*

X

E. T. BBQ: ¿qué se siente comerse un extraterrestre? (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/14/2016

Un delicioso y abominable (¿y tierno?) E. T. a la barbecue

E. T., el personaje de la película de Steven Spielberg, conmovió a millones de personas en el mundo apelando a una ternura transespecie y transespacial. La entrañable figura del extraterrestre que quiere regresar a casa para algunos es tan querida como una mascota o un profundo recuerdo de la infancia. Jugando con todo esto y de manera altamente provocativa el grupo Alien BBQ decidió asar a E. T. dentro del marco del Exploring the Animal Turn Symposium en Suecia. Esta extraña BBQ es una reflexión sobre la forma en que comemos y lo que dice nuestra alimentación de nuestra relación con el mundo. En este caso se hacen las siguientes preguntas: "¿Qué se siente comerse un extraterrestre?, ¿cómo podemos anhelar y amar algunas especies no humanas mientras aceptamos la matanza industralizada de otras?, ¿cuáles son nuestras responsabilidades para con los organismos de ficción?".

El extraterrestre comestible, asado en un festín con salsa barbecue, está hecho de puro gluten, así que he ahí una bomba celíaca conceptual. Los organizadores de este happening citan el siguiente texto de Donna Haraway:

Al comer nos adentramos más en las relaciones diferenciales que nos hacen ser quienes somos. No hay forma de comer y no matar... no hay forma de pretender que somos inocentes o que hay una trascendencia o paz final. En las prácticas de alimentación se ponen en juego las formas de vivir y morir multiespecies humanas y no humanas.

14870293183_4df7f63581_k

14847978374_3717a72bff_k

15154173798_435583a776_c

Visita el sitio http://www.alienbbq.org/ para más discurso conceptual e imágenes de este abominable (¿y delicioso?) alien a la BBQ

Te podría interesar:
Investigadores confirman que el aleteo del búho, desafiando la física, no produce prácticamente sonido alguno

Los búhos son seres extraordinarios. No es casualidad que entre múltiples culturas sean considerados como habitantes de las fronteras entre este y otros mundos. Radiante en el filo de lo imperceptible, su casi fantasmal discreción hace de esta ave nocturna una figura asociada a la sabia distancia, a la contemplación panorámica del objeto y el movimiento.

En hermosa sintonía con lo anterior, se comprobó que el vuelo de los búhos no emite prácticamente sonido alguno. Si tomamos en cuenta la complejidad de los movimientos implícitos en su vuelo, y luego la contrastamos con su minúsculo efecto sonoro, es probable que entendamos por qué se considera a estos animales como residentes de un plano distinto --más sutil y elegante-- al nuestro. Además, sobra decir, su casi imperceptible desplazamiento abona significativamente a su mayestática naturaleza.

Investigadores británicos documentaron el sonido emitido por el vuelo de un búho Tyto alba y confirmaron que el ejercicio consistía en prácticamente grabar silencio. Luego lo contrastaron con el vuelo de otras aves, un pichón común (Columbidae) y un halcón peregrino (Falco peregrinus); el resultado fue espectacular. Gracias a un sistema de alta sensibilidad para monitorear sonido se pudo comprobar que el vuelo de un búho, a pesar de su rapidez y precisión, es algo simplemente fantasmal. Lo imperceptible de su desplazamiento se debe a la gentileza de sus movimientos y a una constitución que combina un cuerpo pequeño con amplias alas.  

Cuando un cuerpo se mueve desplaza aire y eso produce sonido. Sin embargo, la gracia cinética del búho le permite casi eludir este principio esencial de la física y desplazarse de manera exógena a este mundo –algo que, por cierto, contrasta con la contundencia del instante preciso en que ase a su presa.   

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis