*

X

Mujeres feministas consideran más atractivos a hombres sexistas, según estudio

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/16/2018

Estudio muestra que las mujeres prefieren a los hombres que tienen actitudes paternalistas y condescendientes, ya que se muestran aptos para proteger y proveer

Un reciente estudio publicado en la revisa de la Society for Personality and Social Psychology investigó el nivel de atracción que sienten las mujeres a diferentes tipos de hombres y sus motivaciones. Los investigadores Pelin Gul y Tom Kupfer notaron que las mujeres se sienten más atraídas a hombres que describen como desplegando un "sexismo benevolente". Este tipo de sexismo es descrito en la literatura como menos hostil y misógino; sin embargo, sigue siendo considerado como "sexista" ya que, según la teoría feminista, reproduce ciertos estereotipos como el de que las mujeres son más puras y virtuosas y deben ser protegidas por los hombres. En otras palabras, es lo que antes se llamaba popularmente "caballerosidad".

En el estudio se encontró que las mujeres que creen que estos hombres son más atractivos los percibieron también como mejor dispuestos a protegerlas, a cuidarlas y a proveer para ellas. Estas mujeres eran conscientes de que estas potenciales parejas podían ser condescendientes, paternalistas y autoritarios, y pese a ello los consideraron más atractivos que los hombres designados como "wokes", socialmente conscientes, sensibles y despiertos a los pleitos de la lucha de género. Esto se repitió no sólo en prospectos de pareja, sino en la población masculina en general. Por otro lado, los investigadores observaron que el nivel de atracción no fue influido por la necesidad de ser protegida de otros hombres que tenía una mujer. Y este mismo interés fue observado en mujeres que tenían tendencias feministas según fueron evaluadas por los autores.

Ahora bien, estos resultados, pese a que pueden llamar la atención en el clima actual, no son en ninguna medida sorprendentes. El popular estereotipo de que a las mujeres les atraen los hombres fuertes, poderosos e incluso los "chicos malos" es algo que no sólo es corroborado por la cultura, por cosas como el arquetipo de La bella y la bestia, sino por numerosos estudios científicos. Algunas autoras feministas observan en esto una especie de interiorización del patriarcado o de ciertos valores sexistas en las propias mujeres. Pero esta interiorización, aunque pueda tener ciertos factores culturales, es también perfectamente explicable biológica y psicológicamente. La necesidad de protección y seguridad es biológicamente uno de los principales factores que una potencial madre busca, en numerosas especies animales. Psicológicamente, si tomamos en cuenta a Freud y a Jung, autores que son "científicos" pero que sí nos ayudan a entender la importante dimensión subjetiva de la realidad, las características asociadas con el arquetipo del padre fuerte son sumamente atractivas para las mujeres, al igual que que las de la madre para el hombre. Esto, por una parte, en tanto que la sexualidad despierta en cierta forma dese la infancia y en tanto que la psique está construida por ciertos arquetipos, instintos o patrones que se heredan colectivamente y quizás no sólo de manera cultural.

Lo interesante de esta investigación es que habla de sexismo y no de misoginia. La misoginia es el odio a las mujeres y el sexismo benevolente es en realidad un amor a las mujeres, si bien un amor bajo ciertos ideales arquetípicos que algunas feministas buscan eliminar, pues los consideran tóxicos. No obstante, más allá de la teoría crítica posmoderna, este tipo de cualidades han sido históricamente deseables y han sido la sustancia de la poesía y el arte, además de tener un sentido evolutivo que difícilmente se puede deshacer en un par de generaciones.

Te podría interesar:

Real Academia Española pone freno al lenguaje inclusivo

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/16/2018

Escribir tod@s o todes es incorrecto. Según la RAE, la corrección gramatical no implica machismo

En el último tiempo, con la popularización de movimientos de igualdad e inclusión como el feminismo o el LGBT, algunas personas han empezado a utilizar un lenguaje que consideran que refleja mejor la diversidad y según ellos, no prioriza al sexo masculino. Sin embargo, estas innovaciones no son avaladas por la Real Academia Española, según ha dejado claro esta institución en las últimas fechas.

Expresiones como tod@s, trabajdor@s, niñ@s (a veces con una e, en vez de la @) y demás son incorrectas, de acuerdo con la RAE. Las razones tienen que ver con la economía del lenguaje y alguien podría argumentar que son razones también estéticas, pues como dice Darío Villanueva, director de la RAE, si seguimos esto, en última consecuencia tendremos que hacer extrañas variaciones o "desdoblamientos artificiosos", como llamar "miembros" a los brazos y "miembras" a las piernas.

Estos cambios:

Son innecesarios desde el punto de vista lingüístico. La mención explícita del femenino sólo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto. (...) La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia y complican innecesariamente la redacción y la lectura de los textos.

"El problema es confundir la gramática con el machismo", dice Villanueva. Es decir, hacer una hermenéutica del poder y la opresión sobre la lengua. Y explica que el género masculino de las palabras, "por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos". Quizás el cambio que deba hacerse está en la percepción de ver la terminación de una palabra como exclusivamente de un género, cuando gramaticalmente no lo es necesariamente. Y se pueden hacer ciertas "buenas prácticas" como deferencias, siempre voluntarias, a grupos que dicen sentirse ofendidos por las costumbres del lenguaje; quizá intentar, por ejemplo, hablar de "hombres y mujeres" o decir "el ser humano" en vez de "el hombre" (aunque estrictamente "hombre", en el sentido de homo, la especie, abarca ambos géneros) .

Recientemente hemos visto que, por ejemplo, la Iglesia Anglicana ha dicho que "Dios" (God), no es hombre ni mujer, es un nombre de género neutro.

Por otro lado, algunas dependencias oficiales han empezado a usar estos términos "inclusivos", como es el caso de la Cámara Baja en Argentina, argumentando que los jóvenes están usando estos términos en sus comunicaciones.