*

X

La moda de los escritorios de pie y los grandes escritores que escribían parados

Arte

Por: pijamasurf - 07/28/2019

Escribir de pie podría salvar tu espalda y tu salud en general

En un mundo cada vez más sedentario, en el que gran parte del trabajo se hace sentado frente a una computadora, los escritorios de pie han resurgido con una popularidad que podemos llamar necesaria. Se sabe que pasar mucho tiempo sentado y con la espalda encorvada es una de las peores posturas a las que se puede someter el ser humano, y cada vez hay más información sobre cómo esto deteriora la salud. En los últimos años ha habido un pequeño boom de los escritorios de pie (standing desks), desde los móviles hasta algunos más clásicos.

El precio de estos escritorios está más o menos entre 300 y 500 dólares y existe una gran oferta en línea. Dicho eso, no es demasiado difícil adaptar un escritorio existente o el espacio en casa para acomodar un "escritorio de pie".

Aunque sin duda vivimos un momento de amplia demanda por estos escritorios, cabe mencionar que la historia de la literatura está llena de grandes autores que practicaron el hábito de escribir de pie. 

El más ilustre de los escritores de a pie fue el danés Soren Kierkegaard, no sólo uno de los grandes filósofos de la historia sino también uno de los grandes escritores, reconocido por su brillante prosa. Kierkegaard no sólo tenía un escritorio de pie; tenía varios en su casa, en diferentes cuartos, y llegaba a pasar noches enteras escribiendo (siendo uno de los escritores más prolíficos para su corto tiempo activo). Otros famosos escritores que practicaron este hábito son Charles Dickens, Winston Churchill, Vladimir Nabokov, Virginia Woolf y Ernest Hemingway. Según una entrevista de 1954 Hemingway prefería escribir parado, aunque sabemos también que solía hacerlo sentado en un café.

Quizá estos ejemplos puedan inspirarte a dar el salto a un escritorio de pie, especialmente si pasas mucho tiempo escribiendo en una computadora.