*

X

¿Tienes ansiedad social? Nuevo estudio sugiere que el MDMA ayuda a eliminar la ansiedad aguda

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/10/2018

El MDMA está siendo estudiado de manera exitosa para tratar la ansiedad social

El MDMA -o éxtasis- está en etapas avanzadas dentro de un proceso de legalización con fines medicinales, específicamente para tratar trastornos de estrés postraumático. Y un estudio reciente sugiere que también podría ser eficaz para tratar la ansiedad social. 

En un estudio realizado por la organización MAPS, pionera en la legalización medicinal de psicodélicos, ocho adultos con severa ansiedad social, ubicados incluso en el espectro del autismo, recibieron dos sesiones de psicoterapia con una dosis de MDMA, y otros cuatro recibieron sesiones con placebo. Los investigadores siguieron a los pacientes meses después del tratamiento y los examinaron con la Escala de Ansiedad Social de Liebowitz. El grupo que había tomado placebo experimentó una reducción de 19.3 puntos, en comparación con 44.1 puntos para el segmento que recibió el MDMA. 

Según el doctor Charles Grob, las personas experimentaron un incremento de confianza en situaciones sociales que anteriormente les habían resultado inmanejables. Un participante notó que descubrió que "la comunicación no es sólo hablar. Ahora me tomó el tiempo para notar mis emociones y las de los demás antes de hablar".

En otra investigación muy sonada recientemente, se descubrieron las propiedades prosociales del MDMA en los pulpos.

Hay que decir que "automedicarse" con MDMA para tratar la ansiedad social es un intento que está condenado casi seguro a fracasar, pues si bien es probable que durante los efecto de la sustancia el individuo pueda sentirse menos ansioso, al usarla, como probablemente sea el caso, para socializar, podría desarrollar una dependencia a la sustancia, como una muleta social, y no es muy probable que cuando los efectos se desvanezcan pueda continuar en su estado de desinhibición. El "bajón" del MDMA es conocido por su fuerza, ya que al intervenir en el circuito de serotonina del cerebro, muchas personas experimentan una depresión que puede ir desde leve hasta aguda en los días subsiguientes. Simplemente producen menos serotonina esos días; esto es especialmente pronunciado cuando se toman pastillas de éxtasis que pueden no ser puras o que tienen dosis extrafuertes. Este bajón puede ser paliado si se tiene una experiencia transformadora durante la ingesta, algo que podría ocurrir, pero que es mucho más probable cuando se toma la droga o el medicamento con una persona calificada que lleva el viaje de manera terapéutica. En otras palabras, el MDMA tiene la capacidad de sanar el trauma y aliviar la ansiedad social dentro de un contexto terapéutico, no recreacional. Si es que puede hacerlo también al consumirse de manera recreacional, eso es incierto y poco predecible.

Te podría interesar:

Capitalismo psicodélico: compañía invierte millones en terapia con "hongos mágicos"

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/10/2018

COMPASS Pathways se perfila para acaparar el futuro mercado de la terapia psicodélica

El renacimiento de la medicina psicodélica es una realidad. Hace unas semanas se dio a conocer que el gobierno de Estados Unidos había autorizado una prueba clínica para el tratamiento de depresión con psilocibina. Este es el primer paso dentro de un proceso de legalización médica; si todo marcha en orden, en 3 años podría haber compañías autorizadas para ofrecer el servicio médico de psilocibina (el ingrediente activo de los "hongos mágicos") para pacientes deprimidos. La compañía a la que se le otorgó la autorización para hacer estas pruebas es COMPASS Pathways, una empresa que recientemente ha recibido una importante inyección de capital y que ya ha fabricado 20 mil dosis de psilocibina sintética.

Como señala el profesor Charles Grob, de la Universidad de California, se avecina el "capitalismo psicodélico", y nadie sabe bien cómo va resultar este "matrimonio" de dos cosas que hace unos años parecían completamente incompatibles. Grob se pregunta si COMPASS será el Eli Lilly de los psicodélicos.

COMPASS es una empresa fundada por Peter Thiel, el magnate de Silicon Valley que fundó también PayPal, hizo una "angel investment" en los inicios de Facebook y es un entusiasta del transhumanismo. Esta semana uno de los inversionistas de COMPASS, Christian Angermayer, lanzó una nueva startup de biotecnología llamada  ATAI Life Sciences, que ya ha producido 25 millones de dólares. ATAI (el nombre es el de una diosa africana) se dedicará también a la investigación de psicodélicos (acaso jugando con la idea de Terence McKenna de que en las planicies africanas, los hongos ayudaron a detonar la evolución humana). Por su parte, COMPASS ya ha generado más de 33 millones de dólares en inversiones. Así que este holding empieza a perfilarse como el futuro gigante de los psicodélicos.

El tema aquí es que, hasta ahora, toda la investigación de psicodélicos -por ejemplo MAPS- había sido realizada sin fines de lucro. Los médicos han creado un protocolo basado en detonar experiencias místicas, elaborando playlists que combinan música de Bach y Ravi Shankar, entre otros; a la par, los pacientes suelen recibir una rosa para contemplar, y atención personalizada. Mucha de la investigación ha sido "open source". Ahora, entra la industria de la tecnología y el poder del capital de Silicon Valley. Entre los socios de COMPASS está una compañía llamada Calm, que desarrolla software para meditar, y 7 Cups, una compañía que desarrolla chatbots. Es posible que COMPASS patente un protocolo de tratamiento en el cual podría eliminarse casi del todo la interacción humana. En el futuro, la niñera del viaje será un robot. 

Sin duda, se trata de un tema espinoso, pues por una parte es una gran noticia que pronto la gente podrá acceder a la terapia psicodélica. Ya existen importantes indicios de que los "hongos mágicos" superan  a los antidepresivos en cuanto a efectividad para tratar la depresión. Sustancias como el MDMA, la ketamina, la ayahuasca y otras son sumamente prometedoras para diversas condiciones y padecimientos. Lo que genera alarma y preocupación es que estas terapias se vuelvan elitistas o se descontextualicen, ya no sólo de un entorno chamánico, sino de un entorno humanista; pues cuando la salud se convierte en negocio, el máximo potencial de sanación se ve sacrificado por el modelo de crecimiento de las empresas. El tema va a dar mucho de qué hablar. Seguiremos informando.