*

X

El día que Jim Morrison y el hijo del presidente Díaz Ordaz fumaron marihuana en Los Pinos

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/03/2018

La mítica visita de The Doors a México dejó legendarias historias

En 1969, The Doors se presentó cuatro veces en un club en la colonia del Valle conocido como el Forum. A menos de 1 año de la mascare de Tlatelolco, el gobierno de México tenía prohibidas las congregaciones masivas de jóvenes, por lo cual esta fue la única manera de traer a la emblemática banda de rock, la cual originalmente se iba a presentar en la Plaza México.

La visita de Jim Morrison a México está llena de leyendas, en parte porque ocurrió en un clima enrarecido y porque sus presentaciones estuvieron limitadas a la clase alta de la Ciudad de México. El lugar donde se presentaron en esa época exigía corbata para entrar y el cover para los conciertos era impagable para la mayoría de las personas. Abundan las leyendas de personas que dicen haber pasado el tiempo con el Rey Lagarto, disfrutado de su magnética compañía y en algunos casos haber brindado y fumado porros con el cantante famoso por su veta dionisíaca.

La más famosa anécdota que se tiene es aquella que dio a conocer Manuel Ávila Camacho López, hijo del gobernador de Puebla, Maximino, y sobrino del presidente Manuel,  quien fuera un escritor menor, y sobre todo un socialité (esta misma anécdota luego fue relatada por Fernando Rivera Calderón). Según Manuel, él conoció a Jim Morrison en California antes de que fuera famoso y en algún momento éste incluso lo visitó en Acapulco, donde tenía una casa y realizaba legendarias fiestas. De acuerdo con Ávila Camacho, cuando The Doors vino a México él le presentó a Jim Morrison, en una de sus fiestas en Acapulco, a Alfredo Díaz Ordaz, hijo menor del entonces presidente y quien era fanático del rock.

Según la historia, cuando la banda vino a México para sus conciertos -lo cual fue toda una hazaña de gestión- se organizó una fiesta en Los Pinos donde "Alfredito" y Morrison fumaron marihuana y se divirtieron hasta que el presidente Gustavo Díaz Ordaz bajó a terminar la fiesta y corrió a todos los "hippies". Se sabe también que Alfredo fue uno de los que llevó a The Doors a Teotihuacán, a La Lagunilla y a demás sitios turísticos. En ese entonces, pocas cosas podían tener más caché que enfiestarse con Jim Morrison.

40 años después The Doors, sin Morrison, finalmente se presentó en la Plaza México.

 

Aquí puedes leer más sobre la visita de The Doors a México

Te podría interesar:

Del esperanto al inglés: ¿adoptará la humanidad una lengua universal?

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/03/2018

¿El inglés acabará estableciéndose como una lengua universal? Y, en todo caso, ¿sería esto algo positivo?

En primera instancia, un idioma universal parece una buena idea, pues así todos podríamos entendernos. Incluso podemos remitirnos al mito bíblico de Babel, en el que se sugiere que la multiplicación de las lenguas es algo negativo, un castigo, y por lo tanto una lengua universal sería un estado idílico.

En este espíritu, el oftalmólogo polaco L. L. Zamenhof inventó o construyó a finales del siglo XIX el esperanto, un lenguaje que pretendía ser universal, si bien Zamenhof nunca se propuso que se abandonaran todas las otras lenguas, sino que el esperanto se adoptara como una segunda lengua universal. Pese a que hubo un momento de mayor interés global en el siglo XX, hoy en día es bastante poca la curiosidad que se tiene por esta lengua. Existen menos de 2 millones de personas que la hablan en todo el mundo, aunque algunos la han enseñado como su lengua natal a su hijos, haciendo con ello una afirmación categórica de su visión del mundo. El esperanto se usa, si acaso, entre ciertos tipos de comerciantes, en intercambios culturales y viajes, y parece ser una lengua que revela que quien la habla es partidario de la globalización. Y este es un poco el problema, el hecho de que la globalización como tal no es algo que sea fácil de aceptar por todos como algo bueno -pues puede tener algo de colonización y pérdida de la identidad-. La lengua es identidad cultural, y lo que enriquece al mundo es justamente la diversidad de identidades. Incluso la literatura nunca podría ser tan bella y rica en significados si no existiera un intercambio dinámico entre diferentes idiomas. Sería probable que se anquilosara y perderíamos modos nuevos de ver la realidad.   

Actualmente, hay quien habla de que el inglés se está convirtiendo en algo similar a una lengua universal. Según datos recientes 1.5 mil millones de personas hablan inglés, aunque menos de 400 millones lo hablan como su lengua madre. Sin embargo, el mundo consta de más de 7.5 mil millones de personas. En realidad, el inglés no supera por mucho al mandarín, que alcanza mil millones -aunque en ese caso, la gran mayoría son nativos-; el español es la tercera lengua mundial, con casi 500 millones de hispanoparlantes, seguida del árabe y el hindi.

Lo que vemos, obviamente, es que el inglés se ha convertido en la lengua oficial para las comunicaciones internacionales. No obstante, esto no es un fenómeno único, pues ha habido casos de alguna manera comparables, como el latín, que por mucho tiempo fue la lengua culta dominante. Y aunque algunas personas creen que debido a la globalización el inglés podría adquirir una universalidad duradera, es probable que en algunos siglos dicho idioma también llegue a su declive y sea superado por alguna otra lengua, aunque no podemos saber cuál será, por ejemplo, la influencia de la tecnología en la adopción de las lenguas. Y eso podría introducir una variación inesperada.

De cualquier manera, existe una cierta hermandad lingüística en el mundo. Como podemos ver en esta imagen, la gran mayoría de los países de Medio Oriente, el sur de Asia, Europa y América, comparten una misma raíz indoeuropea. Algo que puede apreciarse, por ejemplo, en el hecho de que muchas de las palabras del sánscrito, el lenguaje de los pobladores arios de la antigua India, son cognados de palabras de las lenguas occidentales modernas (por ejemplo: "hrd" y "heart", "jnana" y "gnosis", "manas" y "mente"). (Cabe mencionar que este árbol omite las lenguas afroasiáticas, altaicas, dravídicas, austroasiáticas y otras más).

Aquí hay una versión más completa (del bosque de lenguas):