*

X

Luna llena en Leo y eclipse total de luna visible en toda América este 20 y 21 de enero

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/19/2019

El último eclipse total de luna en más de 2 años podrá apreciarse en toda su magnitud en América y partes de Europa

Este domingo por la noche se podrá apreciar un eclipse total de luna en toda América y en algunas partes de Europa. El eclipse de la luna roja del lobo, como ha sido llamado, empezará en su etapa parcial a las 9:33pm hora de la Ciudad de México, su etapa total iniciará a las 10:41pm, llegará a su máximo a las 11:12pm y culminará en la etapa total a las 11:43pm y en la parcial a las 12:50am del 21 de enero (en este sitio se pueden consultar las horas precisas en cualquier locación del mundo). Los observadores de las Islas Británicas, Portugal, Noruega y partes de España, Finlandia y Suecia también podrán ver el eclipse total de luna. 

La luna llena ocurre porque la Luna refleja completamente la luz del Sol cuando se encuentra exactamente del lado opuesto de la Tierra en relación con el Sol. En ocasiones, la órbita de la Luna la lleva a la sombra de la Tierra y se ve eclipsada. No ocurre un eclipse lunar cada lunación porque la órbita de la Luna tiene 5 grados de inclinación con respecto al plano de la órbita terrestre.

Evidentemente, para ver el eclipse es necesario estar en un lugar donde el cielo esté despejado, y se puede apreciar mejor también en lugares donde no haya contaminación lumínica. Esta lunación en ciertos lugares es llamada la "luna del lobo" y será una de tres superlunas consecutivas, lo cual significa que la Luna estará más cerca de lo normal y se verá aún más espectacular. Además será el último eclipse total de luna que se podrá apreciar hasta el 26 de mayo del año 2021, por lo cual es una oportunidad digna de no perderse.

Astrológicamente el eclipse ocurrirá en la constelación de Leo, en oposición al Sol entrando a la constelación de Acuario. Tradicionalmente los eclipses eran considerados eventos infaustos, ligados a la muerte y a la destrucción -aunque algunas interpretaciones modernas lo suavizan como "transformación"-. En este caso, el eclipse está especialmente cargado de tensiones, ya que ocurrirá casi en el momento exacto de la cuadratura de Saturno en Capricornio y Marte en Aries (signos que ambos rigen), los dos planetas malignos de la astrología clásica. Más positivo es el hecho de que Júpiter y Venus estén acercándose a una conjunción en Sagitario. Además, Júpiter y Neptuno se encuentran también haciendo una cuadratura.

Te podría interesar:
El encuentro entre genios no produjo muchas chispas, pero sí dejó una reflexión emblemática

El encuentro de mentes geniales genera enorme interés y fascinación. Mucho se ha escrito sobre el trabajo de instrucción de Aristóteles a Alejandro Magno: la mente más brillante de su época, sirviendo de tutor de quien sería el más grande conquistador. Y sólo podemos imaginar, por ejemplo, lo que debieron de haber sido las discusiones entre Hegel, Schelling y Hölderlin, tres de las más brillantes mentes del idealismo y el romanticismo alemán, quienes fueron roommates en la universidad. En ocasiones, sin embargo, el encuentro de grandes mentes y figuras legendarias no produce demasiadas chispas. Pero esta misma falta de fuego y de química puede ser en sí misma reveladora. 

François Cusset narra en el libro French Theory: How Foucault, Derrida, Deleuze, & Co. Transformed the Intellectual Life of the United States el encuentro entre los famosos filósofos franceses Gilles Deleuze y Félix Guattari y Bob Dylan y Joan Baez. El encuentro fue organizado por el artista y activista Jean-Jacques Lebel, responsable de introducir la poesía beat en Francia, y sucedió en el backstage después de un concierto en Massachusetts, en 1975. Al parecer Deleuze era fan de la música de Dylan, lo cual, si tomamos en cuenta que también gustaba del surf, lo convierte en uno de los filósofos más cool de la historia. Según Cusset:

Poco impresionados por los dos filósofos franceses, los cantantes folk no se molestaron en leer el Anti-Edipo, y por su parte los dos teóricos desafortunadamente no estaban interesados en fumar marihuana: una inadvertida mala alineación de intereses sociales, creó un encuentro incómodo para las partes involucradas. La anécdota de una mal concebida compatibilidad es epítome del espíritu de comprensión de los objetivos de la teoría francesa e incita una pregunta inevitable: ¿acaso nosotros, del lado estadounidense del Atlántico, hemos podido comprender a los franceses, sus tradiciones intelectuales y su legado filosófico?  

Cusset se pregunta si el encuentro fallido entre Deleuze y Dylan no habla de un encuentro fallido en general, al menos en lo que se refiere a la intelectualidad francesa en Estados Unidos. Esto tanto en un sentido cultural general (la sofisticación francesa quizá no galvaniza la mente estadounidense) como, sobre todo, en un sentido particular (mucha de la filosofía francesa moderna y especialmente la posmoderna, parece perderse en la traducción -siendo Deleuze, Derrida y otros de sus exponentes famosamente difíciles de traducir y en general de comprender-).