*

X

Este chileno tiene 121 años, y es el hombre más viejo del mundo (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/28/2017

Conoce a Don Celino, el hombre más viejo del mundo

Don Celino tiene 121 años de edad y, al parecer, es el hombre más viejo del mundo.

Nunca se casó, nunca tuvo hijos, pero su salud no sufrió por esta aparente soledad. Tal vez se deba a que hace 22 años Marta Ramírez, entonces de 63 años, accedió a darle asilo a Celino Villanueva Jaramillo, quien tenía 99. En ese momento Martha no pensó que iba a ser algo a largo plazo. Hoy Don Celino tiene 121 años y se ha convertido en un huésped de largo aliento, que hace unos años incluso fue visitado por el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Celino Jaramillo había perdido su certificado de nacimiento en el mismo incendio que lo dejó sin hogar hace 20 años. Pero fue hallada una tarjeta de identidad de 1896 que confirma su edad: nació un 25 de julio de 1896, lo cual lo convierte, según el diario The Guardian, en el hombre más viejo del mundo actualmente. 

Ha trabajado como campesino durante la mayor parte de su vida; a los 80 años fue reemplazado en su trabajo, obtuvo una leve pensión y se dedicó posteriormente a cultivar sus propios vegetales y venderlos en el poblado de Mehuín. Notablemente, hace unos 5 años, cuando Piñera lo visitó, se tomó una foto con él, le dio unas muletas, un horno y otros utensilios, pero no le ofreció acceso a cuidado geriátrico.

Actualmente Celino sufre de cataratas, está sordo en un 85%, no tiene dientes y pocos entienden lo que dice -pero la familia que lo cuida sí logra comprenderlo-. 

Sobre sus hábitos o dieta -y un posible secreto de la longevidad- nada se ha dicho. La familia que lo cuida dice simplemente que "come de todo", aunque, a veces, esto le hace recordar que no tiene dientes. 

Te podría interesar:

Esta fórmula puede predecir con 90% de efectividad si tu relación de pareja fracasará o no

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/28/2017

La razón 5:1 que hace que el amor dure, según la investigación del doctor John Gottman

El doctor John Gottman, uno de los principales expertos en el mundo en relaciones de pareja, realizó en los años 70 un experimento junto con Robert Levenson. Los investigadores le pidieron a un grupo de parejas que resolvieran un conflicto en su relación en 15 minutos y observaron cómo lo hacían. Al ver las grabaciones 9 años después pudieron predecir cuáles de estas parejas seguían juntas y cuáles se habían separado, con un 90% de efectividad.

Lo que descubrieron es que debe haber una proporción entre las interacciones negativas y positivas durante un conflicto. Esto es algo así como la razón o proporción que hace que el amor dure. La proporción es de 5 a 1, lo cual significa que por cada interacción negativa un matrimonio o una relación seria de pareja debe haber cinco o más interacciones positivas. "Cuando una pareja en un matrimonio feliz trata algo importante, puede ser que estén discutiendo, pero también ríen y juegan, y estas son las señales del afecto porque han construido conexiones emocionales", explica el doctor Gottman. 

Por el contrario, una pareja infeliz no tiene el hábito de poder llenar las discusiones y ciertas interacciones negativas inevitables (pues el conflicto es inevitable) con interacciones positivas que recuerdan el afecto que yace en el fondo. Cuando una pareja en un conflicto tiende a una proporción de 1 a 1, esto es un indicador de un próximo divorcio.   

Una interacción negativa en un conflicto es aquella situación en la que una persona se vuelve demasiado crítica, se pone a la defensiva, deja de tener empatía emocional y, por supuesto, cosas más evidentes, como insultar y demás. Ya que estas interacciones negativas tienen mucho poder emocional, se necesitan cinco interacciones positivas para neutralizarlas. El doctor Gottman precisa, por otro lado, que "el enojo sólo tiene efectos negativos en un matrimonio si es expresado con crítica o resentimiento, o si es defensivo".

El doctor Gottman aconseja tener en mente esto y tratar de incluir en las discusiones momentos para hacerle ver a tu pareja que aceptas su postura, decir alguna broma que no falte al respeto, empatizar, mostrar tu afecto, disculparte y buscar oportunidades de llegar a acuerdos. Esto permitirá que las interacciones positivas sean siempre superiores a las negativas, generando un soporte de positividad que permita preservar aquella relación, a la cual se le da un verdadero valor.