*

El cobre mata el COVID-19 (confirmando lo que enseña la ayurveda)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2020

Las superficies de cobre acaban con el coronavirus COVID-19 mucho más rápido

Una de las razones por las cuales la principal recomendación de los expertos en relación al COVID-19 es lavarse las manos se debe a que este virus puede vivir fuera del cuerpo humano en superficies como el vidrio o el plástico por hasta nueve días (o más en algunos casos donde hay baja temperatura). Sin embargo, recientemente los investigadores notaron que en superficies de cobre el virus muere en menos de cuatro horas.

El cobre es un metal que históricamente ha sido usado por sus propiedades medicinales. En la tradición de la ayurveda (la "ciencia de la larga vida"), las propiedades del cobre son altamente estimadas, tanto por su capacidad antimicrobial como por supuestamente tener un efecto positivo sobre los humores del cuerpo. De ahí que en la India se sigan usando platos y vasos de cobre, una práctica milenaria que lamentablemente no está difundida en toda la población, sobre todo a causa del costo que suelen tener los utensilios de dicho material.

El cobre ha sido también un metal muy importante en el desarrollo de la alquimia, el conjunto de prácticas esotéricas espirituales que trata de la transformación de los metales. En ciertas tradiciones esotéricas, el cobre fue asociado con Venus, la deidad de la belleza y el amor (y por extensión también el planeta que en la astrología representa estas cualidades). En China se le asocia con el qi, o la energía vital.

Estas asociaciones cobran otro sentido a la luz del descubrimiento antes mencionado. Si el coronavirus no sobrevive en el cobre esto es algo que guarda paralelismo con una serie de prácticas a lo largo de la historia en diversas culturas, que encuentran sustento en las investigaciones científicas.

A partir de la Revolución Industrial, el cobre proliferó como material de construcción, particularmente en la plomería y la electricidad (por su resistencia y durabilidad frente al efecto corrosivo del agua y el gas, en el caso de la primera; y por su buena capacidad de conducción, en el caso de la segunda; en ambas, por el menor costo de extracción y manufactura en comparación con otros metales). En ese entonces, todo tipo de objetos fueron construidos con cobre o en aleaciones con una porción importante de este material: puertas, pasamanos, excusados, platos, jarras, barandales, etcétera.

El cobre ha desaparecido progresivamente de la arquitectura dando paso a nuevos materiales más baratos, lo cual tiene, sin embargo, diversos efectos para la salud. Numerosos estudios han mostrado que el cobre es efectivo tanto con bacterias como con virus, a diferencia de los antibióticos. Además, el cobre no sólo mata al virus sino que impide su mutación, pues destruye sus genes, a diferencia de los antibióticos (en el caso de las bacterias). Notablemente, en esta investigación de 2016 se encontró que los hospitales que tenían una importante presencia de este material redujeron sus casos de infección en un 58%. 

Por supuesto, es un poco tarde para tratar el problema de COVID-19 con una "revolución de cobre" o una vuelta masiva a este material, pero sin duda es algo a tomar en cuenta en el mediano y largo plazo. Y por supuesto, para quien tenga acceso a objetos de cobre: es buen momento para usarlos. Aunque hay recordar que más efectivo que esto es simplemente desinfectar las superficies con productos higiénicos comunes con base de alcohol. Por último, cabe mencionar que consumir cobre puede ser tóxico.

 

También en Pijama Surf: La diferencia entre el chamanismo y la medicina occidental