*

X

Oficialmente en Islandia se adora de nuevo a Odín, Thor y otros antiguos dioses nórdicos

Por: pijamasurf - 01/30/2016

Más de 2,500 personas en Islandia han vuelto al culto de los antiguos dioses nórdicos, y en poco tiempo edificarán un templo para honrarlos.
5_gangan-e1337265571856

Hilmar Orn Hilmarsson con miembros de Asatruarfelagid

Muchos de nosotros estamos familiarizados con el panteón nórdico. Por diversas fuentes que van desde la cultura pop hasta la ópera, conocemos los nombres y aun detalles particulares de Thor, Odín, Loki y otras deidades, criaturas y territorios de dicha mitología. Sin embargo, en todo momento lo consideramos eso, una serie de personajes ficticios que surgieron en cierta cultura y que, como en otros casos, pasaron a formar parte de cierto imaginario colectivo, a pesar de que alguna vez formaron parte de una religión reconocida e incluso mayoritaria.

¿Alguien podría, ahora, rendir culto a esas divinidades? Por extraño que parezca, la respuesta es afirmativa. Desde hace un tiempo, la asociación Asatruarfelagid, con sede en Islandia, promueve la adoración religiosa de las divinidades nórdicas. Ese es el caso de un grupo de personas en Islandia que, desde hace poco tiempo, han revivido la adoración religiosa de esas divinidades por medio de la asociación Asatruarfelagid, la cual no sólo cuenta ya con numerosos adeptos (cerca de 2 mil 500), sino que también recientemente consiguió fondos económicos y permisos gubernamentales para construir un templo en honor a los aesir, algo que no sucedía desde hace cerca de mil años, cuando la población islandesa fue evangelizada.

Cuando dicho recinto se edifique en Reikiavik, la capital del país, servirá como lugar de celebración de los rituales religiosos usuales: matrimonios, funerales, bautizos, etc. Al respecto Hilmar Orn Hilmarsson, sumo sacerdote de Asatruarfelagid, declaró: "Pienso que nadie cree en un hombre tuerto que monta un caballo de 2.5m. Consideramos esas historias como metáforas poéticas y manifestaciones de las fuerzas de la naturaleza y la psicología humana". Lo cual, en cierto modo, es la definición esencial de casi cualquier religión. 

Te podría interesar:

Legalizar la marihuana en México afectaría considerablemente a los cárteles

Por: pijamasurf - 01/30/2016

Informe del Senado mexicano estima en hasta 26% la reducción de ganancias del narcotráfico si se toma esta decisión

Marihuana

Si bien los cárteles mexicanos, esas células de delincuencia organizada que han adquirido fama internacional, obtienen multimillonarias ganancias por la venta de sus distintos “productos”, al parecer la marihuana representa una porción importante de las mismas. Por obvias razones, lo anterior refuerza los argumentos a favor de la legalización del consumo recreativo de esta planta en suelo mexicano.

De acuerdo con un informe del Senado, titulado "La legalización de la cannabis en México. Una discusión actual" y elaborado por el Instituto Belisario Domínguez (IBD), en caso de que se consumara la legalización los cárteles perderían entre 15 y 26% de sus ganancias anuales, es decir entre mil y 2 mil millones de dólares.

El informe, que abona de manera importante a la discusión actual, establece que:

De acuerdo con la opinión de algunos expertos --se agrega en el estudio--, esta situación podría beneficiar a México si se legalizara el uso de la marihuana con fines recreativos puesto que aumentaría el daño financiero de los cárteles, en particular del de Sinaloa.

La guerra contra la drogas adoptada por el Gobierno mexicano hace más de 1 década ha dejado un saldo de muertes, violencia e inseguridad, principalmente en los estados y ciudades del norte y centro del país.

La discusión en torno a la legalización de la marihuana en México se encuentra en un momento clave. Si este país toma una buena decisión al respecto estaríamos hablando de una buena iniciativa para el mundo, ya que México ocupa, tristemente, un lugar protagónico en el mapa de la distribución y tráfico de drogas. Ojalá que las autoridades mexicanas opten por el bienestar social y no por seguir favoreciendo sombrías agendas y discursos hipócritas, lo cual ha caracterizado tradicionalmente la "guerra contra las drogas" encabezada por Estados Unidos.