*

X

Cartero pasó 33 años construyendo este templo con piedras que encontró en su ruta (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/24/2016

Ferdinand Cheval pasó 33 años recogiendo un cierto tipo de piedras "esculpidas por la naturaleza" para construir un intrincado templo que hoy es testimonio de la dedicación y el esfuerzo humano


TW_PebblePalace05_670

El cartero Ferdinand Cheval construyó este templo entre 1879 y 1912, un lapso que significó más de 93 mil horas de trabajo y que constituye un monumento a la paciencia y a la consecución de una visión.

Todo comenzó cuando Cheval tenía 43 años y encontró en una de sus rutas diarias, que abarcaban casi 30km, una serie de piedras que le llamaron mucho la atención. Cheval se vio intrigado por cómo la naturaleza las había esculpido. Tomando estas inusuales rocas se dedicó a hacer la masonería para la escultura de la naturaleza y llamó inicialmente a su construcción el Palacio de la Naturaleza, un templo construido por el ahínco de un solo hombre, que recuerda a una de las majestuosas construcciones de la India.

Cheval veía el templo como una constancia del "sueño, la visión y la energía", los cuales, con una enorme paciencia, logró plasmar para la posteridad. Actualmente, su obra arquitectónica completamente autodidacta es patrimonio nacional en Francia. La construcción es una catedral de piedra caliza con pilares, grottos y jardines de una intrincada belleza.

 

Puedes visitar el sitio oficial del templo de Cheval y conocer más de su historia

TW_PebblePalace06_670

TW_PebblePalace07_670

TW_PebblePalace10_670

Te podría interesar:

Sé tú mismo en un mundo que se esfuerza porque seas igual que todos: E. E. Cummings a estudiantes de secundaria

Arte

Por: pijamasurf - 01/24/2016

Vivir auténticamente es el sello de las personas que son capaces de inspirar a los demás, y esta carta del poeta E. E. Cummings lo muestra así.

E. E. Cummings es uno de los poetas imprescindibles de la tradición estadounidense, un hombre que irrumpió en la poesía del siglo XX con profundo vigor, con un estilo caracterizado doblemente por su celebración del cuerpo y los sentidos y, por otro lado, por el uso vanguardista del lenguaje y sus recursos. Ese sello lo volvió inconfundible y en cierto sentido también inimitable, un poeta único en el sentido más preciso de la palabra.

Esta vez compartimos una emotiva carta que el poeta envió al editor de la revista High School Spectator publicada originalmente el 26 de octubre de 1955. Ahí Cummings explica su postura respecto del trabajo poético y el significado que él daba a ser poeta. El alcance de sus palabras, sin embargo, va más allá de la poesía y la literatura, pues podría decirse que el sentido ulterior de este breve manifiesto se dirige a la propia vida, a la vida que se vive auténticamente (para decirlo a la manera de Heidegger), clara y fielmente hacia lo que queremos y buscamos.

A continuación compartimos la traducción de la carta. Quizá este sea un buen día para encontrar inspiración entre sus líneas.

Un poeta es alguien que siente y que expresa sus sentimientos a través de la palabra.

Esto puede sonar sencillo. No lo es.

Mucha gente piensa o cree o sabe lo que siente —pero eso es pensar, creer o saber, no sentir. Y la poesía tiene que ver con sentir, no con saber, creer o pensar.

Casi todos pueden aprender a pensar o creer o saber, pero a ningún ser humano se le puede enseñar a sentir ¿Por qué? Porque cada vez que piensas o crees o sabes, estás siendo como mucha gente pero en el momento en que sientes no puedes ser alguien más que tú mismo.

Para ser nadie-más-que-tú-mismo en un mundo que se esfuerza cada día y cada noche porque seas igual que todo el mundo hay que pelear la batalla más dura que cualquier humano puede pelear y no dejar de hacerlo nunca.

Y expresar ese nadie-más-que-tú-mismo en palabras significa trabajar un poco más duro de lo que alguien que no es poeta no puede imaginar ¿Por qué? Porque nada es más sencillo que usar las palabras como lo hace alguien más. Todos lo hacemos casi todo el tiempo y cada vez que lo hacemos no estamos siendo poetas.

Si al final de tus primeros 10 o 15 años de pelear y trabajar duro y sentir te das cuenta que has escrito una línea de un poema, serás muy afortunado.

Así que mi consejo para todos los jóvenes que quieren ser poetas es: Haz algo sencillo, como aprender a hacer estallar el mundo, a menos de que no estés dispuesto ni orgulloso de sentir y trabajar y luchar hasta que mueras.

¿Suena esto depresivo? No lo es.
Es la vida más hermosa que puede haber sobre la tierra.
O así lo siento.

[Traducción de Loops Sandoval, revisada y adaptada por Odeen Rocha]

 

También en Pijama Surf: Consejos de E. E. Cummings y Pablo Neruda para mejorar tu “sexting”