*

X
Los hackers de The Fappening finalmente han sido sentenciados por difundir desnudos de celebridades

En el 2014 se llevó a cabo uno de los robos de imágenes de celebridades más famosos y abundantes en la historia de Internet, el llamado Fappening o el iCloud Leak, en el que se dieron a conocer imágenes de numerosas celebridades, la mayoría de ellas mujeres: Jennifer Lawrence, Kate Upton, Kirsten Dunst, Bar Rafaeli, Blake Lively y muchas otras. Las imágenes, tomadas de la nube por hackers, fueron publicadas en sitios de pornografía y tomaron el título de "the fappening", slang para algo así como el acontecimiento masturbatorio.

El 7 de octubre del 2014, en su primera entrevista luego del Fappening, Jennifer Lawrence declaró a Vanity Fair: "No es un escándalo. Es un crimen sexual. Es una violación sexual. Es desagradable", y agregó: "sólo porque soy una figura pública, sólo porque soy una actriz, no significa que yo pedí esto".

Sobre esto escribimos un artículo analizando lo sucedido: Fappening: ¿violación tumultuaria a Jennifer Lawrnce o doble moral del Internet?. Aquí un fragmento:

En su calidad de fruto prohibido, las imágenes de Jennifer Lawrence (a quien en realidad vimos actuar "desnuda", vestida de azul como Mystique en X-Men: Days of Future Past) y otras celebridades no ofrecen nada que no pueda encontrarse en los terabytes de porno fácilmente accesible, salvo en un punto: son la fatídica realización de la fantasía sexual colectiva emanada de un cuerpo que nunca poseerán. Algunos comentaristas lo equiparan a una violación masiva, tumultuaria, incluso demográfica. Las fantasías sexuales en la era del Internet suelen ser así: contemplativas, casi abstractas en su brutal especialización.

Ahora este caso ha completado su círculo con el anuncio de que George Garofano, de 26 años, tendrá que ir a la cárcel 8 meses por hackear las cuentas de 240 personas y vender las imágenes. Se pedía más tiempo, pero el juez determinó que durante el período del juicio Garofano había sufrido distintas vejaciones que ameritaban una reducción de la condena.

Garofano era el último de los tres hackers involucrados; los otros dos fueron sentenciados a períodos de 9 y 19 meses respectivamente. Finalmente, la demanda de J Law se cumplió, aunque tal vez no con la severidad que la actriz hubiera deseado.

Te podría interesar:
Un duro golpe para Facebook

Este ha sido un año difícil para Facebook. La red social más grande del mundo ha estado bajo intenso escrutinio a partir de que se reveló que Cambridge Analytica otuvo acceso a millones de perfiles para influir en las elecciones de Estados Unidos y, aparentemente, permitió la injerencia de Rusia. Zuckerberg tuvo que presentarse ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos para responder numerosos cuestionamientos.

En respuesta a un clima enrarecido de serio cuestionamiento, Facebook ha hecho importantes cambios que al parecer podrían no ser muy rentables, aunque son indispensables para sanear su imagen pública. Entre ellos está una mayor transparencia, más privacidad y un giro más hacia lo social y menos hacia las noticias (la idea es ser, otra vez, más una red social y menos un medio).

Ante esta situación, los ingresos de Facebook se vieron afectados. Si bien la compañía reportó ganancias de 13.2 mil millones de dólares, esto fue mucho menos de lo que se esperaba en Wall Street, lo cual colocó en un estado de volatilidad sus acciones, que pasaron de 217 dólares por acción hasta 176 dólares en un solo día. La pérdida es realmente monumental -cerca de 120 mil millones de dólares-, no sólo porque alcanzó el 20% del total, sino por el valor total de la empresa, por lo cual podría ser la caída de valor más grande de la historia, comparada al producto interno bruto de varios países. 

Zuckerberg, quien perdió en la jornada unos 15 mil millones, pasó en 5 minutos de ser el cuarto hombre más rico del mundo a ser el sexto. Y eso no es todo. Según se ha empezado a especular, la junta directiva de Facebook podría estar ya buscando un reemplazo para Zuckerberg, en aras de cuidar el negocio. Algo que no sería del todo raro, ya que muchas de estas compañías que cotizan en la bolsa avanzan, con el tiempo, a tener un CEO que no es el fundador. Sin embargo, Zuckerberg ha sido especialmente reticente a soltar el control de la empresa que creó cuando era un estudiante universitario.