*

X

Fotógrafa capta las elegantes formas del desierto de Namibia desde el cielo

Arte

Por: pijamasurf - 09/18/2018

Los desiertos áridos, enormes y coloridos de Namibia en el objetivo de Leah Kennedy

​​Namibia es uno de los 10 países con menor densidad de población, debido a sus famosos desiertos áridos -solamente los países como Mongolia, y las islas y territorios helados como Groenlandia lo superan-. Aunque esto crea condiciones desfavorables para la vida, también produce algunos de los paisajes más hermosos del planeta. Grandes dunas y llanuras expansivas a veces teñidas de rojo, ocres y dorados en horizontes planos que parecen infinitos, sólo cortados a veces por  líneas de arenas, piedras y relieves que sugieren cuerpos o pinturas abstractas.

La fotógrafa australiana Leah Kennedy tiene una serie formidable en la que retrata estos sublimes paisajes desérticos desde el aire, para así apreciar esta geografía de la piel. Kennedy logra reflejar la grandiosidad de los paisajes desde el cielo: el cuerpo de una inmensa diosa desnuda, cuya forma general es inabarcable y solamente se pueden apreciar los puntos de unión de sus extremidades, los dobleces de sus brazos o las curvas de su torso.

En su página, Leah tiene más fotos de su exploración en el desierto naranja de Namibia.

Aquí puedes ver una serie fotográfica de Namibia pero a pie

Te podría interesar:

Las pinturas que hizo Picasso entre los 8 y los 13 años de edad

Arte

Por: pijamasurf - 09/18/2018

El genio florece entre la libertad y la práctica constante

En ocasiones, cuando se intenta explicar el “genio” de un artista (o de una persona que destaca en otros campos) se alude a un elemento inexplicable y extraordinario, como si se tratase de seres humanos que exceden esta misma condición y, al menos en un aspecto, se sitúan por encima de la mayoría. ¿Es un don metafísico que reciben? ¿Una combinación genética afortunada? ¿O, en el fondo, la explicación es más sencilla?

Las imágenes que acompañan esta nota son trabajos que Pablo Picasso realizó en su infancia. Picasso, que nació en 1881, es sin duda uno de los artistas más destacados e influyentes del siglo XX y uno de los pocos que se ganó ese lugar por su obra, que siempre realizó sin preocuparse de los laureles que cosecharía o de las opiniones que otros tendrían de su trabajo. 

El picador (1890)

 

A él, además, le sienta la etiqueta de genio porque gracias a esa misma libertad con que trabajó, revolucionó el arte de su época a través de su propia evolución como artista. Los distintos períodos en que se clasifica su obra (el “período azul”, su etapa cubista, su etapa abstracta, etc.) fueron subjetivos pero, al mismo tiempo, como la piedra que se arroja en un estanque, cada uno de esos cambios produjo efectos que tocaron las tendencias pictóricas que hasta entonces se tenían por aceptadas.

Torso masculino en yeso (1893)

 

Pero como vemos por sus pinturas de infancia, nada de esto es casual. Picasso no fue un “genio” espontáneo, sino que su talento puede explicarse también como resultado de las condiciones en que creció y, sobre todo, la práctica constante de las técnicas asociadas al dibujo y la pintura.

Estudio académico (1895)

 

Primera comunión (1896)

 

El padre de Picasso, José Ruiz y Blasco, era profesor de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de San Telmo, en Málaga, profesión que practicó con su hijo desde que éste era muy pequeño, de tal suerte que a los 8 años de edad, el niño Pablo había dominado ya el óleo como técnica de pintura, a lo cual siguió, en los siguientes años, el dominio del dibujo (sobre todo del cuerpo humano) y de la pintura de objetos en movimiento. De ahí que, a los 13 años, Picasso considerara iniciada realmente su carrera artística. Para entonces pintaba con la perfección que otros soñaban con alcanzar.

Retrato de la madre del artista (1896)

 

Curiosamente, en una entrevista, Picasso afirmó que le tomó 4 años pintar como Rafael, pero toda una vida pintar como lo hace un niño. ¿Podría ser esa impresión un eco de la semejanza que Erich Fromm observó entre los artistas y los niños en la espontaneidad creativa que los caracteriza?

Ciencia y caridad (1897)

 

Entre el amor y la libertad, la enseñanza y la práctica, parece que se desarrolla el genio creativo. Al menos esto es lo que sugiere el ejemplo de Picasso. Todas estas, cualidades humanas, decididamente humanas.

 

También en Pijama Surf: 98% de los niños son genios creativos, pero sólo 2% llega así a la edad adulta (ESTUDIO)