*

X

¿Tienes mal aliento? El estrés puede ser el causante

Salud

Por: pijamasurf - 09/13/2019

Cuando el estrés se vuelve excesivo y omnipresente, puede comprometer el bienestar de las personas

El estrés es uno de los recursos psicológicos y fisiológicos más importantes que posee el ser humano. Por norma general se activa cuando una persona se enfrenta a situaciones que superan sus capacidades, y en consecuencia la obliga a moverse para garantizar su supervivencia. 

Sin embargo, cuando el estrés se vuelve excesivo y omnipresente, puede comprometer el bienestar de las personas. En esos momentos, cuando uno siente que las situaciones superan las propias capacidades, el estrés se convierte en dolores de cabeza, mal humor, malestares estomacales, tensión muscular (incluyendo contractura de espalda), inestabilidad en las horas de sueño y de hambre. Y sí, también en mal aliento. 

 

El mal aliento, síntoma de estrés excesivo

Si bien el mal aliento es un síntoma de muchos factores que pueden entrar en juego, entre ellos se encuentran principalmente la ausencia de higiene bucal, las enfermedades fisiológicas y el exceso de estrés. Desde factores como olvidar lavarse los dientes tres veces al día hasta sufrir de enfermedades relacionadas, por ejemplo, con el hígado, son algunos factores que se suman al mal aliento. 

En el caso del estrés, es importante recordar que es un fenómeno que activa y es activado por el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal –el eje HYPAC–. Es decir, se trata de un fenómeno que no sólo se ejecuta en el cerebro: se vive en todo el cuerpo, activando distintas glándulas en él. Una vez que el exceso de cortisol, la hormona del estrés, invada parte del cuerpo sometiéndolo a una lucha omnipresente de supervivencia, el cuerpo empezará a tener síntomas como taquicardia, sudoración, presión muscular, dolor estomacal o problemas digestivos, bajo deseo sexual, entre otros. Dado que el sistema digestivo es uno de los elementos afectados con el exceso de estrés, no habría que sorprendernos de que una de sus afectaciones sea… el mal aliento. 

 

Cómo eliminar el mal aliento por el estrés

Lo más inmediato que podría recomendarse es trabajar en una mejor higiene bucal. Lavarse los dientes tres veces al día, visitar regularmente al dentista para una limpieza profunda, etcétera. 

Asimismo, en un estilo de vida en donde las horas de trabajo son excesivas y las demandas sociales son exigentes, aprender a regular emociones negativas tan intensas puede ser de gran ayuda para el cuerpo. Actividades como terapia psicológica, meditación, deporte, yoga e inclusive la limpieza profunda en la habitación u hogar, pueden ser alternativas que permitan desarrollar herramientas de regulación emocional.

 

Fotografía principal: Functional Medical Institute