*

X

Estos videos de George Carlin harán que pienses mejor tus ideas políticas

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/29/2018

El último gran humorista de la contracultura estadounidense examina con lucidez la esencia de la política

La política es una disciplina polémica por el hecho un tanto sencillo (aunque no siempre obvio) de que la convivencia humana es conflictiva por definición. El matiz, sin embargo, es que en esa convivencia necesaria entre seres humanos, hay conflictos que pueden “resolverse” en la intimidad o en la inmediatez y otros que, por nuestro propio desarrollo como especie, con el tiempo requirieron de métodos un tanto más complejos: elecciones, representatividad, gobiernos…

Hay quien dirá que todo eso es innecesario (y desde cierta perspectiva, lo es), pero por desgracia, colectivamente no hemos alcanzado el punto de nuestra evolución en que seamos capaces de convivir entre nosotros sin la mediación de una figura de autoridad que nos indique cómo conducirnos, que marque los límites pero quizá sobre todo que nos permita desentendernos de la responsabilidad de nuestras propias decisiones. En cierto sentido, ese es el fundamento de la política moderna: ceder nuestra autonomía y nuestra libertad y, con ellas, la responsabilidad que implica asumir las decisiones u omisiones que hagamos y las consecuencias que se derivan de ellas. Mucho más sencillo que ser libres es permitir que alguien más elija por nosotros.

Particularmente en las últimas décadas siglo XX, el comediante George Carlin fue una voz una crítica del estilo de vida predominante en Estados Unidos, sobre todo en sus aspectos económicos, sociales y políticos. Carlin se convirtió así en una de las principales figuras de la contracultura occidental, sirviéndose del humor y la elocuencia para señalar esas verdades de las que muchos nos damos cuenta pero no siempre atinamos a articular o incluso tenemos cierto temor de aceptarlas conscientemente, por distintos motivos. 

“Se llama 'sueño americano' porque tienes que estar dormido para creerlo”, dice Carlin en uno de los los videos que ahora compartimos, pero muchos de los temas que toca no se limitan únicamente al contexto estadounidense.

Finalmente, los videos muestran también que hubo una época en que, sobre todo en Estados Unidos, el espectáculo conocido como stand-up servía para deslizar opiniones que usualmente se consideran incómodas y que sin embargo es necesario enunciar. Dicho de otro modo, se trataba de un humor que inesperadamente apelaba a la reflexión del público, al desafío de las ideas corrientes y a la puesta en duda de las creencias establecidas. Hoy en día el stand-up se ha vuelto una moda, pero la mayoría de los comediantes que lo encabezan suelen hacer justamente lo opuesto que hacían otros como George Carlin: sus rutinas están basadas en el racismo o el clasismo, el sexismo, la reproducción de clichés culturales y otras formas de humor instantáneo y cómodo. 

Al menos desde la Grecia antigua, reír también ha sido una forma de reflexionar sobre la existencia; como seres humanos, quizá no deberíamos conformarnos con menos que eso.

Te podría interesar:

Esta labor doméstica refleja la salud y posible longevidad de tu relación de pareja

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/29/2018

Vivir con otra persona puede tener sus dificultades…

La vida en pareja tiene sus propios desafíos, emocionales en su mayor parte y otros que podríamos llamar prácticos o cotidianos, una distinción quizá imprecisa, pues a fin de cuentas el fundamento de toda dificultad amorosa es la coincidencia de dos personas que por definición siempre están en desencuentro una con otra.

Sin embargo, también es cierto que no todas las diferencias se resuelven de la misma manera en una relación. Dependiendo de la madurez emocional de cada uno de los implicados, de sus ideas de vida y del amor y de otros factores, habrá algunas que pasen sin mayores contratiempos ni consecuencias; otras, en cambio…

Recientemente, la organización estadounidense Consejo de Familias Contemporáneas (CCF, por sus siglas en inglés) realizó un estudio en torno a las dinámicas habituales de la vida en pareja, con énfasis en el trabajo doméstico, la manera en que éste se reparte y el nivel de felicidad o estabilidad de la relación que podría asociarse a partir de aquello que se vive cotidianamente. 

De acuerdo con los resultados, de todas las posibles labores que conlleva vivir en pareja –cocinar, limpiar, cuidar a un hijo, hacer las compras, etc.–, aquella que genera más tensión es… lavar los trastes. Pero no por sí misma, sino cuando ocurre en una condición muy particular: cuando es la mujer quien lo hace siempre.

Las mujeres heterosexuales que viven en pareja y respondieron al reporte manifestaron mucho mayor conflicto con sus respectivos compañeros en relación con lo anterior, una relación de pareja menos satisfactoria e incluso relaciones sexuales de peor calidad; esto en comparación con las mujeres que viven con un hombre con quien comparten tanto la tarea de lavar los trastes sucios como otras de la vida doméstica, quienes en general dijeron sentirse más satisfechas con su relación.

La situación podría parecer trivial, pero si, como dice la frase, “el Diablo se esconde en los detalles”, es posible que la renuencia de una persona a cooperar en una actividad doméstica tan simple sea una manifestación de otros rasgos de su forma de ser que posiblemente no sean los más adecuados para sostener una relación de pareja longeva y relativamente feliz.

 

También en Pijama Surf: ¿Mejor solo que mal acompañado? Las virtudes (y desventajas) de la soltería y la vida en pareja (VIDEO)

 

Imagen de portada: druzhininskaya