*

X
Un reloj de 42 millones de dólares está siendo instalado en el rancho de Bezos

El hombres más rico del mundo, Jeff Bezos, ha empezado la instalación de un inmenso reloj mecánico de 42 millones de dólares en su rancho en Texas.

El reloj es idea del inventor Danny Hillis -inspirado por el proyecto Long Now-, funciona con la energía de los ciclos del Sol y se sincroniza con el mediodía. La monumental obra está hecha de metales como el titanio y alcanzará 500 pies de altura. La idea es que pueda funcionar sin ninguna intervención durante exactamente 10 mil años.

Las personas que le dan cuerda se encuentran con fragmentos de canciones de Brian Eno, 3.65 millones de tonos para ser exactos. El reloj hace tic una vez al año, y una de sus manecillas cambia solamente cada 100 años. Así que el cucú del reloj suena solamente una vez cada milenio.

Bezos explica que la idea del reloj es pensar a largo plazo, algo que ha sido clave en la construcción del éxito de su titánica empresa Amazon. Bezos ha soportado famosas pérdidas, a partir de tener una visión global a futuro. El reloj de los 10 mil años es "un símbolo que nos conecta con el futuro", dice Bezos, quien señala que tenemos símbolos que nos conectan con el pasado, pero no con el futuro.

Llama la atención que, aunque la idea del reloj es motivar a pensar a largo plazo, el mismo Bezos le dijo a Wired que el reloj vivirá más que nuestra civilización. Así que el magnate no es demasiado optimista sobre el futuro de nuestra civilización, o seguramente piensa que alguna élite logrará escapar de la inminente destrucción hacia otro planeta o sistema solar. Claro, algunos dirán que Bezos simplemente es realista.

Te podría interesar:
Los hackers de The Fappening finalmente han sido sentenciados por difundir desnudos de celebridades

En el 2014 se llevó a cabo uno de los robos de imágenes de celebridades más famosos y abundantes en la historia de Internet, el llamado Fappening o el iCloud Leak, en el que se dieron a conocer imágenes de numerosas celebridades, la mayoría de ellas mujeres: Jennifer Lawrence, Kate Upton, Kirsten Dunst, Bar Rafaeli, Blake Lively y muchas otras. Las imágenes, tomadas de la nube por hackers, fueron publicadas en sitios de pornografía y tomaron el título de "the fappening", slang para algo así como el acontecimiento masturbatorio.

El 7 de octubre del 2014, en su primera entrevista luego del Fappening, Jennifer Lawrence declaró a Vanity Fair: "No es un escándalo. Es un crimen sexual. Es una violación sexual. Es desagradable", y agregó: "sólo porque soy una figura pública, sólo porque soy una actriz, no significa que yo pedí esto".

Sobre esto escribimos un artículo analizando lo sucedido: Fappening: ¿violación tumultuaria a Jennifer Lawrnce o doble moral del Internet?. Aquí un fragmento:

En su calidad de fruto prohibido, las imágenes de Jennifer Lawrence (a quien en realidad vimos actuar "desnuda", vestida de azul como Mystique en X-Men: Days of Future Past) y otras celebridades no ofrecen nada que no pueda encontrarse en los terabytes de porno fácilmente accesible, salvo en un punto: son la fatídica realización de la fantasía sexual colectiva emanada de un cuerpo que nunca poseerán. Algunos comentaristas lo equiparan a una violación masiva, tumultuaria, incluso demográfica. Las fantasías sexuales en la era del Internet suelen ser así: contemplativas, casi abstractas en su brutal especialización.

Ahora este caso ha completado su círculo con el anuncio de que George Garofano, de 26 años, tendrá que ir a la cárcel 8 meses por hackear las cuentas de 240 personas y vender las imágenes. Se pedía más tiempo, pero el juez determinó que durante el período del juicio Garofano había sufrido distintas vejaciones que ameritaban una reducción de la condena.

Garofano era el último de los tres hackers involucrados; los otros dos fueron sentenciados a períodos de 9 y 19 meses respectivamente. Finalmente, la demanda de J Law se cumplió, aunque tal vez no con la severidad que la actriz hubiera deseado.