*

X

Cómo entrenar a tu cerebro para mantener la calma y enfrentar obstáculos

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/19/2018

Expertos psicólogos e investigadores comparten hacks para entrenar a la mente para dejar de sentir ansiedad

Según la premisa de la pirámide de las necesidades del psicólogo Abraham Maslow, el ser humano se enfrenta a distintas crisis separadas por niveles que debe superar para alcanzar un bienestar general mayor o la trascendencia. Es decir que primero se requiere satisfacer las necesidades fisiológicas –hambre, respiración, sueño, sexo…–, después las de la seguridad –empleo, cama, salud, propiedad privada, familiar, recursos morales, seguridad física…–, continuado por la afiliación –amistad, pareja– y el reconocimiento –autorreconocimiento, confianza, respeto propio y de otros, éxito…–, y finalmente la autorrealización o la trascendencia –creatividad, espontaneidad, ausencia de prejuicios, aceptación de hechos, resolución óptima de problemas–. De modo que si no se logra satisfacer las primeras necesidades, las fisiológicas, no podremos satisfacer las otras; por ejemplo, si uno muere de ganas por ir al baño, es probable que su mente se encuentre pensando en ello en vez de prestar atención a su proyecto laboral o académico.

¿Cómo superar cada uno de esos estadios para alcanzar la trascendencia? No se trata tan sólo de recibir comida para mantener al cuerpo más o menos estable ni de recibir reforzamientos positivos a la hora de realizar algún proyecto laboral, sino de entrenar al cerebro a encontrar su equilibrio desde la raíz biopsicosocial. De alguna manera, según Steven Kotler y Jamie Wheal (autores de Stealing Fire: How Silicon Valley, the Navy SEALs and Maverick Scientists Are Revolutionizing the Way We Live and Work), se trata de comprender que el medio ambiente influye en el cerebro, mente y cuerpo de un individuo, pero que estos últimos tienen reacciones que influyen a su vez en el medio ambiente alterando el circuito inicial. Este es un circuito retroalimentativo, con el cual se puede trabajar con los principios estoicos desde la fisiología.

De modo que en vez de tratar los desafíos como eventos abrumadores que se presentan en la vida, se trata de identificar las emociones que nos provocan los eventos de alrededor e intentar regularlos mediante hacks sencillos que la psicología, la neurociencia y la meditación se han encargado de brindar en los últimos años. Por ejemplo, respecto de los casos de depresión, varios estudios científicos han demostrado que hay un incremento en los niveles de serotonina al llevar una dieta equilibrada y saludable, hacer ejercicio cotidianamente, meditar, hacer jardinería y llevar a cabo acciones filantrópicas; en otras palabras, éstas son actividades ideales para regular desde la fisiología la sensación de anhedonia. Otro ejemplo es cuando frente a una situación específica, como la ansiedad en una entrevista de trabajo o la presentación de un proyecto en público, se pueden reducir los niveles de cortisol –por el estrés– y aumentar la testosterona –y con ello la autoconfianza– mediante una respiración profunda en cuatro puntos: inhalar 4 segundos, sostener la respiración durante 4 segundos, exhalar 4 segundos, sostener la respiración durante 4 segundos y repetir la dinámica; o también, previamente, hacer una caminata utilizando la meditación del aquí y el ahora.

En palabras del autor Neil Strauss:

Cuando vemos consecuentemente más de ‘lo que realmente está sucediendo’, nos liberamos más de las limitaciones de nuestra psicología. Podemos hacer un mejor uso de nuestros egos, modulando nuestra neurobiología y con ello, nuestra experiencia. Podemos entrenar a nuestros cerebros a encontrar nuestras mentes.

A partir del dominio de las emociones desde lo fisiológico, los especialistas en la salud emocional y psicológica recomiendan no sólo evitar sobreprensar –con el fin de prevenir el estrés– sino también realizar una técnica llamada reframing. Este es un método terapéutico que ayuda a cambiar la perspectiva de una situación y así encontrar soluciones viables o adecuadas con las herramientas que ya se poseen o que están a punto de desarrollarse. En otras palabras, este método consiste en cuestionar la veracidad de la creencia inicial y la utilidad de nuestro agobio mediante un cambio positivo en la narrativa interna –en la manera de contarnos las cosas que están sucediendo a nuestro alrededor–. La narrativa que nos contamos del mundo es un factor desencadenante en la manera de enfrentar las circunstancias y de regular tanto nuestro estado de ánimo como nuestra fisiología.

En resumen, la completa toma de conciencia del cuerpo y sus sensaciones permite comprender el pensamiento y, en caso de ser necesario, modificarlo mediante el reframing y el desarrollo de nuevas herramientas. Es de esta manera que el proceso retroalimentativo de las necesidades básicas de Maslow dará lugar a la autorrealización y la trascendencia, el bienestar en general y la continua motivación para gozar del aquí y el ahora.

Te podría interesar:

Bahidorá 2018: una exploración de la creatividad y el riesgo de la percepción

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/19/2018

El chillwave de Ariel Pink y las exploraciones acústicas de Ariwo encabezan la edición 2018 del Carnaval de Bahidorá, a la que este año se suma un circuito de propuestas artísticas

Como ocurre con otras tradiciones, el carnaval es una de esas fiestas en las que se combinan múltiples orígenes y circunstancias. Usualmente se le asocia con los días inmediatamente anteriores a la cuaresma del calendario judeocristiano, que a su vez es un tiempo de recogimiento. En otras palabras, el carnaval suele celebrarse como un último momento de excesos y desenfreno antes de la penitencia y reflexión. En ese sentido, las fiestas del carnaval son anteriores a su fusión con las festividades religiosas del catolicismo y más bien parecen evocar un festejo con el que se daba la despedida al invierno y sus limitaciones para, a cambio, recibir a la primavera con bríos renovados.

En este contexto se inscribe uno de los festivales que en Pijama Surf nos alegramos de difundir año con año, el Carnaval de Bahidorá, que este fin de semana del 17 y 18 de febrero se celebrará en su spot ya también tradicional: el parque natural Las Estacas, en el estado de Morelos.

Este año, el line up de Bahidorá incluye a más de 40 músicos, en todos los casos exponentes renombrados de sus géneros pero también exploradores de las fronteras, espíritus aventureros que de las distintas ramificaciones de la electrónica, el hip hop, el reggae y el jazz, han seguido también su curiosidad y su inventiva. El cartel está encabezado doblemente por el chillwave de Ariel Pink y por Ariwo, una agrupación de músicos cubanos e iraníes que han fusionado sus propias raíces culturales con los recursos que permite la música electrónica. Se trata, sin duda, de dos antípodas que muestran muy bien el espectro amplio que este año Bahidorá le propone explorar a los asistentes.

Asimismo, en esta edición el Carnaval suma a sus actividades el Circuito de Arte Bahidorá, una colección de piezas efímeras de arte instalación desarrolladas por artistas contemporáneos pluridisciplinarios para conformar una plataforma expositiva sin precedentes en la historia del festejo.

La dupla Flaminguettes, especializada en videoinstalaciones; el ilustrador Cocolvú; el estudio Quarso, de experiencias digitales inmersivas; el colectivo Rizoma, que combina filosofía, ciencia, antropología y la intervención del espacio público en sus propuestas; Patricia Saucedo y sus piezas de video mapping (de quien incluimos un ejemplo); estos son sólo algunos de los artistas incluidos en este cartel dedicado exclusivamente a las expresiones creativas y que, tanto como la música, buscan también estimular los sentidos y la percepción de los asistentes.

¿Qué te parece? ¿Vas a escuchar el #LlamadoBahidorá?

 

Encuentra toda la información necesaria sobre el Carnaval de Bahidorá en su sitio oficial (en este enlace)