistosas. Hay escritores que se piensan juntos, que establecen vínculos y resonancia; Calasso y Weil son una de esas parejas, divina pareja de las belles lettres.

Calasso ha dicho que en todo lo que escribe está presente Simone Weil. Y le atribuye a Weil ser la primera en intuir el fondo de la idea de Durkheim de que la sociedad era lo religioso. Weil advirtió, siguiendo a Platón, que la sociedad, el colectivo, reemplazaba a lo religioso, se convertía en una religión pero sin misticismo, sin auténtica relación con lo invisible. Esta idea es esencial en Calasso, quien ha observado que la sociedad secular moderna es una "teología agnóstica basada en el nihilismo". El hombre moderno no se ha liberado de los dogmas y las supersticiones, sino al contrario; con todo, cree que está libre de toda creencia y que, a través de la ciencia, ha conquistado definitivamente el conocimiento de la realidad. Eso es peligroso, como ya hemos visto con los movimientos totalitarios seculares del siglo XX que dirigen el fervor religioso hacia lo político. Calasso sugiere otra cosa: hemos dejado de percibir lo divino, no porque sepamos más, sino porque sabemos menos. La información, el dataísmo, los meros datos científicos, no constituyen auténtica sabiduría. Proyectamos este conocimiento trivial sobre la realidad, anegando el misterio. Lo divino no aparece porque nuestra atención, la luz de nuestro ser, se posa sobre cosas que están muertas –pero que aparentan brillar–, que carecen de lo numinoso, de la auténtica linfa religiosa.  

Otro de los temas esenciales de Calasso, el estudio del sacrificio, está presente también en Simone Weil. De hecho, la vida de Weil puede considerarse como la encarnación de la vía del sacrificio, como ocurría en la India védica o entre los seguidores de Jesús. La filosofía mística de Weil entendió la existencia del universo como el sacrificio de la divinidad que hacía espacio para nuestra existencia y la labor ética y soteriológica del individuo como la reciprocidad, en el amor, de ese sacrificio, que en última instancia era imitación de la divinidad y deificación del alma. Calasso, por supuesto, habrá reconocido esto.

Por último, hay que mencionar que la influencia de Weil en Calasso no sólo es temática es formal. El método de Calasso, basado en el pensamiento analógico, aparece en los cuadernos de Simone Weil, llenos de asociaciones centelleantes y un discurso que se mueve en círculos concéntricos o espirales, conectando una idea con otra y regresando sobre una tema, hasta destilar su esencia, en una especie de meditación a través de la escritura. Calasso mismo nos da una pista al incluir como epígrafe en su libro Los cuarenta y nueve escalones una frase de Simone Weil que propone un "método basado en analogías". La ruina de Kasch, el libro en el que Calasso descubrió su estilo y del que Calvino dijo que "se trata de Talleyrand y de todo lo demás", de todo el universo, puede leerse como una elaboración literariamente más sofisticada de los cuadernos de Weil. 

A continuación una traducción de la la conferencia que dictó Calasso en la Universidad de Stanford en honor a René Girard, en la que, al final, le preguntan sobre Simone Weil. 

Debo decir que no sólo tengo admiración por Simone Weil, tengo algo más. Si tengo que darle a alguien a leer algo que le sirva, que le ayude, le doy sus libros... En sus últimos días quiso escribir una especie de nueva constitución...  pero Echar raíces, aunque es altamente importante e interesante, no está al mismo nivel de clarividencia de lo que se lee en sus Cahiers, la esencia de su pensamiento. El punto esencial [de Echar raíces] es la relación con el pasado, en ese sentido es muy fuerte. El sentido de L'enracinement es que si a una persona le quitas la noción del pasado, la matas. Esto es esencial, esto es lo que está pasando hoy en todas partes. No sólo en algunas naciones, en todos lados. Hay una especie de procedimiento de amputar el pasado. Lo cual es uno de los aspectos más aterradores de lo que estamos viviendo. Y ella lo percibió en otro periodo, en medio de la Segunda Guerra Mundial, cuando no era tan obvio. Pero ahora lo es. La cantidad de información que obtenemos es proporcional a la cantidad de distracción de memoria. Pero de cualquier forma, cualquier cosa que ella escribió es bueno leer.

En español, es sobre todo la editorial Trotta quien ha consolidado la publicación de la obra de Simone Weil. Los títulos disponibles en esta casa editorial pueden encontrarse en este enlace. Para nuestros lectores en México, una manera accesible de adquirir algunos de estos volúmenes es a través del sitio web de la editorial Herder (en este enlace), la cual es una de las distribuidoras de Trotta en el país.

 

También en Pijama Surf: Amar es adorar la distancia con lo que se ama: los apuntes de Simone Weil sobre el amor, la verdad y la libertad