*

X

Disfruta de este archivo de más de 213 mil estampas japonesas ukiyo-e

Arte

Por: pijamasurf - 02/23/2018

Actualmente los ukiyo-e son, según la curaduría del Metropolitan Museum of Art, las piezas más sorprendentes que existen en el mundo de la imprenta

El ukiyo-e, traducido como “las pinturas del mundo flotante”, es un estilo de xilografía ancestral que dió como resultado una producción innumerable de hermosas pinturas japonesas. Comenzó en el Japón de los siglos XVII a XIX, con paisajes, obras de teatro, luchadores de sumo, actores populares e incluso con escenas de sexo explícito, y se popularizó gracias a su accesible costo y a su producción masiva: quienes consumían este tipo de arte eran habitantes y turistas de los centros urbanos de Eda –Tokio–, Osaka y Kioto. Lo característico del ukiyo-e son sus trazos tan finos, su composición original y la belleza de sus colores.

Desgraciadamente, cada vez son menos los artesanos con el conocimiento y la capacidad de reproducir estas obras de arte y por ello, el Instituto Adachi de Xilografía y la Fundación Adachi para la Conservación de las Técnicas Xilográficas procuran no escatimar esfuerzos para no sólo dar a conocerlo al mundo sino también transmitir sus métodos, para prolongar la vida de este arte. Para uno de los responsables del instituto, Nakayama Meguri, se trata de un método que implica “un gran respeto por la tradición y la técnica empleadas durante el período Edo”.

Para el proceso, el silencio y la concentración ocupan el taller, y el artesano utiliza planchas de madera de cerezo –dura y fina a la vez– en donde unta manualmente una cola hecha de arroz –llamado wanori– y coloca un dibujo en papel japonés muy fino. Una vez que la hoja queda impregnada sobre la madera con la tinta china del dibujo, la hoja empieza a hacerse jirones y el grabado con una gubia brinda relieves. Así se graba todo el dibujo sobre una primera plancha llamada amohina; se coloca una hoja en el lugar que permita una estampación correcta. A continuación, el artesano graba planchas y colores que se van a estampar –principalmente, entre ocho y 10 colores, y entre cuatro y cinco planchas–. Hay ocasiones en que un artesano puede tardar hasta 3 semanas en grabar todas las planchas necesarias para la xilografía, ya que se requiere precisión a la hora de realizar el grabado.

Actualmente los ukiyo-e son, según la curaduría del Metropolitan Museum of Art, las piezas más sorprendentes que existen en el mundo de la imprenta. Por ello, el proyecto del programador e ingeniero de Khan Academy, John Resig, lanzó en el 2012 una plataforma con más de 213 mil impresiones ukiyo-e recolectadas de 24 museos, universidades, bibliotecas, casas de subastas y distribuidores de todo el mundo. De hecho, en dicha plataforma se encuentran impresiones previas de su época dorada: grabados desde mitades del siglo XVI hasta los de una época contemporánea y moderna de la década de los 50 del siglo XX. Para acceder a esta plataforma, da clic aquí; por mientras, disfruta de las obras que compartimos a continuación.

 

Te podría interesar:

65 horas de Miles Davis, el músico que cambió la historia del jazz (PLAYLIST)

Arte

Por: pijamasurf - 02/23/2018

Una playlist para seguir la evolución del talento de Davis

Miles Davis dijo alguna vez de sí mismo que, a lo largo de su trayectoria, había cambiado la música unas cinco o seis veces. 

La idea puede sonar exagerada, pero en el fondo no es del todo imprecisa. De todos los grandes músicos que han tramado la historia del jazz, Davis es quizá uno de los pocos que pueden encontrarse siempre entre las primeras filas de todas las variantes que ha tenido el género a lo largo de su historia, siendo él mismo, en no pocas ocasiones, quien se encargó de abrir nuevas sendas, nuevas formas de experimentar y nuevas expresiones para el género.

Del bebop en el que se formó –en la legendaria banda de Charlie Parker– al cool jazz, el hard bop y las exploraciones vanguardistas de los años 70, Davis escribió con su creatividad algunos de los capítulos más singulares en el desarrollo del jazz, arriesgándose hacia zonas que otros, por temor o por otras razones, no quisieron conocer.

En la playlist que ahora compartimos se compila toda la discografía de Miles Davis (con excepción de los álbumes que grabó cuando aún formaba parte del grupo de Charlie Parker). Se trata de 65 horas de genialidad pura, progresiva, admirable, que además, por seguir el orden cronológico de los álbumes, nos ofrece la circunstancia siempre especial de poder seguir la evolución de un talento, sus transformaciones sucesivas y sus giros inesperados.

“No temas a los errores: no existen”, dijo alguna vez Davis, y esas pocas palabras explican la razón de su genio.

 

También en Pijama Surf: La playlist de jazz de Haruki Murakami