*

X

Artista hunde 'Villa Savoye' de Le Corbusier en protesta a un mundo hundiéndose en el estupor de la tecnología

Arte

Por: pijamasurf - 08/30/2018

Artista-activista crea modelo exacto de una de las obras más emblemáticas de Le Corbusier y la hunde en un fiordo danés

Una de las obras más emblemáticas de Le Corbusier, el arquitecto que estableció el movimiento modernista en la arquitectura, es la Villa Savoye. Con este modelo, construido en Poissy en 1931, el arquitecto francés manifestó su ideal a favor de puras líneas limpias y blancas -como las que se pueden encontrar en buques marinos- e interiores abiertos.

85 años después, el artista danés Asmund Havsteen-Mikkelsen ha hundido una replica a escala de esta emblemática construcción. Este artista protesta en contra del Brexit y de Donald Trump y, específicamente, del escándalo de Cambridge Analytica. Havsteen-Mikkelsen dice que la obra sugiere cómo los valores de la modernidad han sido anegados por la tecnología. 

El artista señala que el uso de los smartphones y la tecnología de datos permiten que las personas sean manipuladas por algorítmicos psicométricos, lo cual crea una situación de naufragio generalizado.

En suma, la democracia se ha hundido. La obra de Le Corbusier significa para Havsteen-Mikkelsen la encarnación y el fundamento de valores modernistas -uno supone que democráticos, liberales y demás- que están siendo inundados y seriamente puestos en entredicho por esta era, que navega sin ancla en una constante enajenación tecnológica.

Te podría interesar:
A lo largo de las páginas de esta novela brotan las historias de personajes diversos que se unen, chocan, se acercan sin encontrarse, y dejan ver la complejidad de la vida y las circunstancias

En la división de geriatría del hospital de Santo Stefano en la Spezia un hombre de 80 años interrumpe su vejez para hacerle frente a la vida, la que le queda. Ni las dos vertebras rotas, las deficiencias venosas, la sordera ni las cataratas lo resignan a pasar los últimos días en calma. Con el coraje que abrevó en 8 décadas, levanta la bocina del teléfono, solicita una llamada a Miami y le ordena a su hijo Antonio que vaya por él.

A lo largo de su juventud Aurelio Autieri se abrió paso entre la guerra, el mar y esa incontenible necesidad de conocer y sentir. Si en algún momento albergó el temor, la vida se encargó de hacerlo temerario hasta el cansancio, o mejor dicho, a pesar del cansancio: una noticia en el periódico le hace olvidar sus dolencias y le lleva con lo que le queda de familia para cobrarle una deuda al pasado.

Esta es la historia de un hombre que vive al borde, en el límite del peñasco y el vacío hasta que el paso de los años lo aquieta en un nosocomio. Pero no se rinde; en la última etapa de su vida, con la fragilidad encarnada en su cuerpo, apuesta el resto como solía hacerlo en los casinos en su juventud y se deja llevar por sus impulsos, empezando por las incontenibles ganas de vengarse de David Hofman, un prominente empresario herido arteramente por la dictadura nazi.

La historia entrelaza el presente y pasado, igual va de la Europa del norte a la América del sur, con travesías excéntricas de Nueva York a Veracruz, Campeche y las islas circunvecinas. Un mapa trastorna los destinos más allá de los protagonistas e, indudablemente, en sentido opuesto a su objetivo original.

En esta novela los problemas, como la energía en la física, no se crean ni se destruyen, sólo se transforman: de la guerrilla al enfrentamiento con su hijo; de la explosión de un buque petrolero que lo hizo volar por los cielos a la de su familia; del trasiego de drogas al padecimiento de sus efectos sobre su nieta.

Inimaginable, también para Aurelio, la trama va hasta donde termina el mar.

La tercera novela de Claudia Marcucetti es tremenda por su agilidad. A lo largo de sus páginas brotan las historias de personajes diversos que se unen, chocan, se acercan sin encontrarse, y dejan ver la complejidad de la vida y las circunstancias. Y no sólo son historias bien contadas: ese manojo de vidas se funden en una hermosa reflexión más allá de nuestras querencias y creencias.

Se lee en un plis plas, pero inquieta y permanece como las obras que uno lleva en el alma.

Encuentra el libro Donde termina el mar en Amazon en este enlace