*

X

El fastuoso trono del Vaticano que muchos asocian con un altar satánico (FOTOS)

Sociedad

Por: PIJamasurf - 09/19/2016

El lado oscuro de la iglesia católica parece materializarse en este lúgubre trono que utilizan los máximos pontífices

La veta oscura de la iglesia católica tiene múltiples vertientes: desde la tolerancia de crímenes diversos, comenzando por la pederastia, hasta su rol como actor, vía el Banco del Vaticano, en sofisticadas operaciones de lavado de dinero, pasando por ciertos aspectos francamente macabros que orbitan alrededor de esta institución y, en especial, de su cúpula. 

En esta línea existe en la Santa Sede una especie de monumento particularmente llamativo. Se trata de la instalación que acompaña a un trono ubicado en la Sala de Audiencia Pablo IV, dentro del Vaticano. Terminada en 1971, esta estructura de bronce es, al menos oficialmente, una representación escultórica de la resurrección de Cristo (la escena muestra una figura emergiendo lastimosamente de un mar de caos). De acuerdo con su creador, el escultor italiano Pericle Fazzini, esta pieza, Resurezzione, representa a "Cristo emergiendo de un cráter abierto por una bomba nuclear; una explosión atroz, un vórtice de violencia y energía".

Cientos de conspiracionistas, y público en general, percibe en esta pieza, que enmarca ciertas audiencias de los máximos pontífices, una especie de altar satánico que, según ellos, refuerza la posibilidad de que la iglesia católica sea en realidad una organización del mal. Obviamente esto puede ponerse en duda, o incluso calificarse como ridículo, pero en todo caso, lo que pareciera innegable es que la pieza es en esencia macabra y que genera una sensación inquietante, sino es que terrorífica. 

 

 

Te podría interesar:

Este es el potencial de Internet: campaña de crowdfunding reúne 250 mil dólares para un anciano vendedor de paletas

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/19/2016

Un encuentro casual derivó en una iniciativa colectiva para entregarle un fondo de retiro a este octogenario vendedor de paletas de hielo

Internet, pese a todo, aún conserva un enorme potencial de conexión que de algún modo le es inherente; sin embargo, como cualquier otro recurso, el secreto está en la manera de utilizarlo.

Hace unos días quedó demostrado uno de los mejores usos que se le puede dar a las plataformas de la red cuando Joel Cervantes Macías, un hombre residente en Little Village, un vecindario en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, conoció a Fidencio Sánchez, un migrante de 82 años de edad, de origen mexicano, que caminaba por las calles de dicha zona empujando un carrito de paletas heladas: una escena sin duda común en territorio mexicano, pero poco usual fuera del país.

Al indagar su historia, Joel supo que el señor Fidencio realizaba estaba labor porque recientemente había fallecido su única hija, quien apoyaba tanto la manutención de Fidencio, como la de su esposa, también octogenaria. Ante el trágico suceso, don Fidencio se había visto obligado a salir a las calles para ganar de nuevo el sustento para ambos.

Joel se sintió conmovido al grado de que en ese momento le compró 20 paletas, pero también tuvo otra idea: comenzar una campaña de recaudación de dinero a través de la plataforma GoFundMe para reunir así una especie de “fondo de retiro” para don Fidencio y su esposa.

Al principio la meta era de 3 mil dólares, pero en poco menos de una semana el dinero reunido llegó a los 250 mil dólares.

Como comentario final vale la pena señalar, además del potencial de Internet, otro hecho destacado de este suceso y que atañe a la distribución de la riqueza. Claramente uno de los grandes problemas de nuestro tiempo no es que no haya suficiente dinero o recursos económicos en el mundo, sino más bien que éstos son la pieza en un sistema de suma cero, en que la posesión para unos, significa el despojo para otros.