*

X
Con 2 historias diferentes, estos episodios de la serie "Black Mirror" exploran un síntoma muy característico de nuestra época: creer que podemos con todo

Este artículo contiene descripciones detalladas de la serie Black Mirror

Con ser una serie distópica, el amor también es un tema que ha sido explorado en Black Mirror. En sus tres temporadas podemos señalar al menos dos capítulos que se ocupan del amor de pareja en su relación con la tecnología: “Be Right Back”, primer episodio de la segunda temporada, y “San Junipero”, cuarto de la tercera.

En “Be Right Back” una mujer, Martha, se enfrenta al dilema de aceptar convivir con una copia digital de su joven esposo, Ash, fallecido en un accidente automovilístico; en medio de su duelo, Martha contrata el servicio de una compañía que ofrece mantener el contacto con seres queridos difuntos a partir del historial de conversaciones e intercambios que se realizaron en vida en medios digitales. Con esa información, la compañía crea un perfil virtual que responde de la misma manera que la persona fallecida. Cabe mencionar que el servicio evoluciona de intercambiar mensajes de texto con la persona fallecida a llamadas telefónicas y, finalmente, tener en casa un clon sintético de esta misma, que responde como lo haría la persona que conocimos, como si no hubiera muerto.

En “San Junipero” el desarrollo narrativo es mucho más sutil. Al principio sólo vemos a una joven tímida, Yorkie, que asiste por primera vez a un centro nocturno; no lleva la ropa adecuada, no sabe bailar, no se mueve con fluidez. Por azar se encuentra con otra, Kelly, que es justo lo contrario, alguien que baila, bebe, disfruta de la música, atrae hombres. Y también por ese mismo azar ambas terminan simpatizando entre sí al grado de dormir juntas e incluso enamorarse. Conforme avanza el episodio cambia la temporalidad histórica en que suceden los hechos; los atuendos, los hábitos, la música, todo brinca de década en década, desde 1980 hasta los años 2000, porque en realidad esa no es la realidad. Las protagonistas y todas las personas que las rodean tienen su conciencia en un mundo virtual en que todos son jóvenes, un mundo de vacaciones perpetuas en la playa, liberado del dolor físico y del envejecimiento; en la realidad, la mayoría están muertos, muchos otros son ancianos, enfermos terminales a los que les queda poco tiempo de vida y otras situaciones afines. Su conciencia está en esa “nube” virtual y hedónica donde pueden ser jóvenes para siempre. Una de las mujeres se enfrenta al dilema de morir honrando la memoria de su esposo y, como él, rechazar este servicio, o morir físicamente pero permanecer en San Junipero y continuar con el romance iniciado.

Como vemos, ambos episodios tienen como elementos comunes el amor y la tecnología, y también la muerte, sí en su sentido real, definitivo, pero también en un sentido simbólico, aquel que podríamos encontrar en su asociación con la finitud: de nuestra vida, de nuestros sentimientos, de las relaciones. En las dos historias, los personajes principales no pueden aceptar que algo termina: la vida de su pareja, por consiguiente la relación que sostenían, su propia juventud, las posibilidades de vida que tenían bajo otras circunstancias. Todo llega a su fin, eventualmente, pero por alguna razón, las personas en ese mundo distópico no saben qué hacer con ello, como si se tratara de una noción indescifrable, inadmisible.

Con todo, es posible que ese no sea el problema por el cual ambos capítulos nos apelan, nos dicen algo de nuestra época y situación. Si por algo Black Mirror es una buena serie, un buen producto cultural, es porque su creador ha percibido atinadamente algunos de los síntomas más característicos de este momento histórico, esas circunstancias en que se condensan nuestras contradicciones, esas paradojas ante las cuales nosotros tampoco sabemos cómo actuar, en buena medida porque las tenemos tan cercanas que muchas veces, aunque nos afectan, ni siquiera tenemos conciencia de ellas.

En este sentido, cabría pensar que una noción amplia y general como la finitud esté ocultando, en su obviedad, algo más fino y casi exclusivo de nuestra época. Con cierta astucia podríamos considerar que tanto Martha en “Be Right Back” como prácticamente todas las personas que “viven” en el paraíso virtual de “San Junipero” tienen problemas para lidiar con la finitud pero en un sentido mucho más doméstico de esta, cotidiano y asible: el no poder. Esas personas no pueden no poder.

En nuestra época existe cierta obligación a poder. A nuestro alrededor el discurso dominante nos asegura que podemos con todo, y más que esto, nos lleva a creer que podemos con todo, y si no podemos es porque no nos esforzamos lo suficiente, además de que vivimos ese no poder como un fracaso.

Tanto en la situación de Martha como en la de los habitantes de San Junipero lo sencillo sería decir que no son capaces de “dejar ir”, ese motto que en nuestros días está en los labios de tantas personas, como si fuera la llave mágica que remedia todos los conflictos emocionales. Y aunque quizá sea así, eso no sucede únicamente por voluntad, sólo porque un día decidimos “dejar ir” y, entonces, al instante siguiente somos capaces de olvidar que alguien murió, o sólo por eso ocurre que dicha partida ya no nos afecta.

Porque, por otro lado, tampoco se trata de eso. No poder poder es, en buena medida, engañarse en al menos un aspecto: no dar a ciertas circunstancias el lugar que tienen en nuestra vida, no reconocer la manera en que están configurando lo que somos y nuestra experiencia de vida. El fin de una relación en “Be Right Back” o el envejecimiento y sus consecuencias en “San Junipero”, por ejemplo. ¿Por qué creeríamos que estamos obligados a poder con ello? ¿No es más liberador reconocer que hay ciertas circunstancias con las cuales no podemos? La muerte, por ejemplo, nuestro propio envejecimiento, el azar, la fatalidad, la distancia insalvable que nos separa del otro.

Un segundo acierto en estos dos capítulos de Black Mirror es la sensación que dejan en el espectador de que eso que se acaba de desplegar ante sus ojos no es amor. Puede ser muchas cosas, pero definitivamente no es amor, el cual requiere de ese reconocimiento del no poder para después poder ser, a su propia manera.

 

Para complementar: "No poder poder", de Byung-Chul Han, en La agonía del Eros.

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

Te podría interesar:

TOP: Las 10 mejores adaptaciones de cómics y novelas gráficas al cine

Arte

Por: pijamasurf - 11/02/2016

Un recorrido por las películas más sobresalientes inspiradas por el maravilloso arte secuencial, el noveno arte: el cómic

El cómic ha sido parte fundamental de nuestra cultura desde hace mucho tiempo. Ya sea a través de las tiras cómicas, las publicaciones quincenales o las novelas gráficas, todos hemos disfrutado y seguido las aventuras de numerosos personajes que han terminado por dar el salto del papel al celuloide. Aquí algunos ejemplos de las mejores adaptaciones cinematográficas traídas desde el mundo de las viñetas.

 

El gato Fritz

Uno de los grandes íconos de la contracultura norteamericana y creador del concepto comix, viñetas creadas como resistencia ideológica contra las grandes corporaciones, es Robert Crumb. Su trabajo ha inspirado a miles de dibujantes y guionistas que no limitan el cómic al mundo de las capas y los superpoderes.

Cuando Ralph Balkshi, director de la película, inició la adaptación de la serie de historias cortas del simpático y controvertido gato, Crumb jamás imaginó que el resultado lo llevaría a matar al personaje. La crítica no termina de estar de acuerdo. Un recorrido alucinante a través de los diversos movimientos contraculturales de la época (Hell’s Angels, Hippies, Blackpanters) o sólo una animación de mal gusto.

 

Scott Pilgrim vs The World

Esta peculiar aventura sobre un joven decidido a consquistar a la chica de sus sueños, Ramona Flowers, fue tomada de la serie de 6 novelas del canadiense Brian Lee O’Mailey. A lo largo de la historia Scott debe enfrentar a los exnovios de Ramona, uno cada vez más poderoso, bizarro y divertido que el anterior.

Para la adaptación en el cine se eligió como protagonista al actor Michael Cera, famoso también por su participación en la serie Arrested Development. Su director, Edgar Wrigth, es un visionario de la comedia con otras grandes películas como Hot Fuzz o World’s End.

La película conserva las abundantes referencias a la música y el cine además de algunos guiños a la gráfica original de su antecesora. Un romance entre adolescentes al ritmo del punk-rock.

 

Watchmen

Alan Moore es una figura mítica en el mundo del cómic. Nunca ha estado satisfecho con la transición de su obra al séptimo arte y es tanta su negación a participar de estas adaptaciones que no ha aceptado ni pago ni crédito por ellas.

Watchmen, escrita por Moore y dibujada por Dave Gibbons, narra la historia de un grupo de vigilantes separado durante un 1985 alternativo. El asesinato de uno de los exmiembros del grupo pone en marcha una investigación que pondrá a la luz un plan maquiavélico hecho en el nombre del bien.

A diferencia de otras películas de superhéroes, ésta entrega una historia compleja con personajes icónicos, contradictorios y entrañables. Su director, Zack Snyder, adapta esta gran novela gráfica, ganadora de premios de gran renombre en el mundo del cómic como el Eisner, Kirby y Hugo. Este director es famoso por sus múltiples (e infames) adaptaciones a novelas gráficas como 300 o Sucker Punch y, más recientemente, Batman vs Superman. Es uno de los directores recurrentes en proyectos de adaptación del universo DC. Watchmen es, por mucho, su mejor trabajo.

 

V de venganza

Otra adaptación al cine de la obra de Alan Moore, en esta ocasión junto al dibujante David Lloyd. Pese a que muchos proclaman (con cierta razón) la superioridad de sus historias en papel sobre sus adaptaciones cinematográficas, esta película se ha vuelto un clásico de nuestra época. Pocas ficciones se pueden jactar de haber influido tan decisivamente en las ideas políticas de millones.

V es un vigilante anarquista que lucha contra un gobierno totalitario situado en una versión alterna de Inglaterra. Luego de rescatar a Evey, le muestra su plan para cobrar venganza contra los opresores y devolver el poder al pueblo inspirado por la figura de Guy Fawkes, un conspirador inglés que intentó volar la cámara de los Lores en 1605. La máscara que porta se ha vuelto símbolo de lucha y resistencia, en especial para el movimiento de hacktivismo Anonymous.

Protagonizada por Natalie Portman y Hugo Weaver, este film de las, ahora, hermanas Wachowski recibió críticas mixtas y lo mismo es repudiada como ingenuo panfleto idealista que aclamada como un canto libertario.

 

Una historia violenta

En su formato original, escrita por John Wagner e ilustrada por Vincent Locke, esta novela gráfica narra la historia de Tom McKenna, un hombre regular que vive en una pequeña ciudad junto a sus hijos. Al evitar un robo a su cafetería, Tom capta la atención de la prensa y desata una serie de revelaciones sobre su pasado que ponen en riesgo todo lo que ha construido para huir de él. La promesa del título se cumple con creces.

El reconocido director canadiense, David Cronenberg, creador de clásicos como Videodrome, escogería esta historia para adentrarse al mundo de la ficción criminal. Protagonizada por Viggo Mortensen y con participaciones de Ed Harris y William Hurt, éste film fue aclamado por la crítica y recibió diversas nominaciones alrededor del mundo.

 

OldBoy

Un hombre es encerrado en un departamento durante años sin saber por qué. La única comunicación que tiene con el exterior es a través de su televisor. Un día es liberado y de inmediato busca vengarse de aquellos que lo han mantenido preso. Un alto grado de violencia y una trama bien entrelazada hacen de esta película un clásico inmediato.

Este manga clásico escrito por Garon Tsuchiya e ilustrado por Nobuaki Minegishi es llevado a la pantalla por el aclamado director surcoreano Park Chan-Wook como parte de su famosa trilogía de la venganza (no confundir con el remake de Spike Lee). El éxito fue rotundo y resultó ganadora del premio del jurado en Cannes, entre muchos otros alrededor del mundo.

 

Akira

En un futuro postapocalíptico ambientado en la ciudad de Neo-Tokio, lleno de violencia, riñas, drogas, miseria y opresión, afloran los cultos en espera de Akira, una dudosa figura mesiánica. Tetsuo, miembro de una pandilla de motociclistas, se ve involucrado en experimentos gubernamentales relacionados al poder psiquico. Algo siniestro se esconde en su corazón.

Katushiro Otomo es el creador de este legendario manga de más de dos mil páginas que sería llevado al cine cinco años antes de su desenlace en el papel. Dado el innegable éxito del manga, la película contó con un presupuesto bastante amplio y sentó las bases de la animación japonesa que le precedió. Un imperdible del cyberpunk. 

 

Ghost World

Adaptación de la novela de culto escrita y dibujada por Daniel Clowes, uno de los grandes del cómic independiente en Estados Unidos. Él mismo se encargó de escribir el guión junto a su director, Terry Zwigoff

La historia sigue a Enid y Rebeca, dos adolescentes inadaptadas que tratarán de mantenerse fieles a sí mismas y a su amistad durante el difícil paso a la madurez.

Para su adaptación al cine se eligió a Scarlett Johanson y a Thora Birch, junto a Steve Buscemi en el papel de Steve, un hombre mayor del que se enamora Enid poniendo en riesgo su amistad. Zwigoff pasó años luchando con los productores hasta conseguir a los actores precisos. Esto rindió frutos pues la recepción del crítica fue buena y las actuaciones fueron ampliamente reconocidas en el circuito de festivales de Europa y Norteamérica. Aunque no es tan sonada, se considera una película de culto. 

 

Esplendor Americano

Una delgada línea separa la realidad de la ficción en este caso. Harvey Pekar, neurótico de profesión, melómano y guionista retrató por años sus venturas y desventuras en la publicación alternativa que da título al cómic y a la película, dibujado por su gran amigo Robert Crumb, entre muchos otros. La vida de un hombre regular encierra las encrucijadas del universo.

En su adaptación fílmica vemos a un excelente Paul Giamatti encarnando a Pekar bajo la dirección de Robert Pulcini y Shari Springer Bermanen. En esta biografía se retoman varios números del original mezclándolos con episodios reales de la vida de Pekar hechos animación y también algunos archivos de video. Un conmovedor relato de uno de los sobrevivientes de la cara más lerda del sueño americano. 

 

Persépolis

Esta pieza autobiográfica, publicada originalmente en cuatro tomos en francés, narra momentos cruciales en la vida de su autora Marjane Satrapi. Desde su infancia marcada por la conquista del poder en Irán por parte de los fundamentalistas hasta la contradictoria y difícil adaptación de una adolescente iraní en Europa, Persepólis es un relato conmovedor y divertido.

Para su adaptación a la pantalla participó la misma autora junto al director Vincent Paronnaud. Su trabajo les valdría un amplio reconocimiento de la crítica internacional. el premio del jurado en Cannes 2007 y el Óscar a la mejor película animada.

 

El mundo del cómic ha regalado al cine muchísimos argumentos, fuentes de inspiración y franquicias. ¿Cuáles son tus películas basadas en cómics favoritas? ¿Qué opinas de estas adaptaciones? ¿Es mejor el original que la película?¿Falta alguna?