*

Obama, exprimiendo lagrimas, apela a la compasión para restringir el acceso a las armas en Estados Unidos
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Screen shot 2016-01-07 at 1.39.57 PM

La imagen que más ha circulado en los medios en Estados Unidos los últimos 2 días es la de Obama llorando por los niños que han muerto en ataques escolares y anunciando que tomará acción ejecutiva, con o sin el Congreso, para limitar el acceso a armas, incluyendo mayor rigor en los requerimientos y en la revisión de los antecedentes de los compradores.

En el rostro del presidente estadounidense asomaron lagrimas cuando recordó, en un discurso a la nación, a los niños de distintas masacres, desde San Bernardino a Newton en 2012. "Cada vez que pienso en esos niños, me enoja".

Pese a su enérgica respuesta, celebrada de manera internacional y por casi cualquiera que no sean los republicanos, las medidas que anuncio Obama, según explica politico.com, enfrentan una serie de desafíos legales que las hacen sumamente endebles y fáciles de revirar en el caso de que un presidente republicano llegue a la Casa Blanca. En diciembre pasado, un anuncio anterior sobre medidas a tomar en cuestión de control de armas disparó las ventas en EE.UU.

Algunas personas cuestionaron el llanto del mandatario norteamericano (si había sido real o fingido; y es que Obama recientemente ha aparecido en decenas de shows, con numeroso actores, buscando establecer su legado, y quizás algo de esto se le ha contagiado). Pero no Donald Trump, quien, con habilidad política, dijo que sentía las lagrimas del presidente (las cuales consideraba reales) pero que no estaba de acuerdo con su visión de establecer medidas más estrictas para el acceso a armas.

Uno de los argumentos que utilizó Obama fue que el derecho a tener armas entra en conflicto con derechos más elementales como ir a la escuela o ir a un centro religioso, ya que numerosas personas han sido privadas de este derecho a causa de tiroteos. Pidió también al Congreso que sea valiente y se enfrente a las "mentiras del lobby de armas".

Pese a que la clase política celebró el conmovedor discurso de Obama, algunos activistas, como el grupo Coalition to Stop Gun Violence, alertaron sobre que la acción propuesta es insuficiente y bastante menor. ¿Se trata de un poco de teatro político o de una sincera convicción por impedir nuevas matanzas? Es difícil decir aunque, probablemente, la pregunta importante es si las medidas anunciadas realmente contribuyen a la seguridad o son meramente retóricas.